Crítica de Nietzsche a la idea de verdad

Share Button

CRÍTICA A LA METAFÍSICA OCCIDENTAL


Para Nietzsche, la filosofía occidental se asienta en la idea o creencia establecida por Platón, reafirmada posteriormente por el cristianismo, de la existencia de dos mundos o realidades: el mundo sensible (realidad aparente) y el mundo de las ideas (auténtica realidad). Tal escisión metafísica ha conducido a un desprecio de la vida de este mundo y de sus valores. Para Nietzsche esta escisión es falsa, ya que, para él, solo existe este mundo sensible, en el que vivimos. La metafísica occidental conduce al Nihilismo, pues dirige la existencia humana al objetivo de un más allá, que no existe, que una nada. / La ficción de la metafísica se apoya en el lenguaje y, para Nietzsche, el lenguaje nace como medio de comunicación. Pero si no se utiliza  para comunicar vivencias únicas e individuales sino para una pluralidad de cosas o realidades, entonces hacen surgir el concepto. El concepto es un símbolo, no es la realidad. Nace como instrumento contra el devenir, la pluralidad, el cambio. No se le puede dar un valor absoluto. Nietzsche denuncia este encantamiento que ejerce el lenguaje mediante las palabras. Para Nietzsche el peor de todos es el concepto de “ser”, que considera que es lo más vacío y abstracto que el hombre ha podido imaginar y, por ello, equivale a la pura nada.

PROPUESTA: VITALISMO

Para Nietzsche la única realidad que existe es la de este mundo sensible, que es la manifestación de la voluntad de poder (de desarrollo, expansiva) y no de la voluntad de existir (conservadora y reactiva). Afirma que hay que aceptar el testimonio de los sentidos. La vida es una manifestación de la voluntad de poder. Su pretensión es afirmarse e imponerse, para lograr la satisfacción de sus impulsos e instintos. Nietzsche distingue dos tipos de fuerzas: una fuerza activa que es la vida ascendente que surge y desea aparecer, y una fuerza reactiva que es la vida decadente que desea desaparecer, que no es más que la nada.


CRÍTICA A LA TEORÍA DEL CONOCIMIENTO Y A LA CIENCIA


Para Nietzsche la realidad es puro devenir y no es posible su conceptualización. Por tanto, la teoría del conocimiento y de la ciencia occidental es falsa. Por tanto, no existe la verdad en sí, no existen verdades objetivas. El conocimiento no describe la realidad. Cada realidad es distinta y cambiante y no se puede explicar por conceptos porque el concepto mata la diferencia. // La ciencia pretende establecer leyes, alcanzar una explicación única y verdadera de la realidad y cuantificar esta realidad olvidando los aspectos cualitativos de las cosas. Se presenta como el único conocimiento verdadero y sustituye a la religión como fuente de creencias a partir de la Ilustración, convirtiéndose en un nuevo Dios para el hombre.

PROPUESTA: EL PERSPECTIVISMO

Frente a la pretensión de verdad única de la ciencia, Nietzsche propone el perspetivismo. Considera que no existen verdades objetivas. Una verdad es “verdadera” por su valor práctico: es verdad lo que aumenta el poder, lo que sirve a la vida. La realidad no puede ser entendida de un modo estático y conceptual. Para ello, cada perspectiva, si quiere expresar mejor la realidad que tiene ante sí, se expresa mejor utilizando un lenguaje metafórico, donde la metáfora permite diversidad de interpretaciones. // En conclusión, esta negación del concepto y de la verdad hacen que Nietzsche valore la metáfora, el poner arte por encima de la ciencia, poner al hombre intuitivo, el artista por encima del hombre racional, científico, que busca la racionalidad.


CRÍTICA A LA MORAL


Para Nietzsche el principal error de la moral occidental es su antinaturalidad, ir contra la vida. La moral platónico-cristiana ha propuesto siempre la restricción de todos los instintos vitales, minusvalorando el cuerpo y las pasiones. Establece normas, que van contra los instintos vitales, y promete un premio en un mundo espiritual que no existe. // Es una moral en la que han triunfado los valores del Dios Apolo y han sido derrotados los valores del Dios Dionisos. // Este tipo de moral antinatural se concreta en lo que Nietzsche llama la “moral de los esclavos”: es la moral de los débiles que, no pudieron realizar los valores de la vida, elevan a la categoría de “buenos” valores como la resignación, la obediencia, el control de los instintos, el sufrimiento, la paciencia, la compasión, la enfermedad, etc. Y considera “malos” todos los valores por los que se guía el hombre vitalista, como el disfrute de la vida, la salud, la realización de los instintos, la libertad, la impaciencia, el egoísmo, etc.

PROPUESTA: LA MORAL DE LOS SEÑORES

Nietzsche propone la “moral de los señores”: la moral de los fuertes, de los que pueden realizar los valores de la vida y no se someten a ninguna voluntad que no sea la suya propia. Esta era la moral dionisíaca y es a la que ha de volver el superhombre, realizando una nueva transmutación de los valores de modo que lo que era bueno, vuelva a ser bueno. // Para Nietzsche, debe producirse una nueva transmutación de los valores. Con “la muerte de Dios” y con la muerte de los nuevos dioses como el Estado(Dios del socialismo), debe volver a prevalecer la moral de los fuertes (moral de la vida).


CRÍTICA A LA CONCEPCIÓN DEL SER HUMANO


La filosofía pccidental había entendido al ser humano como un animal racional.La racionalidad había sido considerada la carácterística más significativa del ser humano. A la razón se opónían los instintos y pasiones, que debían ser controlados para una mejor realización del modelo ideal de ser humano. Nietzsche considera que la razón humana está al servicio de los instintos y que esa pretendida racionalidad no es tal. Lo que nos gobierna es el instinto, la voluntad de poder, el deseo de afirmarse e imponerse. Para Nietzsche la única “ley” de conducta es el “instinto vital” y la satisfacción de todas nuestras pulsiones, a cuya finalidad está subordinada la razón.

PROPUESTA: LA IDEA DEL SUPERHOMBRE

El ser humano es una manifestación de la vida y de la voluntad de poder. Su ideal ha de ser llegar al “superhombre”, que es aquella situación del hombre en la que se libera de las viejas creencias y la única ley es su propia voluntad. Es el ser humano postcristiano, que no cree en nada que esté por encima de él, que no obedece a ninguna moral, ni se encuentra subordinado tampoco a ningún Estado. Tal estado del ser humano es espiritual y no racial. El camino hacia el superhombre pasa, según Nietzsche, por tres estados: -El del camello, que es la situación del hombre cansado de soportar la carga de la vieja moral obediente a sus mandatos, soportando la carga sin rebelarse. -El del león, que es la situación del hombre cansado de soportar la carga de la vieja moral, que se rebela contra su amo y comienza a imponer su propia voluntad. -El del niño, que es la situación del hombre liberado de todas las cargas, creador de sus propios valores y que sólo busca la afirmación de sí mismo. A partir de este momento comienza el superhombre.


CRÍTICA A LA RELIGIÓN


Nietzsche piensa que el cristianismo supuso una inversión de los valores paganos de la civilización griega y romana, y trajo consigo: a)una desvalorización del mundo terreno, por el aprecio del más allá. B)El extravío de los instintos más fuertes. C)El ensalzamiento de los valores mezquinos como la obediencia, el sacrificio y la humanidad, propios del rebaño. D)El concepto de pecado, que aniquila la vida y sus impulsos, pervirtiendo de raíz, haciéndola desgraciada y retraída. // Para Nietzsche, lo más significativo de la Ilustración es que ha demostrado que “Dios ha muerto”. Este proceso se inició en el Renacimiento con la afirmación del hombre frente a Dios y Finaliza con Kant, que certifica que no puede demostrarse la existencia de Dios. Siendo esto así, la creencia de la cultura occidental en Dios se ha desvanecido. // Por tanto, hasido nuestra propia tradición cultural occidental la que ha matado a Dios y la que posteriormente ha tratado de crear otros dioses como el estado, la creencia en el progreso o en la ciencia, para sustituir al “viejo Dios”.

PROPUESTA: EL ATEÍSMO Y LA CREENCIA EN EL “ETERNO RETORNO”

Para Nietzsche la muerte de Dios significa también el amanecer de la tierra. El Nihilismo tiene dos caras: -Una cara negativa, porque los valores se devalúan, falta el fin, la meta. -Una carga positiva, la creación a partir de la destrucción de los valores de una nueva civilización. // La creencia del superhombre ha de ser en un “eterno retorno de lo idéntico”, que supone que todo volverá a suceder tal y como ha sucedido. // Esta teoría del “eterno retorno” pretende subrayar la inmanencia frente a la transparencia, y cambiar la noción lineal del tiempo que incorpora el cristianismo, rescatando así la vieja noción circular del tiempo propuesta por Heráclito y los estoicos. Es una creencia que trata de hacer eterno a tiempo y que tiene una consecuencia práctica: hemos de vivir una vida que deseemos vivir una y mil veces. Para ello hemos de proponernos hacer aquello que realmente queramos, pues es lo que vamos a hacer por toda la eternidad.

CRÍTICA AL ESTADO, AL SOCIALISMO Y A LA DEMOCRACIA


El Estado para Nietzsche es como una nueva imposición de la tradición intelectual occidental. Es una creación para organizar la vida de los seres humanos y someterla a normas que ahogan la libertad de los individuos más “fuertes” y “superiores” que ven así limitado su poder por los “débiles” e “inferiores”. Estos últimos quieren el Estado para doblegar a los espíritus libres y lograr así protección y seguridad frente a éstos. // El socialismo es para Nietzsche la nueva ideología que sustituye al cristianismo, pero es similar. El socialismo predica la igualdad y mata así la diferencia propia de la vida. Ataca la libertad y se le antepone a la igualdad, prometiendo una sociedad igualitaria que es el fin de todo progreso. // La democracia es para Nietzsche el gobierno del rebaño, de los débiles, que se agrupan para contrarrestar y doblegar a los “espíritus libres” pretendiendo la igualdad de todos.

PROPUESTA: UNA SOCIEDAD SIN ESTADO

Nietzsche reduce todo a una propuesta: la destrucción del Estado. Esta es la “gran política” que debe hacer el superhombre. En este sentido su pensamiento político coincidiría más con el anarquismo, aunque con un anarquismo peculiar, no socialista, para que el que todo debe dejarse a la libre expansión de las fuerzas vitales.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.