El juicio ordinario

Share Button

Comienzo esta redacción hablando de la observación de Kant hacia las ciencias que siguen el camino seguro de la ciencia para seguir con el punto de partida del Giro Copernicanoenparaseguir con el planteamiento de Kant sobre el idealismo trascendental para acabar con el sujeto trascendental. Kantseencuentraconquetodointentoparaintentar explicar la existenciadejuiciosa priori fracasan. En esta situación Kant echa un vistazo a las matemáticas y la física, ambas ciencias estaban muy consolidadas en sus días y Kant dice que siguen el “camino seguro de la ciencia”. Pero ¿qué diferencia estas ciencias de otras?. La respuesta es que en ambas ha habido una revolución. En el campo de las matemáticas ocurríó con el método de las demostraciones en la época de Tales de Mileto por el que los matemáticos empezaron a analizar a priori los conceptos matemáticos. En física fue gracias a la Revolución Científica en la que los investigadores investigaban la naturaleza para dar respuesta a preguntas planteadas por la razón y actuaban como jueces que sometían a la naturaleza al juicio de la razón. Kant se pregunta entonces si es posible hacer un cambio similar en la metafísica y expone que el problema es que todos sus antecesores se han fijado en el objeto como el que deja huella y aporta conocimiento al sujeto. Ante la dificultad de explicar el conocimiento a priori a partir de este supuesto, Kant propone un cambio de planteamiento basándose en Copérnico. Copérnico hizo que las teorías espaciales tuvieran mucho más sentido cambiando el concepto sobre lo que se basaba todo lo demás, cambiando un geocentrismo por un heliocentrismo.AsimismoKant cambia de lugar al sujeto y al objeto, por lo que sería el sujeto quien aporta información al objeto y no al revés. Plantea que es el sujeto quien configura al objeto y que por tanto no es independiente del sujeto. Este es el punto de partida del giro copernicano, llamado así en honor a Copérnico. Partiendo de que es el objeto el que se adapta al sujeto, Kant está poniendo límites a lo que podemos conocer pero no está afirmando que la realidad se reduzca a estas ideas. Por tanto no podemos conocer cosas que no estén sujetas a condiciones a priori impuestas por el sujeto. Como resultado, Kant fundará el idealismo trascendental, idealismo porque es el sujeto quien interviene activamente en el conocimiento y trascendental porque hace referencia a las condiciones de posibilidad de conocimiento del sujeto. El punto de partida de que es el objeto el que se adapta al conocimiento del sujeto del cual parte Kant le llevará a la conclusión de que existe una estructura constante de la sensibilidad y los espíritus humanos. Tal estructura la denominará sujeto trascendental. Para resumir, Kant se basa en la física y en las matemáticas para definir qué es lo que necesita la metafísica para seguir “el camino seguro de la ciencia”, una revolución. A partir de aquí, así como hizo Copérnico con el sol y la tierra, Kant cambia de lugar en el planteamiento a sujeto y objeto llegando a la conclusión de que es el sujeto quien condiciona al objeto. A esto se le llamará Giro Copernicano. De esta manera Kant pone un límite a lo que podemos conocer y funda un nuevo concepto, el “idealismo trascendental». Por último establece una estructura constante entre la sensibilidad y los espíritus humanos a laquellama“sujetotrascendental”.


En primer lugar hablaré de las condiciones científicas del conocimiento, aquellas necesarias para la ciencia, tanto las empíricas como las a priori así como las estrategias para investigar las condiciones que hacen posible el conocimiento científico. Después hablaré de los juicios analíticos y sintéticos, de los a priori y a posteriori y por último de los sintéticos a priori. Según Kant se necesitan dos condiciones para que la ciencia sea posible, debe ser empírico y a priori. Las condiciones empíricas son aquellas condiciones físicas, temporales o instrumentales que hacen posible la extracción de datos de un determinado elemento. Sin tales condiciones físicas el conocimiento físico sería imposible. También se necesitan las condiciones a priori, las cuales son universales y necesarias y previas a la experiencia. Son aquellas condiciones que condicionan el la estructura y la experiencia del sujeto pero no provienen de la experiencia. Estas condiciones trascendentales hacen posible la experiencia. La ciencia está formada por un conjunto de juicios o afirmaciones más o menos complicados tales como “La tierra gira alrededor del Sol”. Juicios como este componen la ciencia por lo que Kant llegó a la conclusión que preguntarse cuáles son las condiciones que hacen posible la ciencia es similar a preguntarse cuáles son las condiciones que hacen posibles los juicios que forman la ciencia. Pero, ¿cuáles son los juicios de la ciencia?. Kant establece los juicios sintéticos y analíticos por un lado y los juicios a priori y a posteriori por otro. Los juicios sintéticos son aquellos en los que el significado del predicado no se encuentra en el sujeto y por tanto son extensivos pues aumentan nuestro conocimiento sobre el mundo. Para determinar su veracidad basta con analizar al sujeto al que se refiere. Por otro lado, los juicios analíticos son lo contrario de los sintéticos pues el significado del predicado ya se encuentra en el sujeto por lo que nuestro conocimiento sobre el mundo sigue igual que antes. Por lo tanto no son extensivos pues basta con analizar el sujeto para saber el predicado. Después existen los juicios a priori y a posteriori cuando atendemos a la cuestión de que cómo podemos comparar si un juicio es siquiera verdadero o falso. Los juicios a priori son aquellos universales y necesarios, no admiten ninguna excepción posible y su verdad puede ser conocida independientemente de su experiencia. En contraposición los juicios a posteriori son aquellos que necesitan de la experiencia para que sean verdaderos. Por tanto no son ni universales ni necesarios. Necesitan ser comprobados y tienen muchas excepciones por lo que no son necesarios pues nada obliga a que se cumpla lo que dice. Por tanto todo juicio sacado a partir de la experiencia será particular y contingente, lleno de excepciones. Estos juicios ya han sido tratados por filósofos anteriores tales como Hume pero Kant decidíó introducir un juicio nuevo; los juicios sintéticos a priori. Son aquellos en los que el significado del predicado no se incluye en el sujeto pero que también no es necesario recurrir a la experiencia para comprobar su veracidad. Además son universales y necesarios pues no hay ninguna excepción posible por lo que Kant llega a la conclusión, a diferencia de Hume de que existen los juicios sintéticos a priori. Proporcionan nueva información sobre el mundo y son el fundamento de la ciencia, las matemáticas y la física. Para resumir, se establece que la ciencia necesita ser a priori y sintética para ser posible Después se llega a la conclusión de que necesita encontrar el fundamento de los juicios que forman la ciencia, por lo que analiza los juicios analíticos y sintéticos y los a priori y a posteriori. Por último Kant propone un nuevo juicio, el sintético a priori que propone como fundamento de toda la ciencia.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *