Conceptos de Nietzsche

Share Button

CONC SUPREMO y CPTO Dios:


La otra carácterística de los filósofos Consiste en confundir lo último y lo primero.
Nietzsche pone en cursiva “otra” Porque en realidad esta carácterística se deriva de la primera: de la falta de Sentido histórico. Los filósofos, al creer en la existencia de un “mundo Verdadero” del ser y del valor sustraído al devenir, se ven obligados a negar Que los conceptos supremos (ser, verdad, bien), mediante los cuales pretenden Estar apoderándose del “mundo verdadero”, tengan un origen humano y una Evolución histórica. Y al poner el “mundo verdadero” como fundamento del Sentido y del valor del “mundo aparente”, se ven obligados a pensar que el Fundamento último del ser y del valor (Dios), el ser realísimo y perfectísimo, Es causa de sí mismo. Con ello ponen como principio (origen, causa y Fundamento) un “objeto” (Dios) que no existe más que en la cabeza del filósofo, Cuyo concepto es una ficción producto de la idiosincrasia del filósofo, el Cual, a su vez, como tipo humano es producto de una determinada etapa en la Historia de las interpretaciones del mundo. //// Las últimas frases de este aforismo No deben tomarse como una simple broma. Con la descripción de la filosofía como El conjunto de “dolencias cerebrales de unos enfermos tejedores de telarañas”, Nietzsche pretende expresar metafóricamente la naturaleza de los filósofos como Representantes de un tipo humano. El término real al que se refiere el término Metafórico “telarañas” es el sistema o red de conceptos mediante los que la Razón pretende comprender el mundo, ordenando y  relacionando los Fenómenos de la experiencia. Y de igual modo que la finalidad de la telaraña no Es el conocimiento, sino la supervivencia de la araña, tampoco la red de Conceptos de la razón tiene por finalidad el conocimiento, sino únicamente un Dominio y un control del devenir que haga posible nuestra supervivencia. /// Las “dolencias cerebrales” de los Filósofos tejedores de telarañas se refieren a la pretensión de proporcionar un Fundamento ontológico absoluto a nuestra red de conceptos, a la pretensión de Convertir esa red de conceptos en conocimiento de la verdadera naturaleza de Las cosas, de su verdadero ser. El filósofo es como una araña que se hubiera Vuelto loca y pretendiese demostrar que su Mundo es el mundo verdadero, que lo Que cae en su telaraña es el verdadero ser de lo real.

ART Trágico Y DIONIS:


En el fragmento que comentamos Nietzscherecupera un tema de su obra juvenil, »El nacimiento de la tragedia», que Explicaba la historia de la cultura griega como resultado de la contraposición Entre dos impulsos o instintos originarios, el del sueño y el de la embriaguez, Que él veía personificados en los dioses griegos Apolo y Dionisos Respectivamente. El instinto apolíneo conduce al hombre a la creación de “bellas apariencias”, mientras que el instinto dionisíaco le hunde en el fondo Originario de las cosas, le hace perder la conciencia de su propia Individualidad y humanidad, devolvíéndole a su condición de animal, le arrebata En el éxtasis orgiástico donde se mezclan indisolublemente el placer y el Dolor, la alegría y el horror, la vida y la muerte.//// Por eso dice Nietzsche en el texto que el mundo aparente del artista es, si cabe hablar así, “más real” que el mundo verdadero de la filosofía: porque éste es una Apariencia generada a partir de la negación del devenir y de la vida, mientras Que aquél es una apariencia generada a partir de transfiguración (selección, Reforzamiento, corrección) del devenir y de la vida. Por eso dice también que El artista no es pesimista, sino dionisíaco. El pesimismo es aquella actitud Ante la existencia en su conjunto para la que los aspectos problemáticos de ésta constituyen razones decisivas para un juicio negativo sobre la vida. El Dionisismo es aquella actitud que se niega valorar la vida en su conjunto, no Digamos a condenarla, y que, admitiendo la inseparabilidad del placer y del Dolor, de la alegría y del horror, de la vida y de la muerte, simplemente la Ama en un supremo acto de afirmación. Lo que dice Nietzsche es que aquella Actitud, el pesimismo, está en la base de la filosofía, mientras que ésta, el Dionisismo, está en la base del arte trágico. De aquí derivan, dicho sea De  paso, la crítica nietzscheana del arte ROMántico, sobre todo del drama Musical de Wagner, falsamente trágico, donde Nietzsche no ve nada de dionisismo Y sí mucho de pesimismo.

SENT y CUERP:


Nietzsche se opone al Dualismo ontológico, fiel reflejo del dualismo platónico: este mundo, sensible E imperfecto; el otro mundo, suprasensible y perfecto, fundamento de aquel./// Según Tal concepción, la realidad queda escindida en dos ámbitos: una realidad Suprasensible, estática e imperecedera, frente a una realidad cambiante, Sensible, perecedera… Que es el producto residual, «despreciable» De la anterior . Frente a este esquema ontológico reaccionará Nietzsche Esgrimiendo tres objeciones./// 1. La infravaloración de la realidad sensible Se debe a su mutabilidad, mientras que la razón humana opera con categorías Inmutables (conceptos); pero el hecho de que la razón funcione con tales Categorías no demuestra la «imperfección» ni la «dependencia» Del mundo sensible, sino sólo la inadecuación de la razón para conocerlo… ¿Y Si la razón no fuera la facultad adecuada para conocer el mundo?¿Es posible Acceder de forma no racional al conocimiento del mundo? ¿Es la razón nuestra única posibilidad cognoscitiva? //// 2. El Mundo suprasensible no es más que una ilusión, una ficción, una fantasía Construida como negación del mundo sensible, única realidad para nosotros. ///// 3. Recurrir a un mundo suprasensible lo interpreta, pues, como una reacción Anti-vital, como una negación de la vida, (vida que está marcada por el Sufrimiento tanto como por la alegría), como una venganza contra la naturaleza, Propia de espíritus ruines que odian la vida, un producto del resentimiento Contra la vida. Incapaces de aceptar un destino trágico, los hombres se rebelan Contra esa vida que les aboca al sufrimiento y la niegan, convirtiéndola en un Mero residuo de otra realidad, perfecta ésta, donde ahogan su resentimiento.
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.