Teoría del conocimiento Platón

Share Button

Pitágoras: Su teoría dualista sobre la relación entre alma y cuerpo influirá en la teoría platónica de alma que considera al cuerpo como cárcel del alma que es a su vez su piloto o guía. Al igual que Pit, Platón le daría una gran importancia a las matemáticas, a los números y a las ideas de igualdad y armónía.

Heráclito: Su idea de que en la realidad todo cambia y nada permanece estará muy presente en la teoría de Platón pero sólo en lo referente al mundo sensible, pero no así en lo referente a las Ideas o realidades del mundo inteligible.

Parménides: Todo permanece y nada cambia, desde la creencia en una única realidad. El cambio sólo se da en el mundo de los sentidos. Platón piensa lo mismo al considerar las Ideas como algo inmutable y eterno, no accesible al mundo de los sentidos sino sólo al mundo inteligible (a la razón)

Sócrates: Como maestro de Platón, Sócrates influyó en éste a través de su intelectualismo moral y en su concepción de la educación basada en el diálogo. Sócrates defendía el universalismo moral frente al relativismo de los sofistas y tenía una concepción universalista de la verdad t los valores morales, que Platón asimiló y así otorgó a las Ideas ese carácter universal.

Teoría de las Ideas: La más conocida de Platón. Se sostiene que todos los entes del mudo sensible son imperfectos y deficientes. Cada idea es única e inmutable, mientras que, las cosas del mundo sensible son múltiples y cambiantes. La contraposición entre la realidad y el conocimiento es descrita por Platón en el célebre mito de la caverna en La República. Para Platón, la única forma de acceder a la realidad inteligible era mediante la razón y el entendimiento; el papel de los sentidos queda relegado se considera engañoso. Es imortante resaltar que la dicotomía entre un mundo inteligible y otro mundo sensible es más bien un recurso pedagógico que suele usarse ara ilustrar la diferencia ontológica entre los entes inteligibles y los sensibles.

Ideas: Realidades absolutas eternas, inmutables, universales e independientes del mundo de los fenómenos. Son absolutas porque son lo auténticamente real, aunque no sean perceptibles por los sentidos. Son conceptos. Están en un mundo propio. Constituyen el objeto de las ciencias y la posibilidad misma de que existan ya que el objeto de estudio de ls ciencias ha de ser invariable y eterno. El Mundo de las ideas se encuentra organizado de forma jerárquica, en cuya cúspide se encuentra la Idea del Bien, e inmediatamente enlazadas con ella, Justicia y Belleza.


Alma: Platón interpreta el alma principalmente en dos sentidos: el alma como aquello que permite a los seres vivos realizar actividades vitales, y, en el caso del alma humana, como el principio divino e inmortal que nos faculta para el conocimiento y la vida buena. Considera que el alma es el principio que anima los cuerpos de los seres vivos, que les da vida y movimiento. Pero lo peculiar de su concepción se muestra en su visión del alma como principio de racionalidad y dotada de carácter divino.

 Alma Racional: Parte superior del alma humana, inmortal y divina. Gracias a ella alcanzamos el conocimiento y la vida buena. Es la parte más excelente del alma, se identifica con la razón y nos faculta para el conocimiento y la realización del bien y la justicia. Es un principio divino y dotado de inmortalidad. La sitúa en la cabeza (el cerebro).

Alma Irascible: Parte del alma humana en donde se sitúan la voluntad y el valor. En el alma irascible se encuentra la voluntad, el valor y la fortaleza. Platón no defiende con claridad ni su mortalidad ni su inmortalidad. La sitúa en el pecho (el corazón).

Alma Concupiscible: Parte mortal del alma humana responsable de las pasiones, placeres y deseos sensibles. Es la parte del alma humana más relacionada con el cuerpo y en ella se encuentran los placeres sensibles y los apetitos o deseos sensibles (deseos sexuales, apetitos por la comida, la fama, la riqueza…). Se destruye cuando éste muere. La sitúa en el abdomen (hígado).

Ética: Las realidades éticas tienen su justificación y su fundamenteo último en el mundo de las Ideas, podrán ser conocidas a través de la ascensión dialéctica por la cual, se´gún Platón, es posible acceder al veradadero conocimiento. Las acciones justas, valiosas o buenas no serán ya aquellas que aporten alguna utilidad a quien las realiza tal y como pretendían los sofistas. Las acciones serán justas, valiosas o buenas por acomodarse a los modelos ideales de Justicia, Valor o bien, los cuales, por su carácter permanente sirven de referencia eterna para el ser humano. El concepto socrático de sabiduría es recogido por Platón y es unido sólidamente a la definición de la virtud. Pero el cnocimiento, la virtud y la justicia no tienen otro sentido que el de asegurar la felicidad del ciudadano y del estado. La práctica de la virtud, en sus diversas formas, implica el establecimiento de la husticia y ésta es la condición de posibilidad de la felicidad humana. Específicamente, a través del conocimiento del Bien es posible garantizar el logro de la felicidad individual y de la colectiva. La Idea de Bien se muestra, también en este campo de la ética, como la Idea máxima y unificadora de las demás Ideas morales.


Relativismo (desarrollado y defendido por los sofistas): afirman que las normas y valores morales dependen de cada una de las sociedades o culturas diferentes. Ademas dicen que no se puede afirmar que unas normas sean mas verdaderas o correctas que otras pues todas tienen el mismo peso o importancia.

Universalismo (defendido enérgicamente por Sócrates): esta «corriente» nos dice que hay normas y valores morales que son validos para todos los individuos y deben de respetarse y acatarse por todas las culturas y personas.

Intelectualismo moral: Teoría moral para la que la conducta moral sólo es posible si descansa en el conocimiento del bien y la justicia.

MayéÚtica (del griego μαι&épsilon;υτικη, obstetricia):
técnica que consiste en interrogar a una persona para hacerla llegar al conocimiento no conceptualizado
. La mayéÚtica se basa en la dialéctica, la cual supone la idea de que la verdad está oculta en la mente de cada ser humano.

La técnica consiste en preguntar al interlocutor acerca de algo (un problema, por ejemplo) y luego se procede a debatir la respuesta dada por medio del establecimiento de conceptos generales. Eldebate lleva al interlocutor a un concepto nuevo desarrollado a partir del anterior. Por lo general la mayéÚtica suele confundirse con la ironía o método socrático y se atribuye a Sócrates.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.