Las 5 razones de la existencia de Dios Tomás de Aquino

Share Button

Tomás de Aquino


Vivíó durante la baja Edad Media, periodo que se corresponde con el resurgir de Europa, y el nacimiento del gótico.
Es uno de los mayores representantes de la escolástica, la cual une de forma efectiva el pensamiento aristotélico y el cristiano.
A diferencia de San Agustín, defiende la diferenciación entre la fe y la razón, aunque remarca que éstas nunca pueden contradecirse, y que la fe es superior a la razón, y puede utilizarla para hallar la verdad revelada.
Su teoría del conocimiento se asemeja la de Aristóteles, dado que el alma, mediante la abstracción del objeto, alcanzará el conocimiento, con la ayuda del entendimiento agente y paciente. Coincide con Aristóteles en su concepción antropológica, con la única diferencia de que considera al alma inmortal (como Platón decía). 
También utiliza el pensamiento aristotélico para resolver el problema de la creación, y a los principios del ser creado de Aristóteles añade la distinción entre la esencia y la existencia.
Gracias al ser, las sustancias existen, y gracias al ser, Dios es. Al igual que Aristóteles, pensaba que no se podía demostrar a priori la existencia de algo, y para ello, debía demostrarlo a través de la experiencia sensible, desarrollando las cinco vías tomistas.
Defiende una ética teleológica en la cual el fin último del hombre es alcanzar la felicidad y el bien, y como el bien supremo es Dios, una vida en búsqueda del conocimiento de Dios será la más perfecta y feliz. Aplicado a la política, hay un orden divino que establece una ley eterna en el universo, que aplicada a los seres creados constituirá la ley natural, basada en el orden moral.



Antropología:
 su concepción del hombre es muy similar a la de Aristóteles, siendo el hombre una sustancia constituida por materia (cuerpo) y forma (alma racional). Ambas está unidas, pero, de acuerdo con Platón y a diferencia de Aristóteles, defendía la inmortalidad del alma. Del hombre decía que ocupa el puesto mas elevado de entre los seres materiales, y el menos de entre los espirituales.

-Sociedad y política:

 al igual que Aristóteles, reconocía al hombre como un ser social que debe vivir en sociedad. Dios establece el orden divino en el universo mediante una ley eterna, que se convierte en la ley natural, constituyendo el orden moral de las personas. Es dictada por la razón práctica. Al aplicarla al orden político surgirá la ley positiva, que en definitiva, ésta estará subordinada a la moral y a Dios.

-Conocimiento:

 al igual que Aristóteles, pensaba que el conocimiento se hallaba mediante la abstracción que realiza el alma sobre el objeto, ayudada por el entendimiento agente que abstrae las formas, el entendimiento paciente, que percibe la forma inteligible y conoce el concepto en general y por la memoria y los sentidos.
La verdad única se puede conocer a través de la fe, y también a través de la razón teórica o especulativa, la cual a partir de la experiencia sensible obtiene conocimientos racionales y demostrables.

-Dios:

 para resolver el problema de la creación, añade a los principios del ser creado de Aristóteles la distinción esencia y existencia, siendo la primera forma, la idea, la posibilidad de ser aquello que hace que las cosas sean lo que son. La existencia es el acto de ser, y es lo que dota de perfección. Para Tomás, el argumento ontológico de San Anselmo, no es válido como demostración de la existencia de Dios debido a que es una demostración a priori y pensaba, al igual que Aristóteles, que éstas nunca podrían demostrar la existencia de algo. Por ello se basa en la experiencia sensible, aplicando la razón y el principio de causalidad. Así desarrolla las 5 vías atomistas:
  1. La del movimiento, todo movimiento es consecuencia de un motor. Supone la existencia de un motor primero, que ha de ser Dios.
  2. La de causalidad, todo efecto procede de una causa previa. Ha de existir una causa primera que es Dios.
  3. La contingencia, todo ser contingente procede de otro ser contingente o necesario previo. Pero esto no puede ser de forma definida, por lo tanto debe haber un ser necesario, que es Dios.
  4. La perfección, ha de haber un ser absolutamente perfecto: Dios.
  5. El orden, ha de existir una primera inteligencia ordenadora, un fin último, Dios.

-Ética:

 la ética teleológica de Tomás entiende como máximo fin del hombre alcanzar el bien y la felicidad mediante el ejercicio del alma racional, y como el máximo bien y el conocimiento más elevado es Dios, será una vida feliz y perfecta aquella que busque conocer a Dios. La ley eterna, forma la ley natural, la cual dicta la razón práctica de todo ser humano y se convierte en su ley moral que dirige su comportamiento en base al primer principio «ha de hacerse el bien y evitarse el mal».
Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.