Existencia de Dios duda metódica

Share Button
El tema anteriormente expuesto adquiere su justificación en la Filosofía cartesiana como condición para
acceder a la verdad en cualquier rama del saber.
Una vez demostrado , en la2a parte, que el método funciona en las matemáticas, Descartes lo aplica a la
filosofía. Esto lo hace en la cuarta parte del Discurso, donde Descartes aplica el método para llegar a
fundamentar los principios de la metafísica:el alma y Dios, y con ello a garantizar la verdad sobre mi
conocimiento del mundo y del mundo mismo.
En la 4a parte Descartes comienza aplicando las reglas del método, esto le lleva a comenzar con la primera
regla, dudar de todo aquello que no aparezca de manera clara y distinta a mi razón, por lo que comienza
con la duda como método para llegar a la verdad. La duda es metódica pero no escéptica, es hiperbólica,
artificiosa. La duda afecta solo a lo teórico pero no a la practica (moral).
Comienza dudando de todo aquello que me muestran mis sentidos
Hay cinco razones por las que dudamos:
1.- Las falacias de los sentidos. Los sentidos a veces nos engañan, y esto nos lleva a dudar de lo que
conocemos por ellos.
2.- No se puede distinguir entre estar despierto y estar dormido. Cuando estamos soñando, todo nos
parece real. Esto nos lleve a dudar de que exista la realidad.
3.-Hipótesis de un Dios engañador, que nos ha creado de forma que estamos siempre equivocados. Esto
nos lleva a dudar de todos los conocimientos.
4.-Hipótesis del “genio maligno”. Como Dios es bueno, no nos va a engañar, por lo que no hay un Genio
Maligno que nos engañe.
5.-Hipótesis de la locura: Descartes se pregunta ¿Podemos fiarnos de que estamos usando la razón
correctamente?
A través de la duda como método, llega al descubrimiento de una verdad indubitable: “cogito ergo sum”
(sustancia pensante, razón, alma, cuyo atributo fundamental es el pensamiento), que aparece como
primera verdad clara y distinta (aquí vemos la primera regla del método, la evidencia). La sustancia
pensante es el primer principio en el orden de existencia o de realidad, la sustancia infinita o Dios. La
actividad del pensamiento recae sobre las ideas, que por su forma no se diferencian pero sí por su
contenido. Según su contenido, hay tres clases de ideas:
• Ideas adventicias: vienen de fuera, ej: un árbol, a través de los sentidos,
• Ideas facticias: las inventa la mente combinando ideas anteriores. Ej: una sirena,
• Ideas innatas: ideas que tenemos al nacer, ej: Idea de infinito, el alma. No proceden de los
sentidos.
Pasamos del solipsismo del yo a la idea de infinito, como una idea innata del yo. La idea de
infinito es la idea de Dios. Dios es la sustancia infinita, cuyo atributo es la infinitud, la
perfección. Descartes continua con sus deducciones y demuestra que Dios existe a través de tres
argumentos racionales, dos argumentos casuales y el argumento ontológico.
-Dios como causa de mi idea innata de perfección: Yo no soy perfecto, no poseo esas
perfecciones, entonces yo no he podido ponerlas en mi , puesto que yo dudo y no soy perfecto, soy
imperfecto y finito, entonces ha debido ponerlas en mi una realidad a la que le correspondan todas
esas perfecciones, onmipotencia, onmisciencia, eternidad, y como lo perfecto no puede provenir
de la nata, Dios existe.
-Dios causa del yo: como somos imperfectos, tiene que haber alguien perfecto que nos haya
creado, luego Dios existe.
-Argumento ontológico: Si Dios es perfecto, tiene que tener todas las características de un ser
perfecto, y una de esas características es existir. Por tanto, Dios existe. Al demostrarse la idea de
Dios,que es perfecto , bueno y veraz, queda rechazada la hipótesis del Genio Maligno. Dios es la
causa del yo y del mundo y garantiza la veracidad del criterio de verdad (claridad y distinción de
la razón),resolviendo así la posible duda sobre la indistinción sueño/vigilia, quedando garantizada
la claridad y distinción de la realidad y de las matemáticas.
Mundo: Sustancia extensa.
Demostrada la existencia de Dios, como éste es bueno y veraz no podrá permitir que el hombre viva en un
error, porque si no Dios no seria bueno y por lo tanto no sería perfecto. Entonces Dios va a ser la garantía
de verdad de que el mundo físico existe. Las sustancias extensas existen con sus dimensiones y sus
movimientos, formas, tamaños… Y las ideas adventicias sobre ellas también. Descartes distingue entre las
cualidades primarias y las secundarias en los cuerpos. Las primarias son las que se pueden cuantificar
matemáticamente, son objetivas y Dios garantiza su veracidad, como hemos señalado anteriormente.
Reduce la realidad física a las matemáticas, pasando todo la naturaleza por el tamiz de la geometría. Por
tanto, la tercera y última sustancia, el Mundo,
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.