La coherencia entre los principios del conocimiento, los instrumentos del conocimiento y el resultado de conocimiento del proceso de conocimiento

Share Button

Voy a realizar un comentario ontoepistémico del libro VII de la República – 1. Platón nacíó en Atenas el año 427 a.C. Procedía de una familia de nobles; como otros jóvenes de su condición social, estuvo dirigido hacia la política. Es su interés hacia la política lo que le conduce hacia la filosofía. Los 8 años que permanece al lado de Sócrates dejaron en él una huella indeleble. Al ser su maestro condenado a muerte (año 399) huye de Atenas y se refugia en Megara,  en casa de otro socrático: Euclides. A su regreso a Atenas hacia el año 386, Platón organiza una comunidad de Corte Pitagórico, llamada Academia; en ella, la filosofía deja de ser una mera actividad intelectual para convertirse en una actitud vital. En el siglo VI a.C Platón recibíó influencias de Heráclito y Parménide: De Heráclito toma ese carácter contradictorio y cambiante de la realidad para aplicárselo a la realidad imperfecta, según él, de las cosas sensibles, las cuales nunca pueden ser objeto de verdadero conocimiento, solo de opinión. Por otro lado, la apuesta de Parménides por la vía de la identidad entre pensamiento y ser, es decir, la caracterización de la realidad como ser inmóvil, inmutable, eterno, etc… Va a ser trasladado por Platón a las ideas, las cuales, como aunténtica realidad, sí que constituyen objeto de verdadero conocimiento. Y en el siglo V se vió influenciado por los sofistas y Sócrates: Hemos de buscar en las raíces más inmediatas del pensamiento Platónico en la filosofía de Sócrates, quien estuvo plenamente convencido de que era posible, y obligado, superar el relativismo de los sofistas en el ámbito de los valores éticos, y de esta manera encontrar una respuesta adecuada a la pregunta por la naturaleza del bien. Platón toma de Sócrates, la firme convicción de que es posible conocer los principios últimos de lo real, ya que, en última instancia, conocer es despertar las verdades adormecidas que llevamos impresas en nuestra alma.
Otra influencia  fue el gobierno corrupto en el que hacían las leyes para favorecerse a ellos mismos, y eso era una de las cosas que Platón quería cambiar.


3. Platón habla de la «ciudad feliz» que se fundamenta en la armónía, en la correspondencia entre ciudadanos y leyes. Este modelo resulta de aplicar la teoría platónica de los tipos de alma al plano social. Platón concibe la realidad como un órgano vivo. Distinguía eb la epública tres tipos de alma en la que cada una de ellas encuentra una virtud determinada: -Alma racional: su virtud es la prudencia. -Alma irascible: Su virtud es la fortaleza. -Alma concupiscible: Su correspondiente virtud es la templanza. En el plano social ocurre algo similar: la justicia resulta del equilibrio entre los estamentos en su persecución del bien común bajo la tutela de la razón. Son 3 estamentos: -Gobernantes: conducen a sus ciudadanos guiados por la sabiduría. -Guardianes: Defienden a la colectividad, tanto de los ataques de otras ciudades como de los desórdenes internos. -Productores: Constituyen la base trabajadora (Agricultores y artesanos).

ALMA          VIRTUD     ESTAMENTO

Alma racional–Prudencia–Gobernantes

Alma Irascible–Fortaleza–Guardianes

Alma concupiscible–Templanza-Productores


4. La figura y obra de Platón fueron admiradas y respetadas durante siglos. Esta transmisión e influencia de sus teorías se debíó a personajes influyentes en la historia, del pensamiento como Platino o San Agustín. Esta influencia se debíó a muchas razones, pero una de las más importantes es la de que sus teorías políticas y filosóficas mantienen la idea de que hay una serie de principios y leyes universales que transciende a aquello de lo que parece obvio, es decir de la materia.

-En el proyecto político que propone la República hace constar algunos de los problemas que se daban en la sociedad del siglo VI a.C y que se repitan en la actualidad, por ejemplo: la corrupción, la falta de equidad en los derechos del hombre y la mujer etc… Para estos problemas propone distintas soluciones, por ejemplo, que las clases dirigentes no tengan propiedades, ni sean las que administran el dinero púnlico, etc…

-Sobre la valía de las mujeres, su obra no ofrece ninguna duda. Él las cree capaces de desempeñar correctamente cualquier cargo, incluso de responsabilidad, en el ámbito del poder político. Debían pertenecer a la élite escogida de personas cuyo alma racional predomina sobre los demás, las que ven el mundo con «ojos de alma».

Otra cosa que cabe destacar, es su insistencia sobre el apego a las cosas materiales (tendencia natural en el ser humano), y que el autor cree que es la fuente de casi todos sus porblemas. Somos una especie que puede pensar, y sin embargo a esta actividad no se le da la importancia debida. Tanto estamos inmersos en esa realidad, que incluso dependemos de la realidad virtual para llevar nuestra vida con normalidad. Películas, fotos digitales, televisión e Internet etc… Esto nos sitúa en el nivel más ínfimo del conocimiento, el de las sombras o Eikasia, el fondo de la cavernam lo que está mas alejado de la verdadera realidad (las ideas).

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *