Filosofia Pregunta 4

Share Button

En Aristóteles encontramos la Naturaleza como principio ontológico: la “naturaleza de
un ser”, y como principio cosmológico, la “Naturaleza” como un todo, la totalidad del universo
y, finalmente, una consideración teleológica de la Naturaleza orientada a un fin tanto cada ser
individual como la totalidad del universo. Por otra parte, en Aristóteles la Naturaleza es un todo
estructurado de sustancias que es como define a las cosas en tanto que son, por tanto, cualquier
cosa existente individual. Considera “sustancia” aquello a lo que le corresponde ser en sí y no
depende de otro; es decir, independencia e individualidad. Al hablar de las cosas como sustancias
las considera como soporte de sus carácterísticas. Una sustancia como Sócrates, piensa
Aristóteles, que se dice de “muchas maneras” porque es sujeto de predicación, por ejemplo,
“Sócrates es maestro”, los diversos grupos de predicados atribuibles a Sócrates son llamados
“categorías” y “géneros supremos” de su ser, estos son: cantidad (tiene 30 años), cualidad ( es
maestro), relación (está casado con Jantipa), lugar ( es de Atenas) , tiempo (está en su casa ahora),
posición (tumbado), estado (enfermo), acción (tose) y pasión (es cuidado por su mujer). No
obstante, la más importante categoría por definir la esencia de la sustancia es el género al que
llama “sustancia segunda”: “Sócrates es animal racional”. Es sobre las sustancias segundas sobre
lo que versa la ciencia que tiene como objeto de estudio lo universal, así si Sócrates es maestro lo
es solo porque primero es un animal racional. Desde un plano físico, en correspondencia con el
lingüístico, tenemos que las categorías son modificaciones accidentales de la sustancia, por eso
las llama también “accidentes”, por ejemplo, es accidental y no nos dice nada sobre su esencia y,
por tanto, no interesa desde un punto de vista científico que Sócrates sea maestro, pudo ser
cualquier otra cosa, lo que interesa por definir su esencia es que Sócrates es y será siempre un
animal racional. Igualmente, la teleología de la Naturaleza permite concebir la realidad de los
seres como realización y el movimiento de la Naturaleza con una finalidad racional y buena, algo
que también estaba en Platón, recordemos que el Demiurgo dio forma al mundo guiado por la
idea del Bien.


5. PRINCIPIOS CAUSALES DE LA NATURALEZA.
La Filosofía segunda como ciencia teórica es la “Física” que tiene como objeto de
investigación la realidad sensible que se caracteriza por el movimiento, así como la metafísica o
“filosofía primera” tiene por objeto la realidad suprasensible o Dios, caracterizada por la ausencia
de movimiento. Aristóteles pensaba que los fenómenos del mundo físico no suceden por azar
como hacían los atomistas, sino que todo deviene por una razón de forma necesaria por lo que no
hay movimiento ni cambio sin causa, así pensaba Platón. Los principios de la física son:
Materia: Algo que permanece a través os subyace a todo cambio; por ejemplo, el cuerpo de
Sócrates. Ahora bien, Sócrates tenía una madre, no surgíó de la nada e igual que le sucede a
Sócrates le sucede al resto de sustancias que componen la Naturaleza como una semilla procede
de una planta o una estatua del bronce, etc., así sucede con todo hasta llegar a los cuatro elementos,
que, a su vez, proceden de una materia primera que es un postulado teórico, algo irracional e
inexistente en el sentido de no poder ser experimentado por los sentidos, pero aun así eterna. La
materia es una de las causas que explica la Naturaleza (causa material)
Forma (Eidos): Algo que aparece en lugar de lo que desaparece, aquello en virtud de lo cual
algo se determina estructuralmente en lo que es, el principio de determinación de la materia. Nada
hay en la Naturaleza si no ha recibido forma. La causa formal tiene prioridad sobre la materia y
es entendida como principio ontológico, en el sentido de ser la esencia inmanente de los seres
naturales; por ejemplo, el alma de Sócrates o de una planta, y como principio lógico, como
universal que mediante el pensamiento abstraemos de los seres naturales y constituyen el objeto
de estudio científico.

Distingue igualmente, una causa eficiente: es el principio del cambio, inicia el proceso del
devenir, el agente o productor de los seres naturales, la fuente de todo movimiento o cambio en
la Naturaleza. Es una causa externa o extrínseca. Así como el escultor es la causa eficiente de la
estatua, la Naturaleza como totalidad necesita de una causa eficiente que la produzca y la
mantenga en su ser. Finalmente, la causa final: si hay una causa eficiente, hay una intención, la
finalidad en la Naturaleza que se nos presenta ordenada y, por tanto, producida con racionalidad
y bondad e indica el sentido positivo del devenir hacia la plenitud de su ser que es plenitud de su
forma.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.