Nietzsche la nueva idea de lenguaje

Share Button

Ética NIETSCHE :

Nietzsche hace una crítica a los valores absolutos. El método que emplea se denomina “genealogía”, un estudio crítico que pretende buscar el origen de todas nuestras valoraciones morales y explicar la razón de la dominación de unos valores sobre otros.

Para Nietzsche no existen valores morales absolutos. La moral es una herramienta de los poderosos para preservar la comunidad de los intereses de los disgregadores. Para que el individuo adapte sus intereses a los del conjunto se utiliza la coacción, después la costumbre; finalmente se transforma en la conciencia individual. Se consigue que se autodisciplinen

Esta decadencia comenzó con Sócrates, más tarde, el cristianismo con la anulación de los instintos y la pasión. Y con Platón que crea 2 mundos y está negando la vida

Nietzsche acusa a la moral platónico-cristiana de ser antinatural por ir en contra de los instintos del hombre.
Esta moral no gira entorno al hombre, gira en torno a Dios, el hombre acaba por rechazar su propia naturaleza y se resigna por una vida triste en el “más acá” para una vida en el “más allá”.  Niega la vida

Esto surge del resentimiento de los débiles al ser incapaces de aceptar la vida tal y como es. La moral cristiana nos inculca un complejo de culpa que nos incapacita para exigir aquello que deseamos, cosa que no sucede con la religión de los griegos. La religión cristiana pretende la domesticación del ser humano, haciendo que sea más fácil la adaptación “al rebaño”.

Nietzsche la llama “moral de esclavos”, son los individuos incapaces de darse libremente sus propias normas de actuación y que asumen los códigos morales que les imponen. Lo “malo” es todo aquello que nos impide vivir.

Nietzsche lleva a cabo un análisis del devenir de la cultura occidental, del que extrae una conclusión: “Dios ha muerto, nosotros lo hemos matado”. Y extrae de la misma diversas consecuencias.

La muerte de Dios representa si solo hay un Dios, hay una sola verdad, es la muerte de todo lo que puede ser objetivo y absoluto en este mundo.  No hay valores absolutos

La consecuencia inmediata es la pérdida de referencias, el no saber a qué atenerse. Pero esto es también un reto para las nuevas generaciones que deben encontrar nuevos referentes. Este ateísmo primero, conduce al Nihilismo.

Es el proceso de pérdida de valores que conduce al hombre a la desorientación más absoluta. Una vez perdidas todas las referencias, debemos crear nuevos principios acordes con la vida. Estos dos momentos se corresponden con dos tipos de Nihilismo:

Nihilismo pesimista o negativo


: es el primer momento, consternación por la muerte de Dios. 

Nihilismo optimista o positivo

Los hombres asumen la muerte de Dios sin resentimiento.  Es propio de aquellos que se rigen por la moral de los señores.


Este es el momento para construir una nueva filosofía. Nietzsche presenta tres figuras metafóricas para representar este cambio:

Camello


: representa al hombre-esclavo que carga con una moral que le debilita y le hace sentirse pecador. Se inclina ante la omnipotencia de Dios y la frase que le caracteriza es “tú debes”.

León

Cuando el hombre tiene conciencia plena de la muerte de Dios, el león es audacia y arremete contra la vieja moral. El león se enfrenta a Dios. La frase que le representa es “yo quiero”. Pero su libertad es negativa. 

Niño

El hombre se percibe a sí mismo como responsable de la muerte de Dios, descubriendo a la vez el poder de la voluntad. Se reconcilia con la vida. Se pueden originar nuevos valores. El niño ignora al pasado y no depende de él, los nuevos valores no se verán influidos por lo que ha sido destruido.

En este punto, el hombre ya puede empezar a crear valores nuevos, asumiendo la voluntad de poder y el eterno retorno

Nietzsche identifica la voluntad con la búsqueda de poder, la que quería apagar el cristianismo. La moral cristiana predica la humildad, la compasión y la sumisión, contrarresta con la voluntad de poder, frenando la tendencia de la vida a afirmarse. Con “poder” nos referimos a todo aquello que puede llegar a ser

La voluntad de poder es patente en la naturaleza y en el devenir constante. Se encuentra presente en todos los seres vivos

Solo quien asume totalmente la vida de este mundo cambiante es capaz de soportar la idea del eterno retorno, puedes hacer lo desees, pero lo que hagas has de hacerlo de verdad. Amar la vida es querer que se repita también con su dimensión trágica.

Soportar este pensamiento es una muestra de fuerza interior. No es ejercer un dominio sobre los demás, sino que es crecimiento personal.

El señor de sí mismo es capaz de gobernarse a sí mismo. La voluntad de poder es, la voluntad de poder sobre uno mismo.

Esta nueva moral exige un nuevo tipo de hombre: el “superhombre” es capaz de soportar la idea del eterno retorno y amar la vida en todas sus dimensiones. El hombre crea al superhombre al matar de Dios.

Para alcanzar esta etapa, el hombre actual debe experimentar una triple metamorfosis: de camello a niño pasando por león.

La nueva moral propia del superhombre se caracteriza por la transvaloración de los valores, ahora la vida importa más que la verdad. El objetivo es crear nuevos valores que pongan a la vida y al hombre como centro. Las nociones morales de “bien” y “mal”, son sustituidas por valores vitales y sensibles. El superhombre se enorgullece de su diferencia, representa el orgullo de sí mismo (la moral de señores), frente a la renuncia, igualdad y sumisión propias de la moral del rebaño.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *