Filósofos espiritualistas

Share Button

1.Metafísicas espiritualistas

Existen una serie de fenómenos que pueden Llevarnos a pensar que existe un tipo de realidad distinta a la realidad que Nos muestran nuestros sentidos. Pensemos en nosotros mismos haciendo Introspección, es decir, mirando nuestro propio interior y nuestro propio Estado de ánimo: ¿qué es lo que hay ahí dentro? Podemos llamar a eso que Experimentamos nuestras vivencias, nuestros sentimientos. A esas vivencias y a Esos sentimientos solo tengo acceso yo. Es cierto que, mientras yo estoy feliz O

melancólico, ciertos procesos ocurren en mi Cabeza con mis neuronas; es cierto, también, que alguien puede intentar -y Conseguir- manipular mis sentimientos y mis creencias internas; es cierto, También, que puedo consumir determinadas substancias o fármacos que modifiquen Esa vivencia interna mía; pero eso que yo siento, esa vivencia interna mía, es Solo mía y a ella solo tengo acceso yo. Eso que yo

siento puedo intentar transmitirlo Aproximadamente con palabras o con arte. De hecho, la comunicación entre seres Humanos es posible porque presuponemos que nuestras vivencias son similares; Pero esto es algo que no puede comprobarse, pues nadie puede “meterse dentro de Mi cabeza” para experimentar lo que yo estoy experimentando. Mi vivencia es Solo mía, solo yo tengo acceso a ella. Este hecho, por ejemplo, ha podido Llevar a pensar que “hay algo diferente” dentro de nosotros; algo diferente a La realidad objetiva y material exterior; algo radicalmente subjetivo que, tal Vez, sea inmaterial, espiritual.

Es difícil definir la postura espiritualista.
Pero podemos intentarlo: si piensas que la realidad exterior Que percibimos por nuestros sentidos es solo una apariencia, una ilusión producida Por nuestra particular y deficiente capacidad de experimentar el mundo;
Si Estás convencido de que, por debajo de las confusas y cambiantes apariencias, Existe una realidad auténtica que, a pesar de no poderse captar

por los sentidos, constituye el verdadero Soporte de la información que nos transmiten… Si estás convencido de que eres Algo más que un cuerpo y un cerebro. Si piensas que tus ideas, sentimientos y Creencias no se pueden identificar con estados neurofisiológicos de tu cerebro, Porque tú eres algo más que conexiones nerviosas y materia. Si piensas que lo Que verdaderamente eres, tu identidad como persona, es tu mente o tu alma y Que, además, esta es lo más valioso que tienes, aquello que garantizará tu Supervivencia más allá de tu cuerpo… Si crees que debe de haber algo más. Si Las explicaciones de la ciencia no te dejan del todo satisfecho porque Necesitas creer en la existencia de algo más que dé sentido a nuestras vidas y Al mundo. Si crees que existe un Dios o un principio que es la causa y la razón De todo lo que hay… Si compartes alguna de estas ideas, entonces puedes Considerarte espiritualista, ya que contemplas la existencia de una realidad Que no se puede identificar o reducir a la realidad física o material, ya sea La esencia inmaterial de las cosas, la mente o Dios. Entonces, ¿qué es eso del Espiritualismo? No es algo fácil de definir, pero lo podemos intentar. Bajo la Etiqueta de espiritualismo o metafísicas espiritualistas se agrupan teorías que Sostienen que, por debajo de la realidad material de la que tenemos Experiencia, existe una realidad espiritual que le da sentido. Ahora bien, ¿en Qué consiste esa realidad espiritual? Las diferentes maneras de responder a Esta pregunta nos llevan a hablar de diferentes planteamientos espiritualistas.


1.1.Planteamientos Espiritualistas

El Idealismo platónico:
Platón no solo defiende la existencia de una Realidad espiritual más allá de la material, sino que mantiene su primacía Respecto a esta. Este mundo en el que habitamos, imperfecto y cambiante, Imprevisible, es tan solo una sombra, un pálido reflejo del mundo ideal. La Primera realidad o mundo

de las ideas está formado por ideas eternas (ni nacen ni mueren), Inmutables (no cambian) y perfectas. Hay Ideas de todas las cosas (el cabello, El barro, …), Ideas morales (el Bien, la Justicia, …), estéticas (la Belleza), Matemáticas (Unidad, …), etc. Estas Ideas constituyen la auténtica realidad, el Ser, y son imperceptibles por los sentidos, pues solo puede captarlas el Entendimiento.

Las Ideas son “esencias”, es decir, aquello por lo que una cosa Particular es lo que es. Así, por ejemplo, la Idea de belleza es la Belleza en Sí, esto es, aquello por lo que las cosas bellas son bellas. Estas Ideas Existen separadas de las cosas particulares (no como, como hemos visto, ocurre En el pensamiento de Aristóteles, donde los “universales” existen únicamente en Las substancias). El objeto de la ciencia solo pueden ser las Ideas; por otro Lado, los gobernantes han de ser filósofos que se guíen, no por su ambición Política, sino por ideales (las Ideas) transcendentes y absolutos. Entre las Ideas y las cosas hay una relación de participación o imitación: las personas y Las acciones que consideramos justas, por ejemplo, lo son porque participan de La Idea perfecta de Justicia. La teoría implica, pues, una duplicación del Mundo: por un lado, el mundo visible de las cosas particulares; por otro, el Mundo inteligible de las Ideas. Esta duplicidad es alegorizadabellamente en el Famoso “mito de la caverna” (República, VII): el mundo irreal de las sombras, El mundo real de la luz solar.


Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *