Platón la idea del bien

Share Button

Platón es un autor pertinente a la Filosofía antigua, al siglo V a.C. Y considerado uno de los ppadres de la Filosofía occidental.Fue discupilo de Sócrates y maestro de Aristóteles construyedo su filosofiaen oposición a los sofistas y conservando también la herencia de los principales autores presocráticos.

TEMA

Se trata de la explicación que Platón nos ofrece del mito de la caverna, relaciónándolo con el proceso de purificación que tiene que realizar el alma si se quiere proceder de forma correcta tanto en la vida privada (ética) como en la vida pública (política).

IDEAS

1.Platón insta a que comparemos la regíón revelada por medio de la vista con la vivienda prisión y la luz del fuego con el poder del sol, dándonos las claves de la interpretación de dos mundos que corren paralelos.2.La subida del prisionero al mundo de arriba simbolizará la ascensión del alma hacia el mundo inteligible.
3.La idea de Bien será lo último que perciba el alma en su ascensión siendo la causa de todo lo recto y lo bello en las cosas.4.La idea de Bien es la idea jerárquicamente suprema, de la que se podrá obtener verdadero conocimiento y que a su vez permitirá el conocimiento del resto de las ideas.5.El conocimiento de la idea de Bien será la clave para obrar correctamente en la vida privada (moral) y el la vida pública (política).

Relación IDEAS:

Primero Platón nos da las claves de interpretación del mito que servirán de apoyo para introducir las ideas de que el Bien es lo último que percibe el alma en su ascenso hacia el mundo inteligible siendo la causa de las cosas del mundo sensible, así como que es la idea jerárquicamente suprema símbolo de la verdad y del conocimiento. A su vez estas últimas constituirán las premisas que apoyarán la conclusión del texto: el conocimiento de la idea de Bien se convierte en el fundamento del recto obrar ético y político.



Explicación IDEAS


Como se ha dicho anteriormente, en este texto Platón abandona el mito para ofrecernos las claves de su interpretación. Así, relaciona la alegoría con el proceso de purificación y educación que tendrá que llevar a cabo el alma del futuro gobernante si quiere realizar su tarea con justicia. En la primera idea se nos sugiere el paralelismo entre los dos mundos, uno copia del otro y que también se ve reflejado en uno de los pasajes más famosos de Platón, el símil de la línea, donde se establece el paralelismo entre los grados de conocimiento y de realidad , la creencia y la imaginación para el mundo de las sombras, el conocimiento discursivo y la dialéctica para el de la verdadera realidad. Seguidamente Platón aclara que la ascensión del prisionero al exterior de la caverna se debe interpretar como el paso del mundo sensible (el del cambio, el de las apariencias) al mundo inteligible (el de la verdadera realidad y del único que se puede obtener verdadero conocimiento, el de lo universal). A continuación se centra Platón en el mundo inteligible y concretamente en la idea de Bien. Ésta es lo último que se percibe en el proceso educativo y no sin trabajo, dice Platón. Tenemos que recordar que el proceso educativo será duro y sólo llegarán a superarlo unos cuantos elegidos. La idea de Bien es la idea jerárquicamente suprema y al igual que el sol ilumina a los objetos físicos, ella iluminará el conocimiento de las ideas. Con la idea de Bien Platón ofrecerá unidad a un mundo que también aparece como múltiple. Hay ideas de muchas cosas y guardan una jerarquía entre sí, pero lo que todas tienen en común es el hecho de que son buenas.  Por otra parte, dice Platón que la idea de Bien es la causa de todo lo recto y bello que hay en en las cosas. Para el ateniense el mundo inteligible es causa del mundo sensible, yo no puedo juzgar a una cosa como bella si desconozco lo que es la idea de belleza. Las ideas son esencias, es decir, aquello por lo que una cosa es lo que es y no otra. La idea de belleza es la belleza en sí, pero también aquello por lo que una cosa es bella. También nos explica Platón que la idea de Bien es productora de verdad y conocimiento. Sólo del mundo inteligible se puede obtener verdadero conocimiento científico ya que no cambia y es idéntico a sí mismo. Si la verdad cambiara constantemente no podría ser aprehendida, no podríamos conocer nada sobre la realidad, lo único que podríamos emitir serían opiniones. Pero Platón, como Sócrates, está convencido de que la verdad existe, pero no en el mundo cambiante de las cosas, sino en el de los universales. Finalmente la influencia socrática reaparece vislumbrándose la huella que el intelectualismo moral de su maestro dejó en nuestro filósofo. Sólo se obra mal por ignorancia, por eso debemos conocer lo que es el bien, la virtud y la justicia para obra rectamente y gobernar de igual manera. El futuro gobernante deberá conocer el mundo de las ideas si queremos que nuestra ciudad sea una ciudad justa.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.