«Hume y Descartes» comparación

Share Button

Hume


Empirismo:


La principal preocupación de los empiristas es encontrar un criterio que les permita saber con seguridad cuando un pensamiento es verdadero pero, a diferencia del Racionalismo, el Empirismo sitúa ese criterio en el contacto con la experiencia.
El Empirismo niega la existencia de ideas innatas, se piensa que las ideas no vienen de la razón sino de la experiencia, las ideas que representan cosas reales hay que aprenderlas mediante el contacto con la realidad (conocimiento sensible).
Hume está de acuerdo con Descartes en que las matemáticas salen de nuestra razón pero piensa que éstas son una ciencia formal. Piensa que las ideas de las matemáticas no corresponden a ninguna cosa física, es nuestra mente la que abstrae los conceptos matemáticos. Las matemáticas son una ciencia formal donde los conceptos se relacionan entre sí. No hay innatismo en las ideas que corresponden a objetos fuera de nuestra mente. Para él la física, la medicina… Sí son ciencias reales. Los empiristas piensan que el criterio de verdad se basa en evidencias sensibles y hay que rechazar todo aquello que no esté basado en la experiencia, no se deben suponer hipótesis. Una importante diferencia entre el Racionalismo y el Empirismo es que, para los empiristas, la experiencia nos da un saber de aquí y ahora, por lo que es un saber particular, no universal, y fundamentado en una experiencia particular. Si afirmamos algo y no lo podemos verificar con ninguna experiencia, no puede ser válido.

CONOCIMIENTO

Los contenidos de la mente derivan de la observación y de la experiencia, donde las bases de nuestro conocimiento serán las percepciones, que se dividen en: impresiones e ideas.

Las impresiones:

todas nuestras sensaciones, pasiones y emociones tal y como hacen su primera aparición en el alma. Hume llama impresiones al conocimiento inmediato e intuitivo de algo externo o de algo interno. Por eso las impresiones se distinguen por su viveza.

Las ideas:

serían lo equivalente a la imaginación, por lo tanto las ideas proceden todas de alguna impresión previa. Las ideas se asocian entre sí para desarrollar el conocimiento con la memoria y la imaginación, y pueden ser: a) Naturales: una idea lleva a otra por semejanza o cercanía, b) Filosóficas: la imaginación emplea la causa, la cantidad… por lo tanto para Hume lo mas importante son las relaciones naturales, ya que la imaginación las une por: semejanza, por cercanía y causa-efecto. Existen dos tipos de Conocimiento: a) La relación de ideas donde se relacionan de forma evidente como en las ciencias formales, en el principio de la no contradicción b) Las cuestiones de hecho, son conocimientos que dependen de la experiencia, representan causas y hechos concretos, solo se encuentra la probabilidad de que las cosas sucedan siempre igual, es una suposición, no una certeza absoluta, procede del habito y las costumbres y también niega a la Sustancia como permanencia de las cosas, por la tanto él dice que Dios no existe porque es indemostrable.

LA Ética:

Hume estaba muy preocupado por la ética; pero después de lo visto, queda claro que su doctrina no puede apoyarse en la realidad, ya que ésta es desconocida. Además la razón sólo nos dice cómo son las cosas pero no puede indicarnos cómo debe ser nuestra conducta, por lo tanto la ética no es asunto de la razón. La ética se fundamenta en el sentimiento, Hume no cree que esto signifique que cada uno tanga una moral distinta; los sentimientos son tan universales como la razón, ya que todo lo que contribuye a la felicidad de la sociedad merece nuestra aprobación. La ética de Hume es emotivista y utilitarista: lo que nos produce una sensación de agrado y es útil para todos es lo bueno; lo contrario es malo.

FENOMENISMO Escéptico:

Según Hume no es posible conocer la realidad, ésta está fuera de nosotros por tanto no es ninguna impresión. Conocemos, pero no sabemos qué es lo que conocemos, es decir, conocemos fenómenos, lo que aparece ante el pensamiento. Por eso la filosofía de Hume suele calificarse como un fenomenismo escéptico. Fenomenismo porque no conocemos más que lo que parece ante la conciencia; y escéptico porque lo conocido, no es la realidad, o si lo es, no lo sabemos ni podemos saberlo.

Niega las ideas de sustancia material

Para todos los filósofos la sustancia siempre había sido lo más importante. Niega la idea de sustancia, dice que lo que sostiene está debajo de los accidentes (cualidades). La sustancia es una idea compleja. Para Hume, la sustancia no es más que la idea compleja que agrupa las ideas simples de las distintas cualidades percibidas. La colección de ideas simples se designa con una palabra y nos hace concebir la idea compleja de sustancia como una idea simple.

Niega la idea de yo (alma)

Hume piensa que tenemos la impresión o experiencia interna de algo que nos produce la correspondiente idea. Del alma no tenemos esas vivencias, es algo que une todas esas experiencias, se la llama sustancia o sujeto. Del alma sólo tengo creencia, no hay experiencia. El alma es una idea compleja que forma nuestro pensamiento. El yo es una idea compleja formada por la agrupación de sucesivos estados de conciencia, no es ninguna impresión ni idea simple, sino una colección de diferentes percepciones que se suceden unas a otras con una rapidez inconcebible y están en continuo movimiento. La sustancia, tanto material como psíquica, queda reducida a la idea compleja formada por la imaginación gracias a la dinámica asociativa de las percepciones.

Respecto del marco histórico debemos decir que Hume vive en la Europa del Antiguo Régimen que abarca hasta la Revolución Francesa de 1789. Todos los Estados de la Europa Continental están organizados políticamente de manera similar: las monarquías son absolutas, la Iglesia católica ocupa un lugar importante con gran implicación política y la economía sigue siendo feudal aunque transformándose poco a poco en una economía capitalista. En cambio en Gran Bretaña, la monarquía había evolucionado hacia un sistema parlamentario, se había consolidado el sistema bipartidista y se había desarrollado el sistema moderno de un Gabinete de Gobierno formado por ministros.
Respecto al marco social, el grupo social más influyente de la sociedad durante el Siglo XVIII era la aristocracia que en toda Europa gozaba de privilegios y ocupaba los cargos de poder en el gobierno, la Iglesia y el ejército. La situación de las clases populares, es su mayoría campesinos, era lamentable ya que pervivía una estructura feudal. Sin embargo, de nuevo, la situación en Gran Bretaña era diferente porque allí las relaciones agrarias ya no eran feudales. La aristocracia había llevado a cabo una revolución agraria, alquilaba sus tierras a la burguésía rural y obténía de ellas grandes beneficios. Durante la vida de Hume, Gran Bretaña se convierte en la primera potencia mundial, esto se debe a su hegemonía comercial y a que el Estado británico supo crear una administración más eficaz. Poco a poco se fue convirtiendo en una gran nacíón dedicada al comercio, especialmente colonial, cuyas estructuras agrarias se habían trasformado y donde comenzaban a aparecer los primeros elementos de desarrollo industrial y del capitalismo. Esto hacía que el Estado protegiese la propiedad privada, se preocupase de facilitar préstamos y orientase convenientemente la política exterior con vistas al comercio. Mientras, la Europa continental se había quedado atrás, con una política fiscal y financiera anticuada, grandes gastos militares y una burocracia poco eficaz. Respecto al contexto cultural destaca por un lado la ciencia británica con el gran físico Isaac Newton que influyó notablemente en Hume. Por otro lado debemos mencionar que estamos en el siglo de la Ilustración.
Hume comparte con este movimiento su aprecio por la razón, la libertad y la tolerancia así como su deseo de desarrollar un pensamiento filosófico al margen de Dios. Entre los ilustrados ingleses mención especial merece el economista Adam Smith a quien se considera el fundador de la economía moderna.
Respecto al marco filosófico, la filosofía británica del Siglo XVIII era eminentemente práctica y empirista. El Empirismo y el Racionalismo, al que se opone, son las dos corrientes filosóficas de la modernidad y David Hume es uno de los principales representantes del primero. El Empirismo afirma que la experiencia es el origen y límite del conocimiento, no existen ideas innatas, no es posible un conocimiento de validez universal y necesaria, lo que determina el valor del conocimiento y la ciencia es su utilidady las ciencias empíricas son el modelo de saber. Es en la experiencia donde intenta Hume fundamentar la política y la moral y no en conceptos abstractos como Dios, Ley Natural, Yo, como había hecho la filosofía racionalista.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.