Filosofía

Share Button

·Qué es la filosofía política?:

en el primer tema al definir filosofía dijimos que consistía en el ejercicio de la racionalidad teórica (que versa sobre el conocimiento de la realidad y sobre cómo es posible ése conocimiento) y la racionalidad práctica (sobre nuestro comportamiento individual (ética) y social (política). Teniendo esto en cuenta definiríamos la filosofía política como la rama de la filosofía que estudia los fundamentos de la vida en la sociedad.
Las preguntas de las que se ocupa son: ¿Cuál es el origen de la sociedad? ¿Cómo debe organizarse la vida en la sociedad? ¿Qué es el poder?.

·El contractualismo:

durante los siglos XVII y XVIII se produce un nuevo replanteamiento de la teoría política. Surgen las llamadas teorías contractualistas de la sociedad, para las que la sociedad será el resultado de un pacto o contrato. Por tanto, surge por conveniencia y no como una manifestación natural de la sociabilidad. La legitimidad del poder del estado será consecuencia de ese pacto. En función de por qué y cómo se establece ése pacto. Podemos distinguir 3 propuestas contractualistas:

Thomas Hobbes y el estado absoluto:

Imposibilidad del estado de naturaleza:
En este hipotético estado los hombres gozarían de total libertad e igualdad. Pero los individuos son propensos al egoísmo de modo que este estado será inviable, porque «el hombre es un lobo para el hombre». -Contrato que se establece: es necesario un pacto que limite las libertades personales para hacer posible una convivencia pacífica. La ley del más fuerte hace imposible la convivencia de ahí la necesidad de un pacto. Por lo tanto, pactar es producto de la conveniencia. Se cede libertad y se gana seguridad y paz. Surge en el orden social: El Estado. -Implicaciones: el acuerdo debe cumplirse pero debido a que el hombre es malo por naturaleza será necesario un poder absoluto que mediante la coerción mantenga la paz. Es necesario un soberano absoluto.

·Jean-Jacques Rousseau:

Imposibilidad del estado de naturaleza: el ser humano en el estado de naturaleza, no posee historia y vive en contacto directo con la naturaleza de la que obtiene todo lo preciso para cubrir sus necesidades. Este ser humano, pre-social, es más emocional que racional. El ser humano en este estado es feliz, bueno y siente repugnancia innata hacia todo aquellos que le produzca sufrimiento a los demás. Estamos ante la descripción del «Buen Salvaje». Este estado de la naturaleza se abandona con la aparición de la propiedad privada. Las inevitables desigualdades que nacen de la propia constitución humana (ser más fuerte, más inteligente, etc.) se superan desde el sentimiento de piedad o empatía pero las desigualdades sociales que generará la propiedad privada no serán fácilmente superables para ese «buen salvaje».


·Platón y el modelo ideal de polis:

para Platón el ser humano es social por naturaleza la sociedad es el resultado natural de esa tendencia el ser humano es social y necesita de los demás para alcanzar su propia excelencia y no puede ser justo por sí mismo necesita de la sociedad para poder serlo. Promover la formación de seres humanos virtuosos será la principal función del estado. Este deberá educar de sus ciudadanos para potenciar en ellos su virtud dominante. Surge así la necesidad de vertebrar la sociedad de tal manera que en su conjunto sea también justa. Al proponer una sociedad ideal Platón señala que a la armónía que deben seguir las partes del alma para llegar a la excelencia, debe corresponderse con una armónía social que se consigue haciendo que cada uno realice la función que le es propia que es aquella para la que está mejor dotada por naturaleza. Mediante la observación de los niños y la educación. Así a los dotados de la virtud de la templanza que se corresponde con el alma concupiscible les corresponde el desempeño de funciones manuales destinadas a cubrir las necesidades materiales de los habitantes de la ciudad: artesanos, campesinos, comerciantes, etc. A los dotados con la virtud de la fortaleza predominio del alma irascible, les corresponde el desempeño de funciones de seguridad y defensa de la ciudad, son los guerreros. A los dotados con la virtud de la prudencia predominio del alma racional, les corresponde ejercer el poder, son los encargados de la legislación, administración y educación de la polis. Los gobernantes serán los filósofos y deberán llevar una vida irreprochable. El gobierno ideal es aquel que está regido por un filósofo (monarquía) o un grupo de filósofos (aristocracia). Sólo los mejores por ser más sabios deben ejercer el poder, Platón es partidario de una aristocracia de la inteligencia. La búsqueda del bien común y de la justicia social deben presionar la acción de todo gobernante . Tanto el bien común como la justicia social son consecuencia de ese cumplir cada uno la función que le es propia. El esquema sería el siguiente: 

PARTE DEL ALMA         VIRTUD                     CLASE SOCIAL

racional                         prudencia,sabiduría  filósofos-gobernantes

irascible,concupiscible  fortaleza,templanza guerreros,artesanos

armónía del alma=ser   armónía,justicia       armónía,sociedad

humano justo                                                 justa.


-Contrato que se establece: se hace necesario un pacto que propicie el retorno a esa situación ideal previa a la aparición de la propiedad privada que recupere la igualdad y la libertad un pacto entre iguales y para iguales. Para Rousseau este pacto no supone la renuncia a ningún derecho, sino el intento de recuperar aquello que ya se poseía. Este es el cometido del estado. La esencia del pacto se vivienta en el concepto de «voluntad general» que es el querer colectivo que se manifiesta en los acuerdos alcanzados para preservar el bien común, la igualdad y la libertad. Esta voluntad será legítima cuando emane de una mayoría y sus dictados serán de obligado cumplimiento. 

·Santo Tomás de Aquino Ley natural-Ley positiva:

Santo Tomás está de acuerdo con Aristóteles en que: 1. El hombre es un ser social por naturaleza. 2. El estado ha de procurar el bien común de los individuos. Las principales diferencias provendrán del intento tomista de armonizar razón y fe. Los conceptos de: -Ley eterna -Ley natural -Ley positiva. Son los ejes sobre los que Santo Tomás llevará a cabo esta armonización. -Ley eterna: es la ordenación que Dios imprime al mundo en su conjunto con motivo de la creación. En este sentido, todo se dirige hacia el bien que reside en el mismo Dios. -Ley natural: luz de la inteligencia puesta en nosotros por Dios, por ella conocemos lo que es preciso hacer y evitar. Santo Tomás identifica ley natural con ley moral. La ley natural supone la manifestación de la ley eterna en el ser humano. -Ley positiva: leyes humanas que rigen la vida en sociedad. Las leyes humanas deben respetar la ley natural, por lo que quedan supeditadas a ellas. Aunque Santo Tomás defenderá la separación entre Iglesia y estado, este no podrá legislar, leyes positivas, de manera contraria a la ley natural. De esta manera la trascendencia y finalidad del ser humano-visión beatífica-será respetada. Los ciudadanos deberán acatar y obedecer todas las leyes positivas que respeten esa subordinación a la ley natural. Sin embargo, podrán negarle en conciencia a cumplir aquellas que no respeten aquella subordinación «Lex injusta non est Lex» (La ley injusta no es ley).

·El convencionalismo de los sofistas:

la primera concepción de un modelo político articulado de modo sistemático lo encontramos dentro del pensamiento occidental en los sofistas. Para estos las normas y las leyes que regulan la vida social son convencionales. No es posible determinar si son buenas o malas, se aceptan por otros motivos como que lo decida la mayoría, porque es lo que más interesa en un momento dado, etc. La convencíón o acuerdo es el criterio único y último para determinar la idoneidad de una ley. Las consecuencias de este pensamiento son: -relativismo en todos los planos: epistemológico, moral, cultural y político. -negar la existencia de leyes universales. -la imposibilidad de entender qué es lo justo o lo injusto. 


·El Realismo político de Maquiavelo:

Maquiavelo filósofo y escritor italiano considerado el fundador de la ciencia política moderna. El pensamiento político de Maquiavelo se resume en su obra «El Príncipe» publicada en 1532 aunque fue escrita en 1513. Maquiavelo defiende la república como forma ideal de gobierno. Anhela reunificación italiana. Sin embargo la república no se presentará como la forma adecuada de gobierno para alcanzar esa reunificación, resultará necesaria de forma provisional la figura de un príncipe que aglutine bajo su carisma y poder la configuración de un estado fuerte y cohesionado al modo europeo de la época. Maquiavelo inaugurará el llamado Realismo político considerando que la política es una ciencia y debe desligarse de cualquier consideración religiosa o ética, ya que las leyes políticas poseen una naturaleza distinta de las morales. Para Maquiavelo «todo vale» con tal de alcanzar los fines que el gobernante se haya propuesto. De aquí viene la frase » el fin justifica los medios» aunque no aparece como tal en su obra la política como ciencia refleja la condición humana. Esta condición convierte al ser humano en un ser previsible ya que tiende siempre a buscar su propio provecho sin considerar el bien de los demás. Esta previsibilidad puede ser recogida en leyes explicativas. En el ejercicio del poder entran 3 factores:

-Fines y los medios:

la finalidad del estado es conseguir el bien de sus ciudadanos y para conseguirlo no hay que cuestionar los medios que utilice. La eficacia está por encima de la moralidad de las acciones.

-Papel del estado:

el estado es la expresión máxima de la organización política. Posee el poder sobre un territorio determinado y sobre los ciudadanos que forman parte de este. Es soberano y no estará supeditado ni a sus ciudadanos, ni a ninguna instancia de origen divino. La razón de ser de el estado es el propio estado. Para ello, deberá proveerse de los medios militares y económicos necesarios para asegurar su preeminencia, cohesión y autoridad.

-La figura del príncipe:

un príncipe ha de ser prudente. Para ello, no debe mantener sus promesas, si estas se vuelven en contra de nuevos intereses o si otras circunstancias así lo exigieran. «si los hombres fuesen todos buenos, este precepto no sería bueno, pero, como son perversos, y no la observarían contigo, tampoco tú debes observarla con ellos» (Maquiavelo, El príncipe). Un príncipe no tiene por qué poseer todas las virtudes, pero debe aparentar poseerlas. Ejercerlas y practicarlas es perjudicial, aparentar tenerlas, recto y religioso, y asimismo serlo efectivamente, pero se debe estar dispuesto a irse al otro extremo si ello fuera necesario. Un príncipe debe aprender que el peligro exterior (otros estados) se evita con ejércitos poderosos y el peligro interior (de los propios súbditos) huyendo de todo aquello que pueda hacerlo odioso o despreciable. «El no ser odiado por el pueblo es uno de los remedios más eficaces de que dispone un príncipe contra las conjuraciones» obra citada. ºImplicaciones del Realismo político:
Política y moral quedan desligadas. -nueva visión de la vida en sociedad y del estado. -el gobernante debe ser un experto conocedor de la naturaleza humana. -Maquiavelo ha influido mucho en otros autores como Hobbes y Rousseau.
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.