Semejanza y contiguidad

Share Button

HUME


Según Hume es necesario volver al estudio de la naturaleza humana, ya que las todas las ciencias se relacionan con ésta. Propone el método utilizado por Newton, no existe otra fundamentación lógica que se pueda dar que se pueda dar a la ciencia del hombre que no sea la experiencia y la observación.

1


EL CONOCIMIENTO EN HUME

El criterio y límite de nuestro conocimiento son las impresiones. Para Hume la palabra idea sólo abarca contenidos de nuestra conciencia. Hume divide en 2 las percepciones:
impresiones que son las percepciones que se presentan en nuestra mente con fuerza. Y las ideas que son imágenes débiles, copias de las impresiones.Son impresiones, por ejemplo, nuestras sensaciones de calor, sonido, tacto… Y son ideas las representaciones en la memoria (el recuerdo de las impresiones).Las impresiones son de 2 tipos: la sensación y la reflexión. Las impresiones de sensación son el elemento primario del conocimiento. Las impresiones de reflexión se derivan de las ideas, al reavivarse éstas.Las ideas son copias débiles de las impresiones. Por lo tanto, el fundamento de toda nuestra vida psíquica lo forma la experiencia sensible. Pero ésta sólo nos ofrece la realidad de los fenómenos de conciencia. Así adopta una posición fenomenista :
Todo nuestro conocimiento se fundamenta en las impresiones y las ideas. Cualquier realidad externa fuera de las impresiones y de las ideas no se puede conocer.

1


2Relación entre impresiones e ideas:

Tanto ideas como impresiones pueden ser simples o compuestas. Las ideas simples proceden de impresiones simples de la sensación.Una idea será verdadera si se puede señalar cuál es la impresión correspondiente a la ideas.

1.3Tipos de conocimiento. Asociaciones de ideas:

La mente es un conjunto de ideas que se enlazan entre sí según las leyes de asociaciones de ideas: la ley de semejanza y la ley de contigüidad (causa-efecto).Por lo que al conocimiento se refiere se distinguen los siguientes tipos


A)Relaciones de ideas:

Se puede tener conocimiento de ideas sin recurrir a las impresiones por la ley de asociación de semejanza (a esta clase de conocimiento pertenece el geometría).El cuadrado de la hipotenusa es igual al cuadrado de los lados, lo que expresa la relación entre estas partes del triángulo (prescindiendo de que haya o no triángulos, esto será siempre veraz)Las preposiciones de esta clase pueden descubrirse por el pensamiento, independientemente de lo que pueda existir en el Universo. La verdad de estas proposiciones puede conocerse a priori (antes de la experiencia). Son proposiciones verdaderas pero vacías. Estas constituyen las definiciones y formulaciones que se llaman analíticas y necesarias: matemáticas y lógica.

B)Cuestiones de hecho:

El conocimiento de hechos está basado en las impresiones. Es el conocimiento que un individuo tiene de su casa por la ley de asociación de contigüidad. Para Hume todos los razonamientos que conciernen a cuestiones de hecho se fundamentan en la relación causa-efecto. Por ejemplo, cuando una persona pone agua en el fuego deduce que ese fuego hará que el agua hierva (porque otras veces así ha ocurrido).La superación de nuestra experiencia pasada y presente se basa en la relación causa-efecto.


2.LA IDEA DE CAUSA: 2.1


Crítica de la causalidad:


Aunque nuestro conocimiento se reduzca a impresiones de hecho, no podemos tener impresión de algo que aún no ha sucedido. Por ejemplo: Afirmamos que el Sol saldrá mañana o que el agua hierve al fuego; en realidad lo que hacemos es afirmar el nexo causal entre dos hechos: el fuego es la causa de que hierva el agua. Pero si el criterio de verdad consiste en saber que a una idea le corresponde una impresión, no podemos tener impresiones de un hecho que todavía no ha sucedido, por lo que no podemos estar completamente seguros de que hierva el agua.Lo que observamos es la sucesión constante entre un fenómeno y otro, pero no la sucesión necesaria entre una cosa y otra. Es decir, no tenemos la experiencia de que un hecho haya sido causado por el anterior. Según Hume, lo que llamamos causa-efecto proviene de la costumbre que tenemos de ver un fenómeno detrás de otro. No podemos, pues, afirmar el principio de causalidad. Nuestro conocimiento de los hechos futuros, basados en la causalidad, es una mera suposición basada en el hábito.Hume no rechaza totalmente el valor de la experiencia. Los datos que nos suministra nos permiten creer que las cosas seguirán ocurriendo, lo que es suficiente para el ser humano.

2


.1 los límites de la inferencia causal:

¿Qué ocurre entonces con el problema de las sustancias: Dios, el yo y la realidad exterior?

A) La realidad exterior:

Para Hume si no existe impresión de la relación causa-efecto, esta justificación carece de sentido. Lo único que puede afirmarse es que se tiene una impresión, pero no que exista una realidad corpórea distinta de dicha impresión. De la realidad no se tiene experiencia alguna, ya que está más allá de las impresiones.

B) Dios

No tenemos impresión de Dios. Lo que hacemos es pasar de nuestras impresiones a Dios, del que no tenemos experiencia, por lo que no podemos afirmar su existencia.No podemos saber de dónde proceden nuestras impresiones porque sería ir más allá de éstas que son el límite de nuestro conocimiento.

C) El yo:

Solamente tenemos intuiciones inmediatas de nuestras ideas e impresiones. El yo es lo que se entiende como sujeto al que se refieren las impresiones.De él no tenemos impresión alguna y no ninguna impresión. Es tan sólo un conjunto de imágenes de las que no cabe inferir/deducir la existencia de una sustancia que las sirva de soporte. Mediante la memoria explicamos la conciencia de nuestra propia identidad personal.La sustancia es un concepto al que no corresponde ninguna impresión. Se trata de unas percepciones que hemos acostumbrado a encontrar juntas (No tenemos experiencia del yo sustancial ni tampoco de la sustancia en general).El espacio es la coexistencia de impresiones. El tiempo es la sucesión de las mismas, de las impresiones. Espacio y tiempo no existen como realidad independiente del sujeto, sino que son conceptos formados a partir de impresiones que expresan el orden de éstas.

1.3 El escepticismo:

Criticar la casualidad y la sustancia conduce a Hume al escepticismo y al fenomenismo. De lo hay más allá de la conciencia, solamente se puede tener creencia y no conocimiento. Sólo conocemos las percepciones, la realidad queda reducida a éstas, a meros fenómenos (Sólo podemos conocer los fenómenos).

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.