La alineacion del hombre en la sociedad capitalista de Marx

Share Button

EL PROBLEMA DE LA SOCIEDAD: POLÍTICA marx


El materialismo histórico de Marx considera la realidad, su historia y transformaciones, producto de un proceso material concreto que se enmarca dentro de una sociedad.
La realidad se construye y fundamenta en la relación dialéctica de dos elementos, hombre y naturaleza, que se realiza en un proceso de producción determinado (histórico-social). La realidad es pues la realidad social. Marx analiza la estructura básica que tiene toda sociedad: la base económica es el modo en que se organiza la producción material en una sociedad concreta y la Superestructura es el conjunto de leyes, ideas y costumbres, la cultura, que surge de dicha forma de producción. La relación entre esta base económica y la superestructura es dialéctica:
Se influyen mutuamente. Por supuesto, la «Base Económica» de un momento histórico concreto no es eterna. En su propio seno germinan las contradicciones que, alcanzado un determinado nivel, harán que entre en crisis. Estas contradicciones son una negatividad inherente al sistema y se traducen en condiciones necesarias para su transformación (la revolución).
Estas condiciones son tanto condiciones objetivas, elementos dentro del sistema de producción, como condiciones subjetivas, por las que un grupo humano debe tomar conciencia de las contradicciones e injusticias del sistema vigente y realizar la revolución. Marx afirma que las relaciones sociales de producción son relaciones existenciales, posibilitan y condicionan concretamente la existencia y ser de los hombres en un momento histórico, de ellas depende el tipo de relación que mantienen entre ellos (igualdad, libertad, o explotación). Para Marx lo que hay que estudiar por tanto es la forma social actual y por ello analizará el sistema productivo capitalista de la sociedad burguesa afirmando que la prometida igualdad, libertad y racionalidad no se cumple en él. La sociedad capitalista se divide en clases sociales y señala que surgen contradicciones entre la burguesía, que tiene la propiedad privada de los medios de producción y el proletariado que sólo posee su fuerza de trabajo, su praxis, que tiene que vender para sobrevivir.

EL PROBLEMA DEL HOMBRE: ANTROPOLOGÍA

Para Marx, el hombre se realiza como tal en el trabajo, en la realización de la praxis, donde se construye a sí mismo y a la realidad. El trabajador se proyecta en el objeto producido y la realidad debería ser el fruto de la racionalidad y esfuerzo de esa praxis. Pero, en el sistema capitalista con el trabajo no se consigue realizar la praxis que supondría la creación de un mundo más humano y libre porque se da la alienación.
La alienación en el trabajo consiste en que el producto (realizado por el trabajador) y su valor no pertenece al obrero, pertenece y beneficia al capitalista ya que el salario no paga el trabajo realizado, porque entonces no habría beneficio capitalista. Con el salario se paga la fuerza de trabajo, la praxis del trabajador es considerada como un medio para conseguir un beneficio para el capitalista (la plusvalía) y no como lo que da valor al objeto. El trabajador produce mercancías por las que recibe un salario y se consigue una En el caso de que se preguntara el problema de la realidad, el alumno empezará por aquí también iniciando el examen con una frase tipo: Para Marx no hay diferencia entre la política y la Filosofía pues ambas deben servir para hacer la praxis revolucionaria y continuando ya con el tema.
plusvalía o beneficio para el aumento del capital. Así, el producto final se hace extraño al hombre. La Alienación se produce, pues, cuando el obrero ve que su capacidad de transformación del mundo, su praxis, no sirve para humanizar el mundo y hacer de él un lugar mejor sino para crear más capitalismo que le sigue oprimiendo. En el trabajo alienado el hombre vende su praxis para satisfacer necesidades animales (comer, beber, etc.) y no la utiliza para construir mediante él un mundo racional sino solamente para mantener la injusta realidad dada. Por ello, es necesario la superación del capitalismo y el final de la sociedad de clases.
Así, el proletariado es la negación de lo humano al tener que vender su praxis.
La única forma para poder emanciparse es hacer la revolución y superar con ello el capitalismo que impide desarrollarse como humano. El interés del proletariado es, por tanto, universal ya que si se libera él también libera a todos los seres humanos pues implica el final de la sociedad de clases. Para esta revolución, el proletariado deberá adquirir una conciencia de clase que le haga comprender que debe hacer la revolución para emanciparse. El objetivo final es el empleo de los medios de producción socializados para el libre desarrollo de cada individuo.

EL PROBLEMA DEL CONOCIMIENTO: EPISTEMOLOGÍA

Para Marx, el auténtico conocimiento es una actividad teórico-práctica. La realidad es producto de la relación transformadora del hombre en la naturaleza y sus modificaciones dependen de su actividad teórico-practica (entendimiento y sensibilidad activa), de su praxis. El conocimiento sigue un proceso dialéctico:
Requiere utilizar el entendimiento, actividad teórica, para transformar racionalmente la realidad en la mente y utilizar la sensibilidad activa, actividad práctica, que transforma empíricamente la realidad en algo racional de forma concreta. Éste proceso es la praxis. De esta forma, el criterio de verdad del conocimiento es la praxis:
Se podrá afirmar la verdad de lo pensado cuando el hombre lo haya realizado en el mundo. Toda teoría únicamente especulativa (abstracta) de la realidad es, según Marx, falsa.
Frente a esta praxis de la filosofía sin embargo se sitúa la Ideología. La Ideología es una falsa conciencia que justifica y mantiene la realidad sin buscar su transformación racional (praxis), al estudiarla como algo independiente del hombre. Presenta el interés de la clase dominante como interés general de toda la sociedad La ideología es, pues, un producto social que se impone sobre los individuos empujándoles a formarse falsas ideas sobre sí mismos y sobre el mundo. Una parte importante, aunque no única, de esa ideología la conforma la religión2.
Se produce, según Marx, una alienación religiosa pues el hombre pone en Dios, un ser inventado, aquello que él mismo podría llegar a ser buscando así consuelo para su vida y no cambiando el mundo. La religión es ideología porque es un consuelo que justifica y mantiene la irracionalidad de la realidad concreta, impidiendo tomar conciencia de su posible transformación, prometiendo la racionalidad en otro mundo ya realizado.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.