Experiencia sensorial de david hume

Share Button

Gracias a las inovaciones de la filosofia se inicia un nuevo tipo de filosofia, el empirismo, al cual pertenece Hume, que extiende los metodos de las ciencias naturales a las ciencias humanas. La intencion del autor es colaborar en esta nueva ciencia y para ello propone una anatomia de la naturaleza humana, y piensa que no se debe sacar ninguna conclusion que no este fundada en la experiencia, porque para los empiristas la experiencia, la observacion, los datos y la causalidad son los caminos para establecer lo que pueda llegar a ser conocido por el hombre.

Hume llama percepcion a cualquier cosa que este presente en la mente tanto si empleamos los sentidos o el pensamiento, nuestra percepciones son externas e internas. Y estas se dividen en impresiones o ideas. Una impresion es lo que recibimos mediante los sentidos y cuando reflexionamos sobre esta impresion esto se convierte en idea, por tanto, todas nuestras ideas se derivan de nuestras impresiones y no podemos pensar en nada que no hayamos visto antes o sentido en nuestra mente. Diriamos que una idea es falsa cuando no podamos hayar su impresion.

Una vez establecido el origen de las ideas, la mente, por si sola organiza y clasifica esas ideas con unos mecanismos de semejanza, contigüidad y causa-efecto. Por ejemplo, pensar en una manzana, puede llevarme a pensar tambien en una pera por semejanza. Por contigüidad puedo pensar que si en mi trabajao siempre hay una goma de borrar y un lapiz, cuando vea la goma pensare en el lapiz. O por causa-efecto, si sé que al llover los arboles se les caen las hojas, cuando piense en la lluvia pensare inmediatamente en las hojas que caen de los arboles, que es la consecuencia de la lluvia en los arboles.

Todo ellos nos lleva a las relaciones naturalesy filosoficas. Las filosoficas son las conexiones que hace la mente para comparar ideas, por tanto todos nuestros nuevos conocimientos son relaciones filosoficas entre ideas que existen en la mente. Estas relaciones son de dos tipos: relaciones de ideas y cuestiones de hecho.

Las relaciones de ideas:

son aquellas verdades en las que el analisis de sus propios significados las hace necesariamente verdaderas, por lo tanto su verdad depende de las relaciones que los terminos mantienen entre sí. Su negacion implica la contradiccion.

Cuestiones de hecho:

se basan en la experiencia para establecer su verdad. Por tanto lo que en estas cuentiones se afirma o se niega solo la experiencia tiene poder decisorio.


Todos los razonamientos referentes a los hechos estan regidos por la causalidad, este metodo sirve para explicar lo que ya ha ocurrido o para predecir lo que ocurrirá basandose en la experimentacion. consideramos que las cosas  tienen relacion entre si y que unos son producidos por otros. por ejemplo, una bola que choca contra otra es un ejemplo de relacion causa-efecto. podemos observar que a traves de la contigüidad el movimiento de la primera bola y el choque con la segunda ocurren en el mismo espacio y tiempo. tambien deducimos que el movimiento de la primera bola siempre antecede al de la segunda y si cmabiamos las bolas por otras cosas parecidas se darian las mismas circunstancias. pero cuando adelantamos el hecho, es decir, que cuando observamos que una bola se dirige hacia otra adelantamos que chocaran y que la segunda se pondra en movimiento es una inferencia de la causa al efecto, que quiere decir, un razonamiento no deductivo que nos lleva a la conclusion antes de que haya ocurrido. esto se fundamenta a traves de las experiencias anteriores, que ya habian ocurrido del mismo modo, pero que no quiere decir que en un futuro puedan ocurrir igual. para creer que esto pueda pasar en un futuro es preciso creer que la naturaleza seguira funcionando tal y como lo hizo en el pasado, por tanto todo acontecimiento natural es una cuestion de hecho no una relacion de ideas. la naturaleza solo nos dice como pasaron las cosas en el pasado, no como pasaran en el futuro. pero esto de que se crea que todo sucedera al igual que sucedio en el pasado nos lleva a pensar que es consecuencia de la costumbre humana al haber visto, en este caso, que las bolas chocaban anteriormente y que siempre la segunda se ponia en movimiento. la creencia tiene mayor fuerza en nuestra ment que las ideas y por tanto, nos impulsa a creer que todo ocurrira como ocurrió anteriormente en el pasado.

EL PRINCIPIO DE LA MORAL:


la moralidad es considerada por Hume como una cuestión de hecho: todo el mundo hace distinciones morales; cada uno de nosotros se ve afectado por consideraciones sobre lo bueno y lo malo y, del mismo modo, podemos observar en los demás distinciones, o conductas que derivan de tales distinciones, semejantes. Las discrepancias empiezan cuando nos preguntamos por el fundamento de tales distinciones morales: ¿Se fundan en la razón, de modo que lo bueno y lo malo son lo mismo para todos los seres humanos? ¿O se fundan en el sentimiento, en la forma en que reaccionamos ante los «objetos morales» según nuestra constitución humana? Hume nos ofrece argumentos detallados con los que rechazar la posibilidad de que la razón sea la fuente de la moralidad. Nos había dicho, que sólo existían dos modos mediante los cuales puede la razón conocer algo: el conocimiento de hechos y el conocimiento de relaciones de ideas. Si decimos que la razón es la fuente de las distinciones morales, tales distinciones deberían obtenerse mediante uno de los dos tipos de conocimiento señalados. Pero no ocurre así: ninguno de ellos nos permite obtener la menor noción de lo bueno y lo malo. Lo que denominamos «bueno» y «malo» no puede ser considerado como algo que constituya una cualidad o propiedad de un objeto moral.
Si analizamos una acción moral, sea buena o mala, y describimos los hechos, aparecerán las propiedades de los objetos que interviene en la acción, pero no aparecerá por ninguna parte lo «bueno» o lo «malo» como cualidad de ninguno de los objetos que intervienen en la acción, sino como un «sentimiento» de aprobación o desaprobación de los hechos descritos.


la moralidad no se ocupa del ámbito del ser, sino del deber ser: no pretende describir lo que es, sino prescribir lo que debe ser. Pero de la simple observación y análisis de los hechos no se podrá deducir nunca un juicio moral. Si la moralidad no es una cuestión de hecho, ya que los juicios morales no se refieren a lo que es, sino a lo que debe ser, queda sólo la posibilidad de que se trate y de un conocimiento de relación de ideas, en cuyo caso debería ser una relación del siguiente tipo: de semejanza, de contrariedad, de grados de cualidad, o de proporciones en cantidad y número. Pero estas relaciones se encuentran tanto en las cosas materiales, en nosotros mismos, en nuestras acciones y pasiones. En este caso deberíamos considerar lo «bueno» y lo «malo» del mismo modo, tanto en la acción humana como en la acción de la naturaleza, lo que por supuesto no hacemos. Un terremoto con numerosas víctimas mortales, un rayo que mata a una persona, un animal que incurre en conducta incestuosa… nada de eso nos hace juzgar esas relaciones como «buenas» o «malas», porque no hay, en tales relaciones, fundamento alguno para lo bueno y lo malo. La razón no puede, pues, encontrar fundamento alguno para la distinción de lo «bueno» y lo «malo», dice Hume, que la moralidad no se funda en la razón. Sólo queda, pues, que se base en, los sentimientos.

Consideramos, pues, que algo es bueno o malo, justo o injusto, no porque la razón capte ninguna cualidad en el objeto moral, sino por el sentimiento de agrado o desagrado, de aprobación o rechazo que se genera en nosotros al observar dicho objeto moral, según las características propias de la naturaleza humana. Las valoraciones morales no dependen, pues, de un juicio de la razón, sino del sentimiento.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.