Espíritu apolíneo y dionisíaco

Share Button

Conceptos Nietzche

1. Dionisíaco/Apolíneo*


Estos conceptos derivan de los dioses griegos Apolo( Dios del sol, símbolo de mesura, armonía,serenidad) y Dionisio (Dios del vino, símbolo de la pasión y sensualidad, del ansia de vivir). A los que Nietzche contrapone como facetas distintas del espíritu humano. Con el concepto de «apolíneo» hace referencia a lo armónico, luminoso y sereno, en oposición al componente pasional, entusiasta, doloroso y oscuro representado por Dionisio, Dios de la embriaguez, del desenfreno pasional.
Así pues con estos conceptos Nietzche esta designando dos aspectos contradictorios del alma humana: el espíritu dionisíaco se abandona personalmente a sus arrebatos e impulsos: el espíritu apolíneo las canaliza dentro del pensamiento ordenado, equilibrado y armonioso. Quien vive la vida dionisiacamente lo hace apasionadamente, como un juego o una aventura festiva en la que se necesitan los cinco sentidos para vivirla plenamente. El espíritu apolíneo, por contra, lleva una vida racional y ordenada.

2. Inocencia del devenir

La filosofía tradicional ha sentido siempre rechazo al devenir, al carácter cambiante y fluyente de las cosas persiguiendo el ideal de una realidad superior que poseyera los caracteres contrarios a los de este mundo cambiante en el que habitamos.
Para estos filósofos el carácter fluyente, el devenir, ha sido molesto porque no producía la tranquilidad que debía producir la verdad para ello la verdadera realidad debería ser inmutable, eterna, etc. Para Nietzsche la inocencia del devenir es la compresión de la realidad y de nosotros mismos sin orden sin legalidad alguna que venga de fuera. El orden y la legalidad las pone el hombre en un mundo cambiante para negarlo. El devenir supone aceptar que el mundo es tal y como se nos aparece y no como a la razón les gustaría que fuese. La inocencia del devenir es una conducta que esta mas allá del bien y del mal supone la compresión del cambio y de las apariencias fuera de la vanidad humana que pretende hallar verdades y valores absolutos, solo con la muerte de Dios podemos vivir sin lo absoluto en la inocencia del devenir.

3. Nihilismo *



 Actitud vital y filosófica que niega todo valor a la existencia. La idea de Nietzsche del Nihilismo es compleja:

1.
Nihilismo como decadencia vital: Toda la cultura occidental es nihilista pues dirige toda su pasión y esperanzas a algo inexistente(Dios ), despreciando la única realidad existente, la de los sentidos. En Así habló Zaratustra representa Nietzsche este modo de mostrarse el espíritu con la figura del camello, símbolo de la aceptación resignada de las mayores cargas.

2. Nihilismo activo: la filosofía que intenta mostrar cómo los valores dominantes so n una pura  invención; la filosofía nietzscheana es nihilista en este sentido pues propone la destrucción completa de todos los valores vigentes y su sustitución por otros radicalmente nuevos (propone la “transmutación de todos los valores”). Este Nihilismo es una fase necesaria para la aparición de una nueva moral y de un nuevo hombre, el superhombre. En Así habló Zaratustra se representa con la metáfora del león (por su agresividad, su capacidad destructiva).

3. Nihilismo pasivo . El “nihilista pasivo” no cree en ningún valor, puesto que considera que todo valor es posible sólo si Dios existe, y Dios no existe;Aquél que dijese que si Dios no existe todo está permitido, aquél que desesperase de la vida y se levantase en contra de ella por considerar que ésta solo puede tener su fundamento en algo ajeno de ella y que dicho fundamento no existe, ese sería también nihilista.

4. Mundo aparente/Mundo verdadero *

Nietzsche llama platonismo a toda teoría para la que la realidad está escindida en dos mundos: un mundo verdadero, dado a la razón, inmutable y objetivo, y un mundo aparente, dado a los sentidos, cambiante y subjetivo. Al mundo verdadero en Platón le corresponde la eternidad y se relaciona con el bien y el alma mientras que al mundo aparente le corresponden el nacimiento y la muerte y se relaciona con el mal y el cuerpo. El platonismo es una filosofía producto de una nefasta influencia del lenguaje, que busca siempre sustancias donde sólo hay devenir y una enfermedad de la vida misma: sólo individuos con un tono vital bajo pueden creer en la fantasmagoría de un mundo trascendente: la cultura occidental se inventa un mundo verdadero para encontrar consuelo ante lo terrible del único mundo existente, el mundo dionisíaco.

El hecho de que el artista ame más la apariencia que el mundo real no significa que se coloque del lado de la metafísica y del cristianismo. El artista trágico ama la apariencia en el sentido en que dice sí a lo terrible de la vida, es dionisíaco.
Nietzsche también afirma en su breve historia de la metafísica del capítulo “¿Cómo el mundo verdadero acabó convirtiéndose en una fábula?” que una vez que hemos perdido el mundo verdadero tampoco nos queda el mundo aparente. Hay que empezar de cero.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.