El Nihilismo y el superhombre redacción

Share Button

Friedrich Nietzsche nace en Rocken (Alemania) en 1844, estudió filología clásica y teología, lo que demuestra su interés por el mundo griego que tan importantes serán su filosofía. En esos años lee a Schopenhauer, que le influirá enormemente, y conoce a Wagner, con quien mantendría durante años una gran amistad. Su estilo filosófico destaca por ser muy literario, en ocasiones incluso poético, con numerosos aforismos y metáforas. Entre sus obras más importantes están: “El Anticristo”, “ La Gaya Ciencia” y  “Así habló Zaratustra”.

En primer lugar, Nietzsche radicaliza la crítica que ya se encontraba presente en otros filósofos de la sospecha como Marx, al criticar los valores de la cultura occidental, pues está cultura está viciada desde su origen. Esta decadencia se debe a que en Occidente se impuesto lo apolíneo (el equilibrio y la racionalidad) sobre lo dionisíaco (lo irracional e instintivo del hombre, su voluntad de vivir), es decir, la cultura occidental es una cultura racional y dogmática y por eso es decadente, porque se opone a la vida, a los instintos, y está empeñada en instaurar la racionalidad a toda costa. Esta autosatisfacción de Occidente se basa en una ficción que Nietzsche se ha propuesto desenmascarar. Para hacerlo, va a utilizar un método peculiar: el método genealógico, que consiste en rastrear los orígenes de los conceptos básicos de la cultura occidental con el fin de denunciar los instintos que subyacen en ellos. Este análisis es “una filosofía a martillazos”, destructora de valores.

Con respecto a la moral contemporánea, Nietzsche aplica el método genealógico y opina que esta no es más que un síntoma de la decadencia de la cultura occidental. Históricamente, el judaísmo y el cristianismo son los responsables de la transmutación de los valores, que adoctrinan a la masa elogiando la debilidad frente a la fortaleza de ánimo y generan en ella el resentimiento. Cuando este resentimiento se vuelve «creador de valores”, entonces, según Nietzsche, aparece la moral tradicional, la moral de los esclavos (voluntad de igualdad), que ha invertido los valores de la moral de los señores (voluntad de poder)
.

En su crítica a la filosofía, se distingue una crítica a la metafísica instaurada por Platón, quien afirmaba la existencia de un mundo ultraterreno perfecto, absoluto habitado por ideas, consideradas como algo estático e inmutable. Sin embargo, Nietzsche se opone a esta primitiva metafísica platónica al firmar que esas ideas no existen; sólo existe el devenir (de ahí que Nietzsche admire a Heráclito y a Hegel y critique a Kant por la distinción noúmeno-fenómeno). En definitiva, el platonismo para niche intenta fallidamente encontrar un sentido a la existencia del hombre, aunque también existen otros grandes dispensadores de sentido en la cultura occidental, como el progreso o el cristianismo.

Además critica la dimensión lógica-epistemológica y ontológica: Nietzsche rechace el antagonismo verdad-error pues existen errores irrefutables y verdades contradictorias. La categoría ontológica de “verdad”, no es una propiedad de la realidad, sino una mera valoración subjetiva que es condición necesaria de supervivencia del hombre, por tanto, la verdad sólo puede ser entendida como un acuerdo social, aunque en el fondo todas las posibles interpretaciones sobre la realidad son igualmente válidas (perspectivismo).

De esta forma se entiende que Nietzsche afirme que la voluntad de verdad de la ciencia engaña al intentar crear un mundo aparentemente objetivo y riguroso, el cual, en el fondo, se opone a la vida. En resumen, critica a la ciencia, considerándola una interpretación, una pálida copia de la vida, pues en el universo es un caos de fuerzas, no existe ninguna ley que regule el comportamiento de las cosas.

Por otro lado, también crítica la religión cristiana por ir en contra de los valores clásicos. Afirma que la religión nace del miedo y del horror que tiene nombre de sí mismo, es decir, nace de la incapacidad del hombre de asumir su propio destino y atribuir a otro ser más poderoso (Dios) la batuta de dicho destino. Debido a esto, la religión trae la alienación del hombre, y por su carácter decadente encierra al hombre en una ficción mezquina, fomentando así valores propios de la moral de los esclavos. Por tanto, la religión nunca podrá carrear verdades. Así interpreta el cristianismo como una moral vulgar, y Dios es un obstáculo contra la vida y hay que acabar con él.

La crítica anterior conduce a afirmar la muerte de Dios, por eso Nietzsche afirma: «Dios ha muerto, y nosotros lo hemos matado”. Esta afirmación significa el derrumbamiento de todos los pilares de la cultura occidental. Así, se entiende que no halla lugar para Dios en la cultura moderna, pues con su muerte, comienza de verdad una nueva historia y una nueva cultura en la que el hombre será el creador de su propio destino. Esta nueva época que se inaugura, se caracterizará por el Nihilismo, un movimiento histórico peculiar de la cultura occidental que se da cuenta de la inconsistencia de la existencia al haber suprimido los valores inadecuados procedentes de Dios. Éste Nihilismo tiene dos sentidos, negativo: símbolo de decadencia y desintegración de valores, es el Nihilismo pasivo. Y el positivo: en el que los valores no se derrumban por sí solos, sino que son destruidos directamente por la “ voluntad de poder”, la cual además crea valores nuevos, que manifiestan el sí a la vida del superhombre.

Con respecto a la antropología, para Nietzsche el hombre actual es algo que se debe superar, para así poder convertirse en un superhombre, el cual supone la afirmación suprema de la vida. Esta transformación de hombre a superhombre, se pasa por tres estados: camello (se inclina ante Dios y la ley moral), León (se niega a aceptar la carga moral y los viejos valores racionales, aunque no es todavía capaz de crear sus propios valores), y finalmente el niño (el cual es libre, pues crea sus ideas y valores rigiéndose de sus instintos, de aquí surge el superhombre).

Esta afirmación de la vida propia del superhombre es una afirmación de la voluntad de poder, un impulso de la vida que desea perpetrarse, una fuerza vital y racional.

Con la voluntad de poder, el superhombre afirma tanto la vida, que desea que se repita eternamente (amor fati): es el eterno retorno. Esta teoría se trata de una crítica a la concepción temporal cristiana Establece que el tiempo es eterno y en el tiempo las posibilidades de la vida se repite, de forma que cada instante ya ha sucedido y todo sucederá; todo se repite.

En definitiva, Nietzsche inaugura el vitalismo movimiento caracterizado porque se opone al positivismo y el intelectualismo, afirma la vida como realidad radical, defendíéndole frente a los conceptos absolutos » inventados » por la razón y la convierten el criterio para jerarquizar los valores de lo bueno y lo malo. Su pensamiento surge en una época de crisis en la que el hombre lucha por entender el mundo en el que vive, Pues su seguridad ha quedado destruido al poner en tela de juicio los Principios de las anteriores generaciones (metafísica, moral, religión, ciencia…). De ahí que parta de: una situación: la Europa del Nihilismo; un horizonte: la transvaloración de todos los valores; una tarea: filosofar a martillazos, derribando ídolos; y un método: el genealógico.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.