Filosofía

Share Button

Para comprender la filosofía de platón debemos comprender que esta surge como una reacción en contra de la teorías filosóficas y epistemológicas de los sofistas y como fruto de la insatisfacción con la política de su época.

Platón recurre a la filosofía para encontrar mejoras en la política, según  él,  el conocimiento total y perfecto de lo que es justo es llamado “Ciencia de la justicia y del bien”, este conocimiento debe ser llegado a todos los gobernantes para que estos gobiernen justamente y reconduzcan su vida de forma recta y justa.

Por ello Platón aplica la necesidad de que todo gobernante sea a su vez filósofo.

Para lograr un estado justo este debe ser unido y cohesionado donde todos trabajen por un beneficio común, por ello el bien individual será superado por el bien de la comunidad.

Alcanzar un estado justo y cohesionado depende de los gobernantes, por ello estos deben ser hombres sabios y virtuosos así será posible alcanzar una sociedad feliz, unida y bien gobernada. Pero solo los filósofos logran ser esa clase de hombres, por ello platón coge el intelectualismo moral de sócrates y lo aplica a la política.

Platón formula la teoría de las  ideas, en esta teoría defiende la posibilidad de alcanzar verdades absolutas y objetivas acerca de la realidad.

Dicha realidad pertenece al mundo visible y material , es decir el captado mediante los sentidos. Es imposible obtener un conocimiento verdadero, objetivo y universal de dicha realidad.

Platón acepta de Heráclito la teoría de que los objetos del mundo material están en permanentes cambios constantes, por ello no es posible obtener un  conocimiento verdadero, ya que cuando creamos conocerlo plenamente este ya habrán cambiado.

Si la verdad cambiará constantemente, esta ya no se consideraría verdad.

Por otra parte Platón también acepta la teoría de Parménides que acepta que el conocimiento que nos aportan los sentidos puede ser engañoso, ya que estos solo nos muestran su apariencia y no la realidad tal cual es, por lo tanto esta realidad solo puede ser comprendida por la lógica de la razón.

Platón acaba convencido de que solo puede haber conocimiento de cosas permanentes que no cambian,

por ello deben existir ciertas realidades que no cambien y que permanezcan eternamente estables e idénticas así mismas. Estas no existirán en el mundo material visible.

Por lo tanti las realidades no materiales, aquellas eternas e inmutables constituirán el objeto del verdadero conocimiento, las Ideas.

Para comprender mejor el concepto de idea en la filosofía platónica, tomaremos el ejemplo de la idea de Belleza.

Si nos pidieran una definición de belleza no podríamos reducirnos a ejemplos visibles de cosas bellas.  los sentidos pueden mostrarnos muchos ejemplos pero son incapaces de mostrarnos la belleza  en sí. Ya que esta es algo abstracta.

Solo con la inteligencia y mucho esfuerzo podríamos tal vez comprenderla. Después de esto seremos capaces de ofrecer una definición única que recoja la esencia de belleza.

Habremos alcanzado el criterio de belleza,  esa noción única, eterna e inalterable de lo bello, es lo que Platón llama idea.

Ahora nos planteamos ¿qué es más real la belleza en sí o una pintura bella?

Podríamos convencernos de que la pintura bella es más real ya que es un objeto palpable, físico y concreto mientras que la idea de belleza es algo intangible y abstracto.

Pero Platón está convencido de lo contrario, se basa principalmente en que la pintura bella es bella porque imita a la idea de belleza en sí.

Lo que tiene de Bella se lo debe a la idea de belleza, el cuadro copia e imita esta idea.

Una segunda razón con la que Platón defiende su punto de vista consiste en que igual que todo objeto material, la pintura bella  pertenece a una realidad fugaz, estos nacen y perecen, es decir,  no siempre existíó, este objeto se creó en un momento determinado y algún día dejará de existir.  Ninguna cosa material es eterna, en cambio la belleza en sí jamás dejará de existir.  Aunque desaparezcan todas las cosas bellas, la noción eterna de belleza seguirá existiendo .

Por último la pintura bella está sometida a cambios y transformaciones.  Ahora es algo bello, pero nadie puede asegurarnos que con el paso del tiempo siga siéndolo.

Esta se degradará y envejecerá, con el paso del tiempo ya no será considerada bella.

En cambio por mucho que cambien los gustos las modas etc,  la belleza en sí permanecerá inalterable.

Sabemos que las ideas son únicas ,eterna, inmutable y universales. 

 Termino idea de Platón utiliza para nombrar ciertas realidades inmateriales y eterna que existen por sí mismas,  se trata de las únicas realidades en sentido pleno,  son las esencias que las cosas físicas copian o imitan.

Aparte de ideas de valores éticos y estéticos también hay ideas de magnitudes y de todos los objetos de los que se ocupa la matemática ( grandeza, pequeñez, triangularidad…);  también existen ideas de todos los seres naturales ( humano, caballo…)  y hasta Platón acepta las ideas de cosas artificiales y fabricadas ( mesa, silla…).

Pero por otra parte hay Cosas que no tienen idea como por ejemplo no existen las ideas de cosas perfectas o bajas ( injusticia, enemistad…), pero esto tiene su lógica ya que las ideas son modelos perfectos e ideales que el mundo físico copia. Platón lo interpreta como carencia de realidad, es decir, la injusticia se trata de una falta de justicia.

Tampoco idea de verdad la verdad consiste en tener la visión correcta de la realidad y la realidad son las ideas.

Podríamos decir que las ideas son las esencias de las cosas visibles,  es decir,  la esencia de una cosa es aquello que hace que una cosa sea lo que es y  esta esencia se halla presente en todos los individuos de la misma clase o género.

Las ideas son consideradas principios unificadores de la multiplicidad sensible.

Esto  quiere decir que cada idea es única; en cambio hay múltiples cosas materiales. Por  ejemplo hay una única idea de justicia pero múltiples acciones que representan la justicia.

Es  por ello que cada idea es un principio unificador de una multiplicidad de cosas sensibles.

Sin esta multiplicidad el mundo visible resultaría aún más caótico.

El mundo de las ideas es para platón el fundamento y el principio unificador del mundo sensible.

Hemos visto que para platón lo auténticamente real se identifica con lo estable, lo eterno, lo que no cambia. Platón distingue dos niveles o formas de realidad la realidad inteligible y la realidad sensible.

  1. Mundo inteligible: es el mundo del ser de lo estable de lo eterno y permanente; es un nivel superior de realidad, el nivel de lo auténticamente real.

Se trata de realidades ocultas a la vista pero accesibles a la inteligencia son inmateriales, eternas, perfectas, idénticas e inmutables. Es decir que están más allá de la esfera de la realidades materiales pertenecen no solo las ideas sino también los objetos o entes matemáticos estos también son inmateriales, perfectos, inmutables, eternos e ideales.

El mundo inteligible hayamos dos tipos de realidades los inteligibles superiores o ideas y los inteligibles inferiores u objetos matemáticos.

  1. Mundo sensible o visible: Es el mundo del devenir de lo que cambia de lo que nace y muere, de lo impermanente.

Representa por tanto un nivel inferior de realidad, objetos que percibimos por medio de la vista y los demás sentidos. Es un mundo de apariencias de realidades materiales, sometidas al cambio, a la generación y a la corrupción.

Es el mundo de las cosas que están en continuo proceso de cambio, dejando de ser algo para empezar a ser otra cosa.

El devenir es una forma de realidad intermedia entre el ser y la nada absoluta, una forma de realidad más inconsciente e inestable que la realidad inteligible.

¿Qué relación hay entre las dos anteriores esferas de la realidad? Platón quiso explicar esta formación del mundo mediante el mito del demiurgo.

Platón la usa para referirse a una inteligencia suprema de carácter divino que ha fabricado el mundo sensible, tomando como modelo el mundo de las ideas eternas y perfectas; El demiurgo ha plasmado en este modelo en una materia preexistente, caótica, móvil y amorfa a la manera como un alfarero plasma en arcilla un proyecto.

Platón quiere darnos a entender mediante este mito que el mundo sensible responde a un plan racional e inteligente y que no procede del caos o del desorden. Todo lo bello, bueno y armónico que apreciamos en el mundo visible se debe precisamente al lecho de que imita aunque imperfectamente el orden supremo del mundo de las ideas.

El cosmos visible imita imperfectamente el cosmos inteligible y perfecto.

La intención del demiurgo era hacer lo mejor y lo más bello y el modelo (mundo de las ideas) era perfecto.

Por esta razón el orden, la armónía y la belleza que hallamos en el mundo sensible solo son aproximativos.

Como acabamos de decir si las ideas son modelos de perfección la idea de bien representa la máxima perfección y gobierno el mundo de las ideas, lo mismo que el sol y su luz gobierna el mundo sensible. 

La idea del bien desempeñan diferentes funciones: 

  1. Función ontológica: Platón identifica la perfección y realidad, cuanto más perfecto sea más real será, Y cuanto menos perfecto, menos real.

Ella es la causa del ser de la perfección y de la existencia de las demás ideas.

Las cosas sensibles participan en las ideas, cada idea participa de la perfección de la idea del bien, por lo tanto las ideas deben su perfección, su ser y su esencia a esta idea.

También las cosas sensibles le deben ser existencia, al menos indirectamente, pues solo existen porque participan de las ideas, deben suceder a la idea de bien, de modo que lo mucho o poco que las cosas sensibles tengan de perfecta, de buena y de reales se lo deben a esta idea. 


Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *