Clasificación de las ideas según Descartes

Share Button

Descartes Va a considera que sólo en el saber matemático se da la certeza Absoluta del conocimiento que Debe ser meta de la razón.
Las matemáticas se deducen directamente De la razón, es decir, la certeza de las matemáticas viene Asegurada por la propia razón y la razón es capaz de captarla por Sí sola, puesto que sus verdades son evidentes, claras y distintas. De ahí que Descartes opte por el método matemático a la hora de Buscar una guía para la razón. El método cartesiano se fundamenta En dos operaciones que la mente humana realiza de forma natural: la Intuición y la deducción. Es decir, que el método no es algo Añadido a la razón o ajeno a sus propias fuerzas naturales: surge Ya de la propia naturaleza de la razón.

Las Reglas del método a las que va a hacer referencia son cuatro: 1.- Regla de evidencia: no se debe aceptar como verdadera ninguna idea Que no se presente a la luz natural de la razón de manera clara y Distinta; 2.- Regla de análisis: se deben descomponer los elementos Complejos de los problemas hasta llegar a los elementos simples. Estos elementos simples serán aquellos que se presenten a la luz de La razón en forma de ideas claras y distintas y reciben el nombre de Intuiciones; 3.- Regla de síntesis: una vez descubiertas las Intuiciones que se nos aparecen de forma clara y distinta al aplicar La regla de síntesis, hay que construir a partir de ellas, por Deducción, el problema original; 4.- Regla de enumeración; repasar Frecuentemente los tres pasos anteriores para asegurarnos que no Hemos dado por verdadero nada que no lo sea.

Según Las reglas del método hay que dudar de todo aquella realidad que No esté fundamentada en ideas claras y distintas. De esta forma Descartes va a desarrollar el que quizás sea el aspecto más Conocido de su filosofía: la duda metódica. Hay que tener en cuenta Que la duda de Descartes es eso: metódica, es decir, viene exigida Por el método con el fin de no dar como verdadero nada que pudiera Tener el más mínimo asomo de falsedad. Esta duda se va a articular Alrededor de cuatro motivos o hipótesis fundamentales: 1.- engaño De los sentidos, 2.- Confusión entre sueño y vigilia, 3.- Dios Engañador, 4.- Genio maligno. En este proceso Descartes acaba Dudando de la certeza de su propio yo, de Dios y del mundo que le Rodea. Ahora bien, en la duda hay algo evidente, algo de lo que no es Posible dudar y ese algo es que, efectivamente, se está dudando. Si Dudo, si se me puede engañar, es porque pienso y si pienso existo: cogito Ergo sum. He Aquí la primera idea clara y distinta que se muestra a la mente. : La propia existencia del yo que piensa. Esta sustancia pensante es la Primera de las tres substancias sobre las que Descarte va a hacer Girar la realidad.

Si Lo único que existe es el pensamiento, cualquier otra realidad, por La regla de síntesis, habrá que deducirla a partir del pensamiento. El pensamiento contiene ideas y todo conocimiento es conocimiento de Ideas. Por lo tanto, la existencia de cualquier otra sustancia habrá De ser deducida de las ideas constituyentes del pensamiento. Dentro De éstas, las únicas que proceden directamente de la razón son las Ideas innatas. A partir de las ideas innatas Descartes va a deducir En primer lugar la existencia de Dios, Utilizando para ello una formulación del argumento ontológico. Según Descartes una de las ideas innatas es la idea de infinito. Ahora bien, la idea de infinito no puede provenir de nada finito, por Lo tanto no puede provenir de las cosas por eso es una idea innata- Ni de la propia mente, puesto que esta es

finita Y siendo finita no puede poseer la capacidad de formarse una idea Infinita. De este modo Descartes afirma que la idea de infinito –más Bien la capacidad de formarse esa idea- tiene que Haber sido puesta En la mente por un ser infinito, con lo cual la existencia de Dios –la sustancia infinita- se presenta como una intuición, como una Idea clara y distinta. La existencia del mundo se va a deducir de la Existencia de Dios, que existe, es infinitamente bueno y por eso no Puede engañar. Si Dios no nos engaña, eso quiere decir que las Ideas que la mente contiene acerca del mundo externo no pueden ser Falsas, pues no podría permitir que nos engañáramos a este Respecto. Ahora bien, ¿en qué consiste la idea que yo tengo del Mundo?. Evidentemente no en lo que los sentidos me dicen acerca de él, pues en este caso estaríamos hablando de ideas adventicias que Pueden resultar falsas. La idea que yo tengo del mundo, nos dice Descartes, es la idea de extensión. Por lo tanto el mundo externo Existiría como extensión, es decir, como ocupando un espacio y Dotado de movimiento. De esta forma Descartes asegura la existencia Cierta de la tercera de las substancias: la sustancia extensa.

Según Descartes el ser Humano consta De dos substancias separadas: alma y cuerpo, que se relacionan como El piloto con la nave.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.