Duplicidad vida y muerte

Share Button

Los sentidos y el cuerpo


Frente a la tradición filosófica anterior, para Nietzsche la apariencia que aportan nuestros sentidos no es la manifestación degradada de una cosa en sí. Es, más bien, la única realidad existente. Y es que no existe una base inmutable y pura del que surja el tiempo en devenir y el cambio de las cosas. No hay oposición entre apariencia y realidad; la apariencia es la realidad que se opone a una transformación en el mundo ilusorio. Este mundo de los sentidos es el mundo de la voluntad de poder frente al mundo de la lógica.//Los datos de nuestra sensibilidad muestran la multiplicidad de lo real, la imposibilidad de algo fijo, la realidad en un perpetuo devenir (tiempo del eterno retorno). Nacen los conceptos y la falsa oposición platónica entre apariencia y realidad, entre mundo sensible y mundo de las ideas.//Nietzsche es el filósofo que más lejos a llevado la reivindicación de la vida y la corporeidad, del ámbito en donde se dan la muerte, el cambio, la vejez, así como la procreación y el crecimiento, y por lo tanto la superación del platonismo. Nietzsche explica la aparición del platonismo mostrando que dicha actitud es interesada y consecuencia de la no aceptación de la realidad en todo su crudeza, la realidad como lugar en el que se da la vida, pero también la muerte y el caos; la cultura occidental se inventa un mundo celestial para encontrar el consuelo ante lo terrible del único mundo existente, el corporal. El nuevo hombre (superhombre) confía en sus sentidos como la herramienta que despliega su vida, se atreve a vivir en lo corpóreo (la conciencia del estado mineral).

Los conceptos supremos y el concepto Dios

Todo concepto hace regencia a algo común entre realidades distintas. Los hombres han olvidado el verdadero origen de los conceptos -la metáfora y la intuición- y los toman como verdaderos, como exactas representaciones de la realidad. Se ha olvidado que todo concepto «falsea» la realidad y tanto más es su mentira como cuanto más abstracto, cuanto más universal, cuanto más supremo es. Y ese olvido, dice Nietzsche, ha hecho posible la metafísica tradicional, ha posibilitado que yo, mundo y Dios y sus carácterísticas ideales; único, verdadero, existente, incondicionado (causa sui), bueno, perfecto, se muestre como ente realísimo.//Después de todo este análisis, no extraña nada oír a Nietzsche decir: Yo soy el primero que ha descubierto la verdad, debido a que ha sido el primero en sentir -en oler- la mentira como pensamiento. //Nietzsche propone un carácter metafórico de los conceptos, diferenciando entre pensamiento y el mundo. Los filósofos fundamentan la realidad en los conceptos más abstractos, en los más vacíos, que culminan en el concepto mental más supremo, en la idea de Dios. De esta manera la metafísica presenta un mundo al revés: hace depender toda la realidad del concepto más falso. La solución a todo este error pasa por la muerte de Dios.

Lo más santo y lo más poderoso que el mundo poseía hasta ahora, se ha desangrado bajo nuestros cuchillos. Es la muerte del máximo ideal -el Ser Supremo-. La muerte del creador de los valores, de la máxima autoridad moral que impone la norma. La negación de los conceptos supremos termina por alejar al hombre de la racionalidad apolínea y retornar al espíritu del hombre griego, la sensación de lo dionisíaco.

El arte trágico y lo dionisíaco

La primera obra de Nietzsche El origen de la tragedia, contiene el núcleo de su filosofía: el reconocimiento de la vida como valor fundamental y la convicción de que la cultura occidental ha rechazado la vida o le ha tenido miedo.//Nietzsche afirma que la tragedia clásica griega nos muestra los dos principios que componen la realidad del hombre; el espíritu dionisíaco (del Dios Dionisio), que contiene los valores de la vida y el espíritu apolíneo, que contiene los valores de la razón. En la tragedia griega, el Dios Dionisio representa los valores de la vida. Dionisio es la divinidad del vino, de la fecundidad; es la imagen de la fuerza instintiva y pasional, de la corriente vital efervescente. El hombre dionisíaco vive en plena armónía con la naturaleza.//Aparece por contraposición el espíritu apolíneo; en la tragedia griega, el Dios Apolo representa los valores de la razón. Apolo es la divinidad de la luz, de la proporción y la justa medida, del equilibrio y la serenidad, encontramos su espíritu en la belleza armónica. El hombre apolíneo quiere dormir y enmascarar la realidad, ya que en el predomina la razón.//Nietzsche considera que la Grecia presocrática no ha olvidado a ninguno de los dioses. Así, el arte de la tragedia clásica griega manifiesta lo más profundo de la existencia humana: muestra y mantiene la oposición inconciliable entre los dos órdenes de valores -los de la vida y los de la razón-, el arte trágico es una valiente y sublime aceptación de la vida, un sí a la vida a pesar del dolor que esta comporta.//El pensamiento de Nietzsche se convierte en el gran defensor de la actitud dionisíaca de aceptación de la vida tal como es, con el dolor y la muerte que comporta. Fue el gran crítico de la actitud de renuncia a la vida, de huida ante la vida; consideraba que esta actitud fue iniciada por Sócrates y asumida por el pensamiento cristiano. En la realidad no es la renuncia ni el ascetismo, sino el arte, un arte que afirme la vida en plenitud. La tragedia presocrática y ahora la música de Wagner representan con precisión el sí de la vida del espíritu dionisíaco.//En otros pasajes del pensamiento nietzschiano se describen tres transformaciones o metamorfosis que debe realizar todo hombre. La génesis del nuevo hombre pasa por tres formas: el momento en que toma forma del camello, el momento del león y finalmente, el momento en que el hombre se trasforma en niño. El niño representa la existencia como aventura y juego; es el natural y sincero decir si a la vida.

RESUMEN 1

El fragmento que voy a resumir pertenece a la obra “el crepúsculo de los ídolos” de Nietzsche. Su naturaleza critica ya que se dedica a cuestionar la filosofía apolínea que ha imperado en Occidente. Nietzsche hace una denuncia a la forma de estos de comprender la realidad, ya que estos no confían en el cambio ni en la información que les aportan los sentidos. Concluyendo con una crítica a la afirmación de que ser filósofo es concebir la vida como estática y entender los acontecimientos de forma aislada sin dar validez al cuerpo ni los sentidos.

RESUMEN2

Nietzsche cuestiona el orden de validez que otorgan estos a Dios y a los sentidos, que para él es incorrecto. Concluye que para estos Dios tiene que ser causa de sí mismo y que los valores supremos son las carácterísticas de lo divino, y que la población de Occidente está pagando las consecuencias de concebir a Dios como realidad.

 RESUMEN3

En este Nietzsche resume su crítica a los filósofos apolíneos en cuatro tesis: en la primera y la segunda crítica la contraposición de que solo existe el mundo de las ideas, argumentando que el que existe es el material, ya que se capta por los sentidos. En la tercera Nietzsche considera que creer en religiones de otro mundo es absurdo, ya que prometen algo falso (una vida mejor que esta). En la última argumenta que es un error dividir el mundo entre sensible y material y propone la figura de superhombre como artista dionisíaco que vive en el mundo terrenal de forma plena.

La repercusión del pensamiento de Nietzsche es notable en todos los ámbitos culturales. El Nihilismo es clave fundamental en el existencialismo de Heidegger o Sartre. La vida como punto de partida de la reflexión resulta esencial en el historicismo de Dilthey, en vitalistas como Bergson y Ortega. Por otro lado, su critica se considera fundamental en otros grandes pensadores del s. Xx, como laa escuela de Francfort, y su método genealógico en el terreno de la filosofía del lenguaje.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.