Como se clasifican los juicios en filosofia

Share Button

KANT

 El pensamiento de Kant surge ante la necesidad de establecer los límites de la razón y explicar la formación de las ciencias experimentales sin recurrir al escepticis mo ni al dogmatismo. Para ello se plantea tres preguntas: qué puede conocer el hombre, qué puede hacer y qué le cabe esperar, las cuales desarrolla en la crítica de LA RAZÓN PURA, la crítica de la razón práctica y la crítica del juicio.
En LA CRÍTICA DE LA RAZÓN PURA se plan tea cuáles son los principios  para conocer la naturaleza y sus límites, y analizar sus fuentes de conocimiento de forma crítica; pone en duda la posibilidad del conocimien to de la metafísica porque aplica ideas a reali
dades de las que no tenemos experiencia. En la me tafísica se dan dos problemas que la ciencia experimental no tiene: su falta de progreso y el hecho de que sus afirmaciones no crean acuerdo en la comunidad científica..Por ello, para saber si es posible la metafísica como ciencia, establece las condiciones que permiten el conocimiento científico: condiciones empíricas (del sujeto individual) y condiciones aprióricas (del sujeto trascendental)
. Así, analiza las dos teorías que explicaban el conocimiento en su época: racionalismo y empirismo, y concluye que el conocimiento tiene su origen en la experiencia(tesis empirista), pero no todo procede de la experiencia, sino que el entendimiento tiene conceptos (tesis racionalista) que permiten el conocimien to, pero solo de aquello que se da dentro de la experien cia. Por ello comienza explicando porqué la física y la matemática son ciencia, y dado que todo conocimiento se realiza a través de juicios,
Kant formula los suyos y los divide en:

Juicios analíticos

Son aquellos en los que el predicado esta contenido en el sujeto, no extensivos, universales y necesarios.
-Juicios sintéticos, el predicado no está incluido en el sujeto, son extensivos, amplian nuestros conocimiento, se dividen en:


J. Sintéticos a posteriori

El predicado añade información del sujeto a partir de la experiencia.


J.S a priori

Amplían el conocimi ento de la realidad y son universales y necesar ios. Estos últimos configuran las bases de las ciencias experimenta les. La crítica de la razón pura analiza las condiciones de


posibilidad de los juicios sintéticos a priori en las matemáticas, la física y la metafísica, unidas a las tres facultades cognoscitivas de la mente humana: sensibilidad, entendimiento y razón, que permiten la realización de tales juicios.Kant divide la crítica de la razón pura en dos grandes secciones LA DOCTRINA TRASCENDENTAL DE LOS ELEMENTOS , dividida en La estética trascendental y la Lógica trasecendental, que tiene dos partes: la Analítica trascendental y la Dialéctica trascen; y la Doctrina trascendental del método. 
-La esté tica trascendental es la parte de la crítica de la razón pu ra que estudia la sensibilidad, facultad que nos permite percibir los estímulos externos, la cual ordena los estímu los externos a través de las formas a priori de la sensibili dad: el espacio y el tiempo. El espacio es la condición de posibilidad de las sensaciones externas y el tiempo la condición de las externas e internas. Por ello, al estar basadas en condiciones a priori, las verdades de las matemáticas son válidas universalmente.  La lógica tras cendental contiene las reglas del pensamiento apriori de un objeto, se ocupa de las leyes del entendimi ento y la razón.
-La analítica trascendental,  trata la segunda  condición del conocimiento, el entendimiento, facultad que asimila lo percibido y lo unifica por medio de conceptos, en los juicios. Los conceptos  pueden ser empíricos, proceden de la experiencia, o aprioricos, también llamados categorías. Dichas categorías coinciden con la ordenación clásica de los distintos juicios en función de su estructura lógica (deducción trascendental de las categorías .Uniendo los datos de la sensibilidad y su estructuramiento  a partir de los elementos a priori sale lo que Kant llama el fenómeno, el único objeto posible de conocimiento.Lo que son las cosas en sí mismas no condicionado por las estructuras aprioricas es lo que llama el noúmeno, que no podemos conocer puesto que nadie puede salir de las estructuras de su cabeza. Con ellos kant establece que la posibilidad de conocer no está en el objeto externo al sujeto, sino en el sujeto mismo, el sujeto concocente que estructura la realidad desde su mente. A este cambio de perspectiva en la interpretación del cono cimiento es a lo que Kant llama giro copernicano de su filosofía.



La última parte de la crítica de la razón pura es la dialéctica trascendental   que analiza la última condición de conocimiento, la razón, facultad que busca organizar los conocimientos del entendimiento para comprender la realidad. Las formas a priori de la razón son las ideas, que reflejan la determinación última de las impresiones:
el mundo (totalidad de impresiones externas),el Yo (totalidad de impresiones internas), y Dios (origen de la realidad y unión de todas las impresiones en la perfección absoluta). De la búsqueda de conocer estas ideas se encarga la metafísica, que prescinde de todo contenido empírico y se queda con estas ideas, vacías de contenido. Sólo son ideas reguladoras de la razón, por ello la metafísica no avanza: gira vacía de contenido en torno a sus propias ideas, y da lugar a antinomias, paralogismos y errores. Con ello demuestra que la metafísica hasta el momento no había sido ciencia. Sin embargo se la puede considerar ciencia de la razón, de sus límites y posibilidades (explicado a través de la metáfora de la isla), por medio de la crítica.

En resumen, Kant establece, a través de la Crítica de la Razón Pura, los objetos de conocimiento y límites de la razón teórica, y pasa a determinar los fundamentos de la acción moral (ética)  por medio de la razón práctica en la Crítica de la Razón Práctica.

La ética que desarrolla dicho libro pretende responder a la pregunta de qué debe hacer el hombre, no cómo ha de comportarse, y se caracteriza por que: es autónoma (no procede de la creencia religiosa ni de la política); pretende ser estrictamente  universal y universalizable (es una ética para el hombre); es formal (se opone a lo material); no define ni el bien ni da mandatos o normas (cada hombre tiene que buscarse su propio bien y sus propios mandatos). Es pues, una ética del deber, que se rige por el hecho de que el hombre se siente internamente obligado, de acuerdo con los tres tipos de acciones que Kant distingue en el hombre: contrarias al deber(inmoralidad), conformes al deber(legalidad) y por deber (moralidad). El deber es la única determinación de la voluntad humana, porque el mismo es la expresión de la ley moral, presente en todo hombre.


Así pues, una persona es moral cuando actúa por deber, es decir, se guía por su conciencia, y no tiene que ver con la búsqueda de la felicidad. El a priori de la moralidad es el imperativo categórico, un mandato absoluto que tiene la conciencia del hombre para actuar internamente. Éste nos dicta cómo hemos de actuar siempre, no en cada caso, ya que no manda nada en concreto.   

La diferencia entre el imperativo hipotético y el categóri co se basa en que, mientras que el primero sólo vale pa ra fines determinados, el segundo es un fin en sí mismo, tal y como expresa Kant en las distintas formulaciones de éste: “Obra de tal manera que la máxima que inspira tu comportamiento pueda servir de ley universal”; “Obra como si, a partir de tu voluntad, tal máxima hubiese de convertirse en ley universal”; “Obra de tal manera que no uses a las demás personas como medio para tus fines, sino como fines en si mismos”(reino de los fines). A partir del rigor de la moralidad, se puede decir que lo único moralmente bueno en el mundo es la voluntad humana y solamente el propio individuo es capaz de juzgar las elecciones de su voluntad. A partir de aquí, Kant realiza una serie de postulados de la razón práctica, que no pueden ser demostrados pero sí pensados
: La libertad, que pertenece al noúmeno, es el sometimiento a la ley que el hombre se da a si mismo por exigencias de su razón, por lo que podemos postular su existencia. Y ya que los mandatos que rigen la libertad son absolutos, son atemporales, por lo que se puede suponer que el tiempo para realizarlos es eterno, llegando así a la inmortalidad del alma del hombre. Como no hay coinci- dencia entre deber y ser, puedo suponer que existe un ser donde deber y ser confluyen, que asegure la supre- ma garantía de la vida moral (Dios). Bebe de mí, y vivirás eternamente

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.