Habermas, libertad, validez, seriedad

Share Button

Los principios de justicia


Rawls está plenamente convencido De que, desde una posición original, todos los sujetos elegirían la siguiente Concepción general de la justicia.

Principio De justicia:


1.º

Principio De igual libertad de ciudadanía. Toda persona debe tener el mismo derecho al Más extenso sistema total de libertades básicas iguales compatible con un Sistema similar de libertad para todos.

2.º

Las desigualdades sociales y económicas deben estar ordenadas de tal forma que Ambas estén: a) Principio de diferencia. Dirigidas hacia el mayor beneficio de Los menos aventajados. B) Principio de equidad/igualdad. Vinculadas a cargos y Posiciones abiertos a todos bajo las condiciones que sean equitativas y hagan Posible una igualdad real de oportunidades.// Al enunciar sus reglas de Prioridad, Rawls deja claro que los principios de justicia no pueden nunca Restringir la libertad de los individuos. Entre las libertades básicas, Rawls Menciona:

-Libertad política

Derecho al voto, derecho de presentarse a cargos públicos, libertad de Expresión y de reuníón./ –

Libertad de Conciencia

Libertad de credo y pensamiento./

-Libertad individual y derecho a la propiedad

/ –

Libertad frente al arresto e incautación Arbitrarios


Justicia y libertad: las claves de la buena vida


Los bienes sociales primarios son Aquellos que se deben distribuir. Los principios de justicia nos orientan sobre Cómo hacerlo. No obstante, para que dichos principios se cumplan se hace Necesaria la intervención de un sistema político justo. Dicho sistema político Debe actuar siguiendo los dictados de los principios de justicia. La actuación De los gobiernos debe tener unos límites claros, los marcados por las Libertades básicas enunciadas por Rawls. Así, un Estado justo será aquel en el Que los principios de justicia se respeten, y guíen la práctica totalidad de Las decisiones, tanto institucionales como individuales que afecten a los Sujetos miembros de ese Estado.

La fuerza del diálogo: Jürgen Habermas


Habermas ha sido el pensador que Ha dirigido las críticas más importantes hacia la teoría de la justicia de Rawls. Para Habermas el gran problema que presenta la teoría de Rawls sobre la Justicia reside en que su posición original encierra un ideal irrealizable Políticamente en nuestras sociedades. Frente a esta imposibilidad, toda la Apuesta de Rawls quedaría reducida a un mero planteamiento utópico de difícil Realización práctica. Por ello, Habermas afirma que su teoría de la acción Comunicativa supone un modelo ético-político mucho más eficaz, ya que tiene Como fin incorporar el punto de vista moral de todos los interlocutores Sociales.

Teoría de la acción comunicativa y ética del discurso


El núcleo central de toda la Filosofía de Habermas es la denominada teoría de la acción comunicativa, que Sienta las bases de la ética del discurso. Para Habermas, el diálogo es el Elemento que permite comprender los intereses que mueven a los integrantes de Una sociedad. Este diálogo debe estar sujeto a unas normas muy concretas para Que se puedan obtener acuerdos. Estos acuerdos alcanzados a través del consenso Funcionarán como principios éticos universales.

Principios básicos del diálogo


-Libertad:

Nadie puede ser coaccionado para hablar o no hablar, o Ver condicionado su discurso./

-Seriedad

Intención de solucionar el problema tratado./

-Validez

El diálogo debe incluir a todos los afectados./ –

Simetría

Todos los interlocutores Tienen la misma importancia y sus puntos de vista son tenidos en cuenta por Igual.// Así, al respetar estos principios, los interlocutores se constituyen En una comunidad ideal de diálogo. De los diálogos establecidos pueden resultar Unas normas que alcanzarán el rango de intersubjetivas si se atienen a los Siguientes principios.

-Principio de Universalización:

Toda norma, para que sea considerada universal, ha de Contar con la aceptación libre, por parte de todos los afectados, de los Efectos que se deriven de su cumplimiento./

-Principio de la ética del discurso:

Solo pueden considerarse Válidas las normas que encuentren, o puedan encontrar, aceptación por parte de Todos los interlocutores del discurso.

Justicia y felicidad

Estas normas, intersubjetivas y Universales, no son eternas ni absolutas. Toda norma es susceptible de ser Revisada y mejorada para que ningún interlocutor de la comunidad ideal pueda Sentirse apartado o no reconocido. Es la principal diferencia de la posición de Habermas. De todo ello, se desprende que la justicia y la felicidad, como metas De la ética, son realizaciones prácticas de los individuos. Se consiguen a Través de la argumentación y la exposición de motivos a la hora de elegir unas Normas u otras. Estas, siempre sujetas a revisión crítica, necesitan de una Sociedad y de unas instituciones que promuevan los mecanismos necesarios para Conseguir una verdadera comunidad ideal de diálogo como base de una «vida Buena».

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.