Comparacion libertad mill

Share Button
3. El objeto de estudio no es el libre albedrío, sino la libertad social o civil, es decir, la naturaleza y los límites del poder que puede ejercer legítimamente la sociedad sobre el individuo.
Mill denuncia uno de los peligros de la sociedad democrática : La opinión pública y la tiranía de la mayoría. Las relaciones sociales deberían regirse por un sencillo principio que justifique la intervención de la sociedad en la propia libertad: la autoprotección y evitar que se perjudique a los altres.Cadascú es soberano de sí mismo siempre y cuando no afecte la integridad de los otros. Si no es así el Estado puede interferir en la libertad para defender a los ciudadanos, en los demás casos la de promover y defensar.Mill centra su interés en tres tipos de libertad:
Libertad de conciencia: de pensar y sentir (Libertad interna). Esta libertad está relacionada con la libertad de expresión. Libertad de acción sin impedimentos, teniendo en cuenta las consecuencias de nuestras acciones siempre que no perjudicamos a los demás. (Libertad negativa). Libertad de asociación sin manipulaciones y enganys.Aquests dos últimos tipos de libertad han de comprender como libertad externa.

II. Libertad de pensamiento y discusión

Mill está en contra de la coacción del gobierno o del pueblo (opinión pública) sobre el pensamiento y la expresión de este pensament.No se debe impedir la expresión de una opinión (tolerancia) siempre y cuando no sea perjudicial llevarla a la práctica. Y para saber si es perjudicial o no debe discutirse antes. El deber del gobierno y de los individuos es formar opiniones lo más verdaderas posibles sin imponerlas a menos que se esté completamente seguro de que son ciertas. Ahora bien, Mill señala que las opiniones no se pueden imponer sin discutirlas antes. Para el bienestar intelectual de la humanidad es necesaria la libertad de opinión y la libertad de expresarla, por 4 motivos señala Mill: Una opinión aunque sea reducida al silencio puede ser vertadera.Encara que una opinión esté equivocada puede tener una parte de veritat.Encara que una opinión fuera toda verdad, a menos que sea discutida puede ser considerada falsa debido a los prejuicios de la societat.Una opinión si no se expresa se puede debilitar y perdre.Mill acepta la libertad de opinión y de expresión de todas aquellas opiniones que sea posible discutir, pero no de aquellas que no admiten ningún tipo de crítica o discusión posible. No se puede ser tolerante con los intolerantes.

III. De la individualidad como uno de los elementos del bienestar

La libertad debe limitarse cuando puede ser un perjuicio para otro. Pero en otros casos se ha de afirmar la individualidad como un bien para la diversidad de opiniones en todo lo que no concierna a altres.No sólo es importante lo que los hombres hacen sino la clase de hombres que lo hacen . Se promoverá la individualidad en el pensamiento y en la expresión de opiniones. La naturaleza humana no es una máquina y está siempre amenazada por el peligro de la falta de impulsos y preferencias personals.Mill reclama la necesidad de originalidad ante el despotismo de la costumbre. Por este motivo, se debe mejorar la política, la moral y la educación, para hacer posible que crezca la individualidad (no implica egoísmo, sino tener ideas propias). Es bueno para la sociedad y su progreso que no todo el mundo piense lo mateix.Resumint: lo que defiende Mill es que cada uno piense y se exprese libremente sin ningún tipo de impedimento, siempre y cuando su pensamiento y acciones no perjudiquen a los otros. Por ejemplo en el caso de un individuo que se droga, lo que se puede hacer es advertirle de los peligros que implica su consumo, pero no se puede prohibir legalmente que lo haga si es lo que él desEl primero, que llama » principio de la libertad individual «, identifica un ámbito extenso de acciones en que el individuo» tiene todo el derecho «de hacer lo que quiere (o lo que no quiere-que vendría a ser lo mismo) y en que la sociedad» no tiene derecho «a limitarlo. Así, por ejemplo, la sociedad no tiene derecho a prohibir el consumo de alcohol para uso privado. El segundo, que se podría llamar el«Principio de las circunstancias específicas del caso», determina, dentro de las circunstancias en que la sociedad tiene derecho a coaccionar, campos específicos de actividad donde es mejor no actuar porque se logra mejor la finalidad propia de este tipo de actividad dejando hacer libremente los individuos, más que mandándolos. Este sería, por ejemplo, el campo de la economía: el Estado podría actuar, y quizás en algún caso lo hará, pero si no lo hace las cosas van mejor.
EL PRINCIPIO DE LA LIBERTAD INDIVIDUAL hace referencia a las acciones que no tienen repercusiones nocivas sobre los demás: sobre este tipo de acciones, la libertad de los individuos debe ser absoluta. Como dice en las primeras páginas de On Liberty: «coaccionar a un individuo para su propio bien, físico o moral, no proporciona una justificación suficiente (…) Puede haber razones para hacerle reproches, razonar en ella, persuadir- lo o suplicarle, pero no para coaccionar, ni para hacerle daño «. La única razón legítima que puede tener una comunidad para usar la fuerza contra alguno de sus miembros es impedir que haga daño a otros individuos, pero en este caso, el problema pertenece al ámbito jurídico. La libertad individual permite aumentar la felicidad de los individuos, hace posible experimentar tipo de vida más placenteras y evita que la opinión pública y / o el Estado interfieran en la vida privada de los individuos. El principio de libertad individual, pero, sólo es válido para las sociedades que Mill denomina «civilizadas», es decir, las que toman como criterio la libre discusión como medio de mejora. No se aplicaría, pues, los estadios de la sociedad en que la libre discusión sólo inflama las pasiones y lleva al desorden oa la guerra civil.
EL PRINCIPIO DE LA LIBERTAD EN LAS CIRCUNSTANCIAS ESPECÍFICAS DEL CASO se refiere a la jurisdicción de la sociedad, que tiene derecho a intervenir y sancionar cuando las cosas no funcionan. Con un ejemplo quedará, quizá, más claro: la forma como los padres educan o alimentan los hijos es cosa suya, pero, llegado a un cierto extremo, no constituye un problema particular de los padres, sino que el Estado puede intervenir, cuando se va más allá de la libertad individual y se entra en la jurisdicción de la sociedad. Es lo que Mill denomina «the particular expediencies of the case». Por eso, por ejemplo, no atenta a la libertad que los gobiernos establezcan un control sanitario sobre los alimentos. Esta distinción es particularmente pertinente hoy, en el debate entre liberalismo y neoliberalismo. Para Mill, el comercio es una actividad social. Por lo tanto, desde el punto de vista de los principios, pertenece al ámbito que puede ser regulado. Si la actividad comercial, como regla general, debe ser «libre», esto no significa que sea un derecho natural, sino que depende de las circunstancias específicas. En el contexto de un Estado mínimo, que garantexi efectivamente el acceso de todos al mercado en igualdad de condiciones, el Estado no debe intervenir en la actividad económica. En determinadas circunstancias, sin embargo, el Estado puede intervenir en economía para preservar el libre juego de la competencia y los derechos de los consumidores: el Estado tiene el deber de hacer todo lo que es susceptible de aumentar la felicidad general. / / /

Hay que distinguir entre lo que deseamos, ya que nos hace felices, de lo que deseamos para poder llegar a ser felices. Las virtudes deben ser consideradas como parte de lo que llamamos felicidad, son el camino hacia la Felicidad, ya que podemos llegar a un mayor nivel de la comprensión de la Felicidad a través del conocimiento y la experiencia.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.