Miradas del alma san agustin

Share Button

ARISTOTELES:

Según la teoría hilemorfica de aristoteles, la sustancia es la categoría primera y fundamental, es lo que existe por sí mismo y esta compuesta de materia (hyle) y forma (morphe). La forma es la esencia y lo común a toda la especie. En todo ser hay potencia y acto, principios que explican cómo las sustancias pueden adquirir la perfección que les falta. El acto es lo que ya es y la potencia lo que puede llegar a ser. El movimiento es cualquier clase de cambio, accidental o sustancial.

Aristoteles concibe el alma (psiche) como principio de vida, por tanto, todos los seres vivos poseen alma. Esta tiene tres funciones o potencias, vegetativa, sensitiva y racional, siendo esta ultima la que posee las funciones de todas las anteriores. El alma tiene como esencial la función racional que le permite alcanzar el conocimiento.
El cuerpo es materia o potencia y el alma es forma y acto, es decir, el alma es la actualización de lo que estaba en potencia. El cuerpo y el alma forman una unidad sustancial que es el hombre y esta unión es natural y esencial por lo tanto es un compuesto inseparable. El alma no puede vivir sin cuerpo.

Para explicar el conocimiento aristoteles vincula razón y experiencia. El alma posee las capacidades racionales y el cuerpo tiene sentidos. A este conocimiento se llega mediante un proceso de abstracción, llamado proceso cognoscitivo que tiene lugar asi:

1.Observación directa de las cosas por los sentidos

2.Formación de una imagen común de lo que hay en las experiencias, a través de la memoria y la imaginación

3.Configuracion de los conceptos o ideas de la razón, que son una representación intelectual del mundo real recibido por los sentidos.

El entendimiento agente suministrado por la imaginación prescinde de los rasgos singulares y concretos y obtiene los comunes que conoce el entendimiento paciente. El entendimiento pasivo, el que conoce, es individual (muere con el ser) a diferencia del agente que queda oscuro en su obra. Todo empieza en los sentidos y acaba en el entendimiento.

Para aristoteles, el fin último del hombre es la felicidad (ética eudemonista). La felicidad es una actividad del alma conforme a una virtud perfecta y consiste en el ejercicio virtuoso o excelente de lo específicamente humano, es decir, la razón. La virtud es la perfeccion excelencia de la inteligencia, un habito selectivo. Nos lleva a elegir el termino medio relativo a nosotros entre dos extremos (defecto y exceso), y podemos elegirlo gracias a la sabiduría, la moderación y constancia y esta determinado por la razón del hombre sabio y prudente. Existen virtudes dianoeticas o intelectuales (ciencia, sabiduría, arte y prudencia) y virtudes éticas (fortaleza, templanza, modestia…)

Aristoteles piensa que existe una realidad inmutable que no produce nadie sino que impulsa todo, un motor inmóvil que es la causa final de todos los cambios. Para el, en la naturaleza, todas las cosas son contingentes, pueden ser o no ser. A esta primera causa necesaria la llamo dios o sustancia divina que existió siempre y no puede dejar de existir. Dios es el ser primero y superior a todo, causa de todo e incluso de si mismo. Debe ser acto puro, sin cambios, lo cambiante no puede ser eterno. Además, está exento de relaciones con las cosas, aunque ellas se sientan atraídas por el, del que dependen.

El estado es por naturaleza y no es futo de ningún pacto o convención. Por eso, el ser humano es un animal cívico o político que organiza el estado para vivir seguros y con leyes igualitarias. El objetivo de estas leyes es el respeto a las costumbres. La virtud principal es la justicia. El estado esta por encima de los individuos, solo el mismo puede bastarse aunque su fin es la felicidad del pueblo. Existen tres tipo de formas de gobierno aceptables que pueden derivar en inaceptables: Monarquia, democracia y aristocracia que pueden derivar en tirania, demagogia y oligarquía.


SAN AGUSTIN:

Desarrollo la primera gran conciliación entre cristianismo y filosofía. El objetivo de San agustin es la comprensión de la verdad cristiana con ayuda de la razón y la fe. La razón por si misma es limitada y no puede llegar al conocimiento de Dios, por eso, es necesaria la iluminación divina. La existencia de dios para San Agustin es un hecho evidente en si mismo pero sin embargo nos ofrece tres argumentos que lo demuestran. El del consenso (todo el mundo aceptan su existencia), el del orden del universo (que exige la actividad de un ordenador supremo) y su preferido, el que se basa en la existencia de verdades eternas e inmutables. El fundamento de estas verdades no puede encontrarse en ningún ser del mundo material, ya que todos son cambiantes, solo en el único ser inmutable y eterno que es Dios, y si existe la verdad y solamente dios puede ser su fundamento es evidente que dios existe. Dios creó todo tomando sus ideas ejemplares como prototipo, a esto se le llama ejemplarismo, lo que quiere decir que todos los seres son imágenes de dios. Dios creo el mundo de la nada.

La via de acceso a la verdad es la interiorización. Mediante la iluminación de Dios se nos permite alcanzar el conocimiento adecuado por un proceso que se lleva a cabo mediante cuatro imágenes.

1.Los sentidos perciben los objetos del exterior por medio de las sensaciones y el conocimiento sensible capta los objetos materiales externos.

2.La memoria se detiene en las sensaciones y las compara con otras pasadas que recuerda

3.El entendimiento elabora ideas con validez universal que son la base del conocimiento científico. (razón inferior)

4.Mediante la razón superior el alma contempla las verdades inmutables y eternas (sabiduría). En esta razón tiene lugar la iluminación donde el hombre es iluminado por Dios para conocer a través de la fé. Para conocer es necesario empeñar la voluntad.

San agustin mantiene que el hombre esta formado por dos sustancias (espiritual y material). El cuerpo esta sometido al alma pero este alma no esta encerrada en el cuerpo como un  castigo sino es una unión natural. Para el, el alama es inmortal y simple y rechaza su pluralidad. Posee tres facultades: memoria, inteligencia y voluntad, en las que san agustin ve reflejadas las tres personas de la trinidad. Para el, el alma la crea dios para cada hombre en el cuerpo que engendran los padres (creacionismo) y por eso se transmite el pecado original que solo se supera con la gracia, una ayuda sobrenatural de Dios para alcanzar el bien supremo.

(Ética o hombre): Su ética es eudemonista, y solo conociendo y amando a dios se llega a esta felicidad. El hombre elige entre acercarse a dios o alejarse de el. El pecado es un mal uso de la libertad que otorga dios a cada individuo pero el responsable es la persona y no dios que es absoluta bondad. Se distingue entre libre albedrio y libertad, siendo el primero la capacidad de elegir orientada al mal y la libertad orientda hacia el bien pero esta idea de bien absoluto solo puede ser salvado si el hombre recibe la gracia de Dios. La ley eterna es la voluntad divina que manda conservar el orden natural y prohíbe destruirlo. Hay paz cuando hay orden.

Con el cristianismo surge la idea de creación del mundo desde la nada con una concepción lineal de su historia. Para el, la historia es la búsqueda de la felicidad que hallamos en Dios. Distingue dos grandes grupos o categorías de hombres: la ciudad terrena constituida por aquellos que se aman a si mismos hasta el desprecio de dios y la ciudad de dios, quienes aman a dios hasta el desprecio de si mismos. La historia es una lucha constante entre estas dos ciudades que acabara con el triunfo de la ciudad de dios que será también el fin de la historia. San agustin minimiza el papel del estado a un mero organizador de la paz y la convivencia.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.