Platón

Share Button

JUSIFICACIÓN (Pregunta3)

En la alegoría de la caverna, Platón hace una exposición prácticamente completa de su pensamiento.

 En primer lugar, a través de éste mito podemos entender su concepción dualista de la realidad, expuesta en la Teoría de las Ideas, eje central de su filosofía, y a la que se refirió en el libro VI. Allí había distinguido entre:

 Mundo sensible (representado con el interior de la caverna), el mundo de lo material, cuya realidad es captada por los sentidos (doxa) y es perecedera, cambiante (devenir de Heráclito), material, múltiple. Su conocimiento es imperfecto.

 Mundo de las ideas (el exterior o mundo real), captado por la razón (verdadera realidad, el ser de Parménides) compuesto de Ideas (eidos), que son las esencias de todas las cosas. Estas son realidades absolutas, perfectas, inmateriales, universales, inmutables y eternas. El mundo sensible no es mas que una copia, de la verdadera realidad que son las ideas. Las cosas sensibles imitan (méthesis) y participan (mimesis) de las ideas, que existen de forma independiente de lo físico en el ámbito de lo real. Así las sombras y objetos de la caverna son una representación de la realidad, pero no la realidad misma

El mundo de las ideas está estructurado de forma jerárquica según su importancia: ideas de realidades corpóreas (caballo en sí), ideas de entes y conceptos matemáticos (circularidad, igualdad), ideas éticas y estéticas (justicia, belleza,) y en la cúspide estaría la Idea del BIEN. El Bien es la idea suprema, que otorga realidad y sentido al resto de la realidad y es fundamento del conocimiento. Platón compara la idea del Bien con el Sol. Como el sol ilumina al ojo en lo sensible, el bien análogamente ilumina al alma
Entendimiento. En la caverna el mundo sensible aparece presidido por el sol (fuego) y el mundo de las ideas por la idea del Bien (SOL).

 También nos sirve este mito para entender su visión dualista del conocimiento y sus niveles.

 Conocimiento sensible u opinión (doxa), que es el conocimiento del mundo sensible y se lleva a cabo por los sentidos. No constituye un verdadero conocimiento sino que es inseguro y cambiante. (Es el conocimiento del interior de la caverna).


 Conocimiento inteligible o ciencia (epísteme), que tiene por objeto lo pensable, racional, las ideas y da lugar a un conocimiento verdadero, absoluto, indudable e inmutable. Se lleva a cabo por la razón y el entendimiento. (Es el que tenemos del exterior de la caverna).

Para explicar el conocimiento, Platón, en el libro VI de la República, propone el símil de la línea dividida, donde subdivide estas dos formas de conocimiento y guarda un paralelismo con los distintos grados o momentos de conocimiento del mito de la caverna.

 El conocimiento sensible (doxa, opinión) se subdivide en

o Conjetura o imaginación (eikasía), que es el conocimiento de la sombras e imágenes sensibles de las cosas, suposiciones. Es un conocimiento imperfecto y confuso producido por la imaginación y los sentidos. (Son las sombras vistas por los prisioneros de la caverna).

o Creencia (Pistis), se corresponde con la visión directa y sensible de las cosas del mundo. Lo que hoy llamamos ciencias empíricas, física. No lo considera ciencia. (Son las figuras que ve el liberado cuando intenta salir de la caverna).

 El conocimiento inteligible (episteme, ciencia) se subdivide en:

o Pensamiento discursivo (diánoia), que es el conocimiento de los entes matemáticos, los números y las figuras geométricas: Entes que, aunque son inteligibles, son múltiples. Es un conocimiento que parte de suposiciones o hipótesis y se apoya en elementos materiales a los que toma como modelos. (Es lo que conoce el prisionero fuera de la caverna a través de los reflejos en el agua o en la noche)

o Inteligencia o dialéctica (nóesis), que es el conocimiento ideal en sí, sin apoyarse en lo sensible. Es la captación pura de las ideas que culmina en el conocimiento de l a idea del Bien. Es la dialéctica o ciencia suprema del filósofo (Es lo que conoce el prisionero fuera de la caverna, las cosas en sí, iluminadas por el sol).

El camino que realiza la persona al salir de la caverna y contemplar las ideas, representa estas cuatro etapas del conocimiento. La contemplación del sol mismo representa el conocimiento del Bien, idea suprema. Este ascenso es la dialéctica ascendente. Entonces decide explicar a sus……


….Compañeros que representan a los que siguen atados a lo sensible y baja para liberarlos (dialéctica descendente).

Pero, ¿cómo puede el hombre, inserto en el mundo sensible, llegar a conocer las ideas?. Para platón, el conocimiento es reminiscencia, recuerdo. Podemos conocer las ideas porque ya las conocíamos cuando nuestra alma estaba en el mundo de las ideas antes de encarnarse en un cuerpo y olvidarlas.

 Por otro lado también refleja aquí la situación del hombre, que es un ser intermedio entre dos mundos. Su cuerpo es la parte que pertenece a lo sensible, donde está encarcelada el alma, que pertenece a lo inteligible. Éste, para alcanzar la plenitud, debe liberarse de las inclinaciones negativas del cuerpo a través del conocimiento y de la virtud. Platón pensaba que el alma estaba dividida en tres partes: una racional, cuya virtud es la prudencia o sabiduría, otra irascible, cuya virtud es la valentía y otra concupiscible, cuya virtud era la templanza. La posesión de estas tres virtudes es la justicia o armónía.

 Esta estructura tripartita del alma coincide con la estructura de la sociedad ideada por Platón, tres clases sociales: filósofos gobernantes, guardianes y productores. Una sociedad estructurada así, guiada por los filósofos, caracterizados por el conocimiento de la verdad a través del contacto con las ideas, será una sociedad en la que no ocurrirá lo que pasó con Sócrates: ningún hombre justo será ajusticiado. Encontramos aquí un paralelismo con el prisionero de la caverna. El filósofo rompe con el mundo de tinieblas y se dirige a la luz, el bien en última instancia, con los ojos de la sabiduría y de la razón. Es por ello por lo que Platón encomienda al filósofo, poseedor de un alma racional, a participar en la política.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *