Como define lagache la conducta

Share Button

Conocimiento

Kant inicia su filosofía crítica con el problema de la metafísica. Las matemáticas y la física han progresado y alcanzado un acuerdo general acerca de sus objetos de conocimiento y acerca de sus métodos de trabajo. Kant considera que deberíamos empezar examinando la razón misma en cuanto facultad de conocer, para averiguar si está justificada la pretensión de conocer objetos independientemente de la experiencia sensible.

La metafísica racionalista admite que poseemos determinados conocimientos que no proceden de la experiencia. La filosofía empirista no admite ningún conocimiento que no derive de la experiencia. Kant considera que todo conocimiento comienza con la experiencia, pero al mismo tiempo hay conceptos que la razón forma por sí misma, conceptos a priori que no proceden de la experiencia, sino que se aplican a ella, la condicionan y la hacen posible.

Kant distingue  tres facultades de conocimiento en el ser humano: sensibilidad,  entendimiento y razón.  

La sensibilidad es la capacidad de percibir los fenómenos a través de los  sentidos produciendo sensaciones, a las que Kant llama  intuiciones. Las intuiciones pueden ser de dos tipos: empíricas  y puras. 

  • Las intuiciones empíricas (a posteriori) (colores,  sabores, sonidos, formas…etc.). 

  • Las intuiciones puras (son a priori) y son dos: el espacio y el tiempo, y son las condiciones de  posibilidad de todo conocimiento y de toda experiencia posible. 

El entendimiento es la facultad de pensar los fenómenos a través  de los conceptos. Éstos pueden también ser de dos tipos:  conceptos empíricos y conceptos puros. 

• Los conceptos empíricos (a posteriori).  

• Los conceptos puros (a priori). Kant llama categorías (son doce: unidad, pluralidad,  totalidad…).  

Tanto el espacio-tiempo como las categorías tienen tres  carácterísticas: son a priori, son trascendentales y son puros.

Kant deja claro que si no hay datos empíricos a los que aplicar el esquema espacio-tiempo, entonces, éste no actúa, permanece inactivo. En el conocimiento que el ser humano tiene del mundo, por tanto, hay una parte que procede del propio mundo, los datos empíricos, pero hay otra que procede de la estructura cognitiva del sujeto, nos referimos al espacio, al tiempo y a las categorías. Los fenómenos son esas mismas                                                (PARTE DE ATRÁS)


Immanuel Kant nacíó en 1724 en Königsberg, en lo que entonces era  Prusia Oriental, y murió en 1804. Su filosofía respondía al espíritu de la Ilustración. Fue educado en una variante del protestantismo que defendía una  moral estricta basada en las buenas obras, la austeridad y el  autocontrol. También predicaba la tolerancia religiosa, aspecto que  encajaba muy bien con los ideales ilustrados. 

Ética


Kant pretende establecer una ética que tenga validez universal. Todas las éticas construidas hasta el  momento son lo que Kant llama éticas materiales. Frente a ellas Kant construye una ética  forma, universal y necesaria. Se caracteriza por:  

Es una ética formal, carente de contenido: No establece un conjunto de normas que debamos seguir, lo único que establece es la forma general en que debemos actuar sea cual sea la conducta concreta de que se trate: una conducta es buena si está realizada por respeto al deber, y es mala si está realizada por otras razones como el interés, el temor al castigo y la inclinación. Obrar por deber es reconocer que se algo debe hacerse porque la ley moral lo exige y ésta debe ser respetada aún en contra de mis intereses conforme al deber contra el deber por deber . El deber se recoge en el imperativo categórico, que es una norma absoluta, universal y necesaria , que no depende de las circunstancias o de los fines que persigamos, manda incondicionalmente.

El imperativo categórico lo define
Kant en su Fundamentación de la  metafísica de las costumbres de dos formas distintas.

La ética kantiana es una ética autónoma pues es el sujeto quien, con su conciencia, en cada caso aplica el imperativo categórico y establece el deber. Pero desde el punto de vista moral, Dios, Alma y la Libertad en el Universo, son postulados de la razón pura práctica: algo cuya existencia es indemostrable científicamente pero que debe ser supuesta como condición de la moral.


Conocimiento.

El proyecto cartesiano supone la unificación de todas las ciencias en una sola. Descartes quiere descubrir este modo de proceder para aplicarlo a todas las ciencias y unificarlas en una sola, a la que llama ciencia general del orden y la medida. Esta mathesis universalis ha de tener un método universal, único y válido para todas las ciencias.

EL MÉTODO CARTESIANO constituye “un conjunto de reglas ciertas y fáciles de seguir gracias a las cuales todos los que las observen exactamente no tomarán por verdadero lo que es falso”. Sigue 4 reglas:

  1. Regla de la evidencia. Consiste en no aceptar nunca ninguna cosa como verdadera si no se la reconoce como tal, es decir, evitar la precipitación y no aceptar en los juicios nada más que lo que no se pueda poner en duda.
    Las dos carácterísticas de la evidencia son:

  • Claridad: presencia y manifestación de la idea a la mente que la considera.

  • Distinción: es la separación de todas las otras ideas de modo que la idea que estamos considerando no contenga nada que pertenezca a las demás.

  1.  Regla del análisis. Consiste en dividir el problema complejo en sus partes más simples para considerarlas separadamente.

  2. Regla de la síntesis. Aquí Descartes propone partir de elementos simples, obtenidos por intuición, e ir elaborando un saber más complejo.

  3.  Regla de la enumeración. Se trata de hacer en cualquier ciencia enumeraciones completas y revisiones tan generales como sea posibles.


El procedimiento que Descartes utiliza para obtener esa primera verdad evidente es la duda metódica, ésta consiste en dudar de todo para ver si al final queda un resto indubitable y absolutamente cierto que nos sirva como punto de partida. La duda en Descartes no es escéptica, sino que es una duda metódica, provisional y radical que se diferencia de la duda escéptica en que ésta sería real, permanente y moderada.La duda se aplica siguiendo los siguientes niveles:

PRIMER NIVEL DE DUDA: Dudamos del conocimiento sensible. No podemos estar seguros de que los sentidos no nos engañen porque lo hacen en muchas ocasiones.

SEGUNDO NIVEL DE DUDA: Dudamos de la verdad de nuestros razonamientos. No podemos estar seguros de los razonamientos lógicos y matemáticos.

Una vez atravesados los niveles de la duda, Descartes descubre la primera certeza que estaba buscando, que acabaría derivando en su famosa frase: “PIENSO, LUEGO EXISTO”.

Esta verdad indubitable se convierte en el primer principio de la filosofía, el punto de partida desde el que se reconstruye el edificio del conocimiento.

Así pues, el gran descubrimiento cartesiano es el primer principio «PIENSO, LUEGO EXISTO» Es la primera verdad que buscaba Descartes.

Una vez hallada la primera verdad Descartes se encuentra con el problema de que únicamente está convencido de su propia existencia. La superación de este problema la va a realizar Descartes demostrando la existencia de Dios a partir del análisis de las ideas de su propia mente. Al realizar tal análisis descubre tres tipos de ideas:

  • IDEAS ADVENTICIAS: Aquellas que supuestamente representan objetos o cualidades físicas. 

  • IDEAS FICTICIAS: Producidas por la propia mente a partir de otras ideas.

  • IDEAS INNATAS: Claras y distintas. Poseídas por el entendimiento en sí mismo.


Una vez que Descartes descubre que Dios es una idea innata de la que no se puede dudar, nos explica que la realidad está constituida por tres tipos de substancias, cada una de las cuales posee un atributo que la define. Se supone que una substancia está debajo de cualidades o accidentes, sirviendo de soporte, de modo que las cualidades o accidentes pueden cambiar en tanto que la substancia permanece. 

En esto consiste su metafísica. Hay tres tipos de sustancia:

  • La substancia pensante: Su atributo es el pensamiento.

  • La substancia infinita o Dios: Su atributo es la infinitud.

  • La sustancia extensa: Su atributo es la extensión.

Como vemos la metafísica cartesiana es dualista: Por un lado hay espíritu y por otro lado está el mundo. Cuerpo y mente crean la totalida. Pero la metafísica cartesiana incluye una distinción entre sustancias, atributos y modos de esta manera:

Descartes define la substancia como aquello que existe y no necesita de ninguna otra para existir. Vemos que esta condición solo la cumple Dios. Pero como las otras dos substancias son independientes entre sí y solo dependen de Dios para existir, se les llama también substancias, pudiendo afirmar la existencia de la libertad en el ser humano frente al mecanicismo determinista de la ciencia.

Para Descartes la física es la ciencia que estudia la materia.. La física cartesiana es mecanicista ya que afirma que para explicar lo que sucede en el universo no hace falta más que tener en cuenta la materia y el universo. Tras esto, Descartes dice que la libertad solo se da en la sustancia pensante o en el sujeto, pero nunca en la naturaleza


La teoría del conocimiento elaborada por Kant ha recibido el nombre  de idealismo trascendental y se presenta como una síntesis entre  Empirismo y Racionalismo, a lo que nuestras facultades de conocimiento imponen a  esa experiencia de forma innata: espacio-tiempo y categorías.

Sin embargo, Kant añade que hacer metafísica, es una tendencia  inevitable de la razón humana.

Dios, alma y mundo son tres ideas de la razón , acerca de las cuales construimos teorías que se pueden refutar y demostrar al mismo tiempo utilizando argumentos racionales. No obstante, Dios, alma y mundo, son tres ideas útiles, porque señalán los límites del conocimiento e impulsan la investigación.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *