Clasificación de las ideas según Descartes

Share Button

2.1EXISTENCIA


– Es el hecho de ser. Es una cualidad necesaria del ser perfecto, porque su perfección implica su existencia, ya que si no a la perfección le faltaría una cualidad. Los demás seres son contingentes (“son, pero podrían no ser”), por tanto, su existencia no es necesaria..

SER PERFECTO.-


Se refiere a la sustancia infinita; es decir, a Dios. En rigor, Dios es la única sustancia, puesto que es el único ser que existe por sí mismo, según Descartes.
El atributo de Dios es la infinitud y, puesto que como tal es perfecto e inmutable, no admite modificaciones. Por tanto, no tiene modos. Descartes demuestra la existencia de Dios partiendo de la sustancia pensante, al decir que el pensamiento piensa ideas y que estas pueden ser de tres tipos: adventicias, facticias e innatas. La infinitud no es una idea adventicia y, según Descartes, no puede ser facticia, por lo que tiene que ser innata. A partir de esta premisa Descartes demuestra la existencia de Dios mediante los argumentos gnoseológico, causal y ontológico.


2.2 El Discurso del Método es una obra dividida en seis partes, que tiene una estructura argumentativa en la que aparecen datos autobiográficos. Esta obra está escrita en francés, lo que supone una novedad con respecto a lo que se acostumbraba, que era escribir en latín o griego, y abre el camino a que otros pensadores que no dominaban las lenguas clásicas pudieran dar a conocer sus obras.En la segunda parte, Descartes plantea cómo ha de ser el método que debe utilizar. En la cuarta parte, partiendo de la duda, aplica este método para demostrar las tres sustancias: Dios, alma y mundo.
Este texto pertenece a la cuarta parte y aparece cuando Descartes, tras vencer el solipsismo, acomete la tarea de demostrar la existencia de Dios y lo hace mediante tres argumentos: gnoseológico o primer argumento causal, según el cual si soy imperfecto pero tengo la idea de un ser perfecto y esta idea es innata ha tenido que ser puesta en mí por un ser perfecto; causal, según el cual la causa de la idea de un ser perfecto tiene que estar en un ser perfecto; y, ontológico, que Descartes toma de San Anselmo.En este texto se desarrolla el argumento ontológico. Descartes dice que, cuando pienso en un triángulo, pienso en una figura que tiene tres ángulos, pero en esta figura no está implícita su existencia. En cambio, cuando pienso en Dios pienso en lo más perfecto. Lo perfecto ha de tener todas las cualidades, incluida la existencia. Por tanto, Dios tiene que existir, porque si no cabría pensar en algo igual de perfecto que Dios y que además existiera.Tras demostrar la existencia de Dios, Descartes demostrará la existencia del mundo y dirá que, en rigor, la única sustancia que existe por sí misma es Dios.

2.3En este texto Descartes expone uno de los argumentos para demostrar la existencia de la sustancia infinita. Pero, ¿cómo ha llegado este autor a esta certeza? Descartes ha llegado a ello a través de la duda. La duda es el punto de partida del método cartesiano, un método que se inspira en el modelo matemático y que solo acepta dos operaciones mentales para llegar a la verdad: la intuición (captación inmediata de una verdad intelectual) y la deducción (cadena de intuiciones perfectamente enlazadas). Este método ha de basarse en cuatro reglas: Evidencia como punto de partida.Análisis de las afirmaciones generales en sus elementos más simples.Síntesis o ascensión desde lo más simple hasta lo más complejo.Enumeración o revisión de los pasos dados anteriormente.Descartes considera que todos los saberes están relacionados y que la raíz de todos ellos es la metafísica. Por eso, cuando llega a tener una madurez suficiente, se dedica a buscar la evidencia que sirva en filosofía como punto de partida y su búsqueda será a través de la duda.La duda cartesiana es universal, metódica y teorética. Es una duda que se plantea por tres motivos: porque no podemos fiarnos de los sentidos, porque no podemos estar seguros de la existencia de los objetos sensibles por la imposibilidad de distinguir la vigilia del sueño, y porque hasta puede que un genio maligno haya puesto su empeño en que me equivoque siempre al razonar, con los cual ni las matemáticas serían ciertas. Pero, a un paso de caer en el escepticismo, Descartes descubríó una verdad libre de toda duda: la existencia del pensamiento, pienso luego existo.A partir de este momento, Descartes estaba en condiciones de construir su metafísica, puesto que había encontrado una primera verdad libre de toda duda. La metafísica es el estudio de la sustancia. Llamamos sustancia a aquello que existe por sí mismo y la metafísica tradicional distingue tres sustancias: el alma (sustancia pensante), Dios (sustancia infinita) y el mundo (sustancia extensa).4.1.- SUSTANCIA PENSANTE.- Es posible que todo lo que pienso sea falso, pero hay algo evidente: que yo lo estoy pensando. Esta frase “Pienso, luego existo”, también conocida como el cogito cartesiano, le sirve a Descartes como criterio de certeza, y dirá que todo lo que sea conocido con igual claridad y distinción deberá admitirse igualmente como verdadero. Esta verdad ha sido conocida por intuición, pero ahora empieza la fase deductiva de su pensamiento.El problema es que del cogito no parece deducirse nada. Sólo puedo estar seguro de que pienso, pero nunca podré saber si a mi pensamiento le corresponde alguna realidad (solipsismo).No obstante, Descartes vence el solipsismo. Para vencerlo, investiga el origen de las ideas y así distingue:a) Adventicias, que son las ideas que proceden de las percepciones; por ejemplo, un árbol.B) Facticias, que son las ideas que la mente construye a partir de otras ideas; por ejemplo, una sirena.C) Innatas, que son las que la mente trae en sí misma. Entre éstas, Descartes cita la idea de infinito.4.2.- SUSTANCIA INFINITA.- A partir de la idea de infinito Descartes demuestra la existencia de Dios. Y lo hace mediante tres argumentos:• Si me reconozco como un ser imperfecto, es porque tengo la idea de un Ser Perfecto, es decir, de Dios. Argumento gnoseológico.• La causa de la idea de un Ser Perfecto no puede estar en un ser imperfecto, sino que tiene que estar en un Ser Perfecto. Argumento de la causalidad.• Cuando pienso en Dios, pienso en lo más perfecto. La existencia es una perfección. Luego, Dios tiene que existir. Argumento ontológico, que Descartes toma de San Anselmo.A partir de la existencia de Dios, demuestra la existencia de la realidad exterior.4.3.- SUSTANCIA EXTENSA.- Si Dios es infinitamente bueno y veraz, no puede permitir que nos engañemos cuando pensamos que el mundo existe, luego el mundo tiene que existir.Descartes no había podido demostrar a partir del cogito que a mi pensamiento corresponde una realidad, pero sí lo consigue a partir de Dios.Ahora bien, lo que Dios garantiza del mundo son las cualidades primarias, que son objetivas. Las cualidades primarias son las que se pueden expresar numéricamente; es decir, la extensión.Sin embargo, las cualidades secundarias como el color, el sabor, etc… son subjetivas y por eso las elimina de la física.En el universo cartesiano todo se reduce a materia y movimiento. Concibe el universo como una máquina, en el que todo funciona según leyes. Esto lo aplica a todos los seres del universo, (plantas, animales…). El problema se le vuelve a plantear cuando se refiere al ser humano, porque si el ser humano es una máquina, ¿cómo se explica la libertad? Y si no existe la libertad, ¿qué sentido tiene la moral?Para resolver esta cuestión, Descartes adopta el modelo platónico según el cual el alma es independiente del cuerpo. El alma es pensamiento, mientras que el cuerpo es extensión. Pero ambas se comunican a través de la glándula pineal.

3Considero adecuado comparar los planteamientos filosóficos de Platón y Descartes porque entre ambos existen similitudes y diferencias en tres sentidos: epistemológico, ontológico y antropológico.Desde el punto de vista epistemológico podemos señalar tres similitudes y tres diferencias. Tanto Platón como Descartes son autores idealistas; es decir, creen que las Ideas son la base del conocimiento. Sin embargo, mientras que para Platón las ideas han existido siempre, para Descartes son producto del razonamiento.En segundo lugar, ambos autores defienden la existencia de ideas innatas. Platón justifica esto hablando del conocimiento como reminiscencia. Las ideas existen desde siempre y el alma las conoce, pero al entrar en contacto con el cuerpo olvida este conocimiento que, a través de la educación, recupera. Descartes, en cambio, cree que las ideas innatas son connaturales a la propia razón, forman parte de ella, y por eso no ve necesario justificar su existencia hablando de la reminiscencia.En tercer lugar, ambos autores desconfían de los sentidos y creen que solo el conocimiento racional nos permite alcanzar la ciencia. Sin embargo, Platón es objetivista, porque cree que las ideas tienen una existencia objetiva mientras que Descartes es subjetivista, porque subraya la importancia del sujeto en el conocimiento.Desde el punto de vista ontológico, existe una diferencia entre ambos autores en lo que respecta a la importancia que le dan al mundo exterior. Descartes cree que hay tres sustancias: alma, mundo y Dios. El mundo, la sustancia extensa, tiene una categoría importante y es real, basándonos en la bondad divina. Platón, en cambio, cree que el mundo sensible es solo una copia imperfecta que imita y participa de las Ideas.Desde el punto de vista antropológico, ambos tienen una concepción dualista del ser humano. El ser humano es un compuesto de alma y cuerpo. Según Descartes alma y cuerpo se unen en la glándula pineal. Según Platón, cada parte del alma se localiza en algún lugar del cuerpo y el alma racional, la sustancia pensante de Descartes, tiene una categoría superior al resto.

Valoración actual:

La actualidad del pensamiento cartesiano es evidente en dos aspectos: la importancia que el autor concedíó a las matemáticas y la sospecha de que el mundo que creemos como real no sea más que una ilusión de los sentidos. En cuanto a la primera idea cabe decir que a partir de él el conocimiento de las cosas se ha conseguido cuantíficándolas. Lo real se identifica con lo matematizable, hasta el punto de que hoy en día la fe en la ciencia ha sustituido a la fe en Dios. Lo más actual en este sentido es el valor de la informática hoy. El funcionamiento de los ordenadores se toma como modelo del funcionamiento de la mente humana. Hoy hablamos del mundo digital, un mundo en el que todo se rige por la lógica, en el que toda deducción es perfecta.En cuanto a la segunda idea cabe decir que el desarrollo tecnológico y los avances en astronomía nos pueden llevar a pensar si nuestro mundo o nuestra realidad no es más que un submundo ante otra realidad desconocida. Esta idea ha inspirado la literatura y cine actual, en el que podemos destacar títulos como El show de Truman, Matrix o la española Abre los ojos.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.