Nociones Santo Tomás

Share Button

Ensayo sobre la existencia de Dios según Santo Tomás

Las ideas de Santo Tomás sobre la idea de Dios están Recogidas en la obra ¨suma teológica, más concretamente en la segunda cuestión. El objetivo principal es llegar al conocimiento de Dios, no solo como ser, sino Que también como principio y fin de las cosas. Según Santo Tomás la existencia De Dios es un conocimiento natural en el ser humano, al que puede llegar con el Uso adecuado y lógico de su razón.

La reflexión que hace sobre la existencia de Dios, se divide En tres partes, y en cada parte lo explica dando unas objeciones, la respuesta A esas objeciones, una contra objeción y la solución.

1.Dios, ¿es o no es evidente por sí mismo?

Las objeciones que da santo tomas para explicar la Existencia de Dios se basan en que Dios es evidente por sí mismo. Para empezar, Parte de la idea de que son evidentes por sí mismas, aquellas cosas que su Conocimiento nos es connatural, aquellas que, al decir su nombre, Inmediatamente las identificamos. Por lo que una vez conocido el significado Del nombre Dios, se concluye que este existe.
Por lo tanto, si la definición Que se le da al nombre Dios, es que es el ser más inmenso que se puede Comprender, es la idea que le vendrá a la gente a la cabeza al escuchar la Palabra Dios.

Por otro lado, para que algo exista, es necesario que exista La verdad, por lo tanto, Dios será la verdad, puesto que quien niega la Existencia de la verdad, está diciendo que esta verdad existe.

En cambio, nadie puede pensar lo contrario de lo que es Evidente. Por lo tanto, como hay ateos, Dios no existe. Si fuese evidente su Existencia nadie lo negaría.

Santo Tomás, formula respuestas a estas objeciones. La Primera diciendo que la palabra Dios no signifique lo mismo para todos, y Aunque todos tuviesen en la cabeza el mismo significado, no quiere decir que aquello A lo que se refiere esa palabra exista de verdad. Sólo se podría admitir la Existencia de Dios si admitíésemos que en la realidad hay algo superior a todo Aquello que se puede pensar, pero esto tampoco es admitido por todos.

Por otro lado, dice que hay diferencia en la existencia de La verdad, ya que Una cosa es que exista la verdad y otra que exista la Verdad suprema para las personas. Por lo tanto, no parece que la existencia de Dios sea una evidencia.

Para concluir este primer artículo, Santo Tomás, analiza Algunos elementos de esas objeciones, comenzando por la distinción entre dos Tipos de evidencia, una evidente en sí misma pero no para nosotros, y otra Evidente en sí misma y también para nosotros. Por lo tanto, una proposición es evidente Si el predicado está incluido en el sujeto, así que, si nosotros Conocemos el contenido del sujeto y del predicado de algo en la que El predicado está incluido en el sujeto, está será evidente en sí misma y También para nosotros, puesto que captamos esa evidencia. Pero si nosotros no conocemos el contenido de uno de esos términos, o De los dos, entonces la proposición seguirá siendo evidente en sí misma, Pero no para nosotros.

Refiriéndose a Dios, si se afirma que Dios existe, es Evidente en sí misma, ya que en la misma esencia de Dios está incluida su Existencia. Sin embargo, no es evidente para nos­otros, pues el hombre, como Ser finito que es, no conoce el auténtico contenido de la esen­Cía de Dios. Si Para nosotros la existencia de Dios no es evidente, tendremos que intentar Demostrarla partiendo de cosas que nos resulten conocidas.

2.La existencia de Dios, ¿es o no es demostrable?

Si la existencia de Dios no es evidente, habrá que intentar Demostrarla. Por eso Santo Tomás, vuelve a formular objeciones por las que Parece que Dios no es demostrable.

La primera la aportan los que piensan que la fe se Contrapone a la demos­tración. Si ésta nos permite ver con claridad aquello que Demostramos, la fe nos remite precisamente a lo que no vemos.

Si demostramos algo, lo que hacemos es descubrir la Naturaleza de ese algo. Pero de Dios no podemos saber lo que es.

La tercera se basa en la desproporción existente entre Dios, causa infinita de todos los seres y sus efectos, que son finitos. Si partiendo De un efecto finito no po­demos llegar a una causa infinita, entonces no Podremos demostrar la existencia de Dios. Por ejemplo, en la creación del Mundo, Santo Tomás dice que si esta es finita y el creador en infinito.

En cambio, lo invisible de Dios se puede conocer a través de Lo que ha sido hecho. Pero esto no sería posible si, antes de conocer lo Invisible de Dios, no se hubiese demostrado su existencia. Si no fuera así, po­dríamos Estar atribuyendo unas cualidades a un ser inventado, del cual no estaríamos Seguros de que existe.

Santo Tomás formula respuestas a las objeciones anteriores, Según esto, la postura tomista es que la existencia de Dios no Es un artículo de fe (verdades teológicas, que han sido reveladas por Dios al hombre y que el filósofo debe aceptar), sino un preámbulo (verdades Teológicas y filosóficas que deben ser aceptadas mediante la fe). Esto muestra, Según el autor, que la fe da por supuesto que es posible el conocimiento Racional de la existencia de Dios, de la misma manera que lo perfecto implica Que previamente haya algo que pueda llegar a ser perfecto. La existencia de Dios y otras verdades de él, pueden ser conocidas por la sola razón natural. No Obstante, se admite la posibilidad de que alguien no sea capaz de conocer Racional­mente que existe Dios. En este caso podrá aceptarlo mediante la fe, Puesto que a ello puede accederse por los dos caminos.

Otra de las respuestas que da a las objeciones, es que, para Poder llevar a cabo una demostración de la existencia de una causa a partir de Un efecto, es necesario definir la causa haciendo referencia al efecto. Pero también Añade que no podemos tomar como base, lo que esa causa sea, porque Para que algo sea, tiene que existir, y aún no sabemos si esa causa existe o No.

Y, por último, el problema de la desproporción existente Entre los efectos finitos que conocemos y su causa infinita nos impide llegar a Un conocimiento completo de ésta. Por lo tanto, para demostrar la existencia de Dios, solo podrá ser por efectos divinos.

la solución que da Santo Tomás a este artículo, es que toda Demostración es doble, una que parte de lo que se considera una causa y es Considerada como algo evidente en sí mismo, llegando hasta su efecto. Y otra, Que parte del efecto y gracias a este, puede ser demostrada la causa. Es este Segundo tipo el que posibilita la demostración de la existencia de Dios Partiendo de sus efectos conocidos por nosotros.

3.¿Existe o no existe Dios?

El último artículo que plantea Santo Tomás, es si existe o No existe Dios y lo hace partiendo desde su creencia en que Dios existe, y lo Que va a hacer es justificar esa creencia. Las objeciones que plantea en este Caso están referidas a por que Dios no existe.

Si por Dios entendemos el bien absoluto, no podría existir El mal. Y, sin embargo, el mal existe, lo cual da a entender que no Puede existir Dios. Esto se explica con la teoría de que, si uno de los Contrarios es infinito, el otro queda totalmente anulado.

La segunda objeción consiste en que Dios no tiene por qué Existir, puesto que no es ne­cesario. Las cosas naturales son fruto De la naturaleza y lo que es artificial ha sido producido por la razón y por la Voluntad del hombre.

En cambio, se basa en la expresión bíblica según la cual Dios dice de sí mismo “Yo existo”.

 Para la respuesta a la primera objeción, Santo Tomas, Recurre a San Agustín, para el que el mal es permitido para Obtener de él algún bien.

Por otro lado, para la segunda objeción, sobre la no Necesidad de Dios en lo que respecta a las cosas naturales, Santo Tomás re­cuerda Que Dios es la causa primera de todo lo que hace la naturaleza.

Para concluir, Santo Tomás da como solución a la pregunta si Dios existe mediante sus cinco conocidas vías, pero de ninguna de ellas santo Tomas llega a la conclusión de que Dios exista, a lo que llega con cada una de Ellas es a la necesidad que tiene de que exista algo, y posteriormente añadirá Que ese algo es a los que llamamos Dios. No se trata de comprobar con estos Argumentos lo que previamente ya se cree, sino de aportar una justificación Basada en la razón.

·En primera vía se parte de la constatación de Que en este mundo hay cosas que se mueven. Por los sentidos percibimos que hay Seres que se mueven en este mundo, pero todo ser que se mueve es movido por Otro. Si lo que mueve a otro es a su vez movido por un tercero, y así Sucesivamente, por lo que se llega a la necesidad de un primer motor que mueva, Y que no sea movido por nadie. A este primer motor le llama Dios.

·La segunda vía se basa en la Causalidad eficiente, en la que se consideran las causas en general. Parte De que en el mundo nos encontramos causas eficientes que vienen de otras (cualquier Cosa es efecto de otra cosa que la ha producido). Pero, no es posible que algo Se cause a sí mismo, y tampoco pueden proceder al infinito. Por lo tanto, Deduce que una primera causa eficiente, es a lo que llama Dios.

·La tercera parte de lo contingente (destino Eterno en Dios) (lo posible y lo necesario). Parte de la idea de que las Cosas están en continuo cambio. Unas cosas se pro­ducen y otras se Destruyen. Por lo tanto, lo que es necesario no debería necesitar ninguna causa Para existir, ya que existe por sí mismo. Pero si todos los seres fueran Contingentes, no existiría ninguno, pero existen, por lo que deben tener su Causa en un primer ser. Pero no podemos remontarnos hasta el in­finito con Una serie de seres necesarios. Como conclusión, debe existir un ser absolutamente Necesario, al que todos llaman Dios.

·La cuarta vía, parte de la observación de Los grados de perfección que hay en los seres. Ello implica que debe Existir un modelo, al partir del cual establecemos la comparación. Tendrá que Existir un ser que tenga las máximas perfecciones, un ser supremo. A este ser Lo llamamos Dios.

·La quinta y última vía que usa Santo Tomás, se Basa en el ordenamiento de las cosas. Ciertas cosas, sin tener conocimiento, Tienden hacia un fin, intencionadamente. Esta tendencia, requiere que alguien Lo dirija, por lo tanto, Santo Tomás, deduce que hay un ser inteligente que Dirige todas las cosas hacia un fin. Y ese ser que dirige todas las cosas le Llamamos Dios.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.