Peso de la prueba de un argumento

Share Button
1-Se suele entender por falacia la argumentación que parece correcta o valida, pero que en realidad no lo es. Las falacias formales serian aquellos esquemas argumentativos que parecen formalmente validos, pero que lo son solo aparentemente. Las falacias informales como estrategias argumentativas que violan alguna de las reglas que hacen posible el dialogo argumentativo.
-ARGUMENTO AD IGNORANTIAM. Se define que un enunciado es falso porque nadie ha conseguido probar su verdad o que es verdadero porque nadie ha probado que es falso. Ej: Nadie ha podido probar que Dios no existe; luego, Dios existe. O nadie ha podido que Dios existe; luego, no existe.
-ARGUMENTO CIRCULAR. Define un enunciado presentando razones que significan lo mismo que lo que se quiere probar. Ej: el alma es inmortal porque no muere. En estos casos no se cumple la regla c.1 que nos obliga a dar razones de lo que defendemos, ya que lo único que hacemos es aclarar el significado de un término.
-SORITES. A estos argumentos se les conoce como sorites, procede del término griego sorós. EJ: Si a un montón de arena le quitas un grano, queda un montón; si a ese montón resultante le quitas otro grano, también queda un montón; luego, por más granos que quites, siempre quedara un montón de arena. Relacionado con este tipo de esquemas argumentativos está el argumento de la pendiente resbaladiza, o del efecto dominó, que consiste en rechazar una opinión o desaconsejar una conducta debido a la cadena de consecuencias indeseables que ello generaría.
-ARGUMENTOS QUE ESTABLECEN RELACIONES CAUSALES. Con frecuencia establecemos relaciones causales entre diferentes fenómenos o acontecimientos que no tienen ningún fundamento en la realidad y que no se apoyan en estudios o consideraciones serias. EJ: como suspenda a mi hijo y caiga en una depresión (A), usted será culpable (B). Basta que el suceso B ocurra después del suceso A para que tendamos a pensar que A es causa de B.
 -ARGUMENTOS POR Analogía. A veces pensamos sobre una realidad o situación comparándola con otra que sea semejante en algún aspecto significativo (razonamiento analógico). De este modo Platón compara la función del alma racional con la del jinete que ha de conducir un carro tirado por caballos: el caballo blanco, que representa el alma irascible, y el caballo negro que representa el alma concupiscible. Pero una analogía puede ser considerada irrelevante cuando no reconocemos la similitud entre los 2 elementos de la comparación.
-Argumentación IRRELEVANTE. Cuando un participante introduce sin autorización un tema nuevo o dice algo que no procede en ese momento, se viola la regla c.5. En estos casos, su intervención puede ser rechazada por irrelevante.

Argumento ad hominem, o ataque personal. Estos argumentos pretenden refutar una opinión atacando a la persona que lo mantiene. Se produce así no un debate sobre la verdad de una afirmación, sino la descalificación personal del adversario. EJ: El principal partido de la oposición no está legitimado para criticar la reforma laboral de nuestro gobierno, pues cuando el gobernó  su política de empleo  fue un desastre. Es frecuente el uso de él (argumento del ventilador).
-Argumento ad autoritatem, o de autoridad. En estos argumentos se defiende una opinión sin ofrecer pruebas, solo por el hecho de ser mantenida por una autoridad. Apelar a un experto para apoyar lo que queremos defender puede ser razonable. Sin embargo estos argumentos pueden violar la regla c.4 del dialogo, que nos prohíbe acudir a fuentes externas de prueba que no apoyen nuestras conclusiones. Los opositores de Galileo no atendían a las razones que este daba para justificar su teoría, amparándose en la autoridad de Aristóteles o de la Biblia.
-Argumento ad baculum (al bastón). Estos argumentos acuden a amenazas para conseguir que el interlocutor acepte una determinada opinión. Con estos argumentos no se pretende tanto convencer como asustar y por tanto en muchas ocasiones se viola la regla c.1 del dialogo. EJ: Habría que evitar la entrada de inmigrantes a nuestro país si no queremos perder nuestra identidad cultural. Sin embargo, en ocasiones es razonable subrayar las consecuencias perjudiciales que puede tener una conducta peligrosa para evitar que se produzca.
-Argumento ad populum. No pretende convencer al auditorio, sino apelar a sus sentimientos para conseguir que se adhiera a una propuesta. En este grupo se incluyen los argumentos en los que se defiende una opinión por el hecho de que todo el mundo está de acuerdo con ella. EJ: Esta medida política se justifica porque la han tomado todos los países de nuestro entorno. Es frecuente acudir a la naturaleza o a la normalidad o a lo que hace la mayoría para justificar una opinión o una conducta. En estos argumentos se puede violar la regla de de relevancia y son falaces cuando impiden totalmente que se avance en el dialogo.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.