Definición de educación en ciencias sociales

Share Button

Antropología:


Platón considera al ser humano como un alma encarnada en un cuerpo. Esta uníón entre cuerpo y alma es accidental y transitoria. La “psyche”, por medio del recuerdo, se libera del cuerpo para recuperar el conocimiento del mundo de las ideas, en especial la idea del Bien en sí. De esta forma, el hombre recupera el conocimiento esencial y final de sí mismo. Platón considera que el alma está constituida en una estructura tripartita que simboliza a través de un aviso y un corro tirado por dos caballos, uno bueno y otro malo. Aquí nos expone tres elementos: el elemento racional, se encarga del bienestar del hombre en su totalidad. El elemento volitivo, que alude a la razón y por último el elemento apetitivo que representa los deseos materiales que debe estar regulado por el resto de elementos. Cuando la “psyche” olvida su esencia, la relación entre los tres elementos se aparta del modelo esencial y surge la maldad. La razón deja de dirigir el alma, por tanto, el hombre es capaz de actuar de manera virtuosa y justa recordando la estructura tripartita del alma e imitando el comportamiento de su modelo formal.

Ética:

Para explicar este problema es necesario aludir a las dimensiones previas de la filosofía platónica. Primero alude a la teoría del recuerdo con la cual, a través de la contemplación de los objetos sensibles, es capaz de recordar el mundo de las ideas. Para mostrar la dualidad entre el mundo sensible e inteligible, Platón presenta tres analogías, la del Bien y el Sol, la de La Caverna y la de la Línea. De esta última destaca la “forma del bien en sí” “la belleza en sí” y “la verdad”. Alude también a la antropología platónica, que establece que el ser humano es una uníón accidental del cuerpo y alma. También fija la estructura tripartita del alma, donde presenta el elemento racional, encargado del bienestar del hombre en su totalidad, elemento volitivo, ayuda a la razón y el elemento apelativo que son las pasiones y deseos materiales. Cuando el alma olvida su esencia, la relación de los tres elementos se aparta del modelo esencial y surge la maldad. La razón deja de dirigir el alma por lo que debe recordar su comportamiento en el mundo de las ideas. El hombre es capaz de actuar de manera justa y virtuosa recordando el mundo de las ideas.         En conclusión, Platón nos indica en su intelectualismo moral que el libre albedrío de la voluntad es fuente de ignorancia. La razón, a través del recuerdo, conduce al bien y a un comportamiento virtuoso.


DIVINIDAD:


debemos aludir a las dimensiones previas de la filosofía platónica. Nos presenta la teoría del recuerdo, por la cual se recupera el recuerdo de mundos inteligibles. Con respecto a sus apologías, en la del bien y del sol compara lo divino con la forma del bien en sí, causa del resto de las ideas y comparándolo con el sol en el mundo sensible. En la analogía de la línea relaciona la divinidad con el mundo de las ideas, especialmente en la forma del bien en sí, la belleza en sí y la verdad, de las cuales dependen el resto de formas inteligibles. Son causa existencial y final del resto de las ideas. Esto se extiende al resto de mundos platónicos, sus objetos de estos mundos son causados por la mimesis de las formas inteligibles en el alma o la materia prima. Desean parecerse a la forma del bien en sí y esta es la causa de lo que haya inteligible en los objetos. En esta analogía se da una doble dinámica, descendente con la mimesis y ascendente con la anamnesis. Otro elemento divino es el timeo, un artesano cósmico que copio las formas inteligibles en la materia prima. Por ultimo en la analogía de la caverna, los objetos exteriores a ella representan las formas intlgbls, la divinidad inteligible. Con respecto a la antropología, encontramos la divinidad en el alma humana, encarnación de un elemento divino en un cuerpo humano. Por ultimo encontramos la divinidad en la ética y política platónica en las leyes e instituciones de la “polis” y en la virtud o “carete” del comportamiento humano.

POLÍTICA:

Platón propone una reforma política para curar la enfermedad de la “polis” que consiste en recordar el mundo de las ideas y buscar la esencia formal de cada habitante y de la polis como modelo. Este plan según Platón debe afectar a los guardianes que anteponen el interés de la “polis” al personal. Los guardianes tienen que someterse a una educación en la que se transforman en hombres justos por medio del recuerdo. Si consiguen una “psyche” justa, equilibrada, reflejo de su esencia ideal y trascendente conseguirá ser justo como ciudadano en su acción política, promoviendo instituciones justas que reflejen el orden del mundo de las formas. Esta educación tiene una serie de etapas y pruebas hasta conseguir conocer el mundo de las ideas y en especial el del bien. Este último selecciona a los que serán los gobernantes, el resto serán guardianes auxiliares. Por tanto, Platón dice que coexisten tres clases sociales: los gobernantes, los guardianes auxiliares y el pueblo. Esto se llama estructura social tripartita de la “psyche” con la educación como criterio de promoción social
Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *