Dios y el hombre en la filosofia tradicional

Share Button

F. NIETZSCHE

  1. INTRODUCCIÓN HISTÓRICA

La segunda mitad del siglo xx se caracteriza por un conjunto de grandes cambios que se van a constituir en los principios de la sociedad occidental. A lo largo de estas décadas se suceden varia crisis que afectarán a todo lo que hasta entonces se consideraba estable y verdadero, por esta razón la sociedad se vio obligada a buscar nuevas respuestas a las incógnitas que se planteaban en el seno de la cultura.

El sistema político imperante es el democrático liberal fundado en la separación de poderes y en la importancia de la Constitución para permitir la alternancia en el poder de varios partidos.En el ámbito cultural se produce una reacción contra el realismo que se manifiesta con la aparición del impresionismo tanto en la pintura como en la arquitectura o la música. (Monet, Van Gogh, Wagner, Brahms, Debussy, Proust, Dickens…)

En este contexto se producirá un movimiento cultural que tendrá como punto central la afirmación de la vida como principio básico que pretende ser la superación de la crisis vigente en ese siglo. Esta nueva tendencia se la conoce con el nombre de Vitalismo y se centrará en la Vida y en los valores vitales, subordinando lo racional a lo vital

Los grandes sistemas filosóficos de los siglos XVIII y XIX pretendían establecer un orden político y social basado en criterios individuales relacionados con la ética y la política. Se basaban en la creencia de que el hombre feliz sólo podía hallarse en una sociedad justa y ordenada.

Para el marxismo, los avatares de su época se justificaban a partir del advenimiento de una sociedad nueva surgida de un hombre nuevo.La aparición de Darwin pondrá de manifiesto los principios fundamentales del evolucionismo que se sustenta en los principios de la selección natural basada en la supervivencia del más fuerte, lo cual conlleva la idea de que la vida no está sujeta a ningún fin (teleologismo)

El desarrollo del utilitarismo contribuye al desarrollo de la idea de que el equilibrio de la sociedad sólo se da en la consecución de lo útil. Frente a estas consideraciones que parten de la idea de un destino común para la humanidad, la sociedad y el hombre, surge una nueva línea de pensamiento que considera al hombre como un ser individual, capaz de elegir y de decidir su propio destino como si fuera el último hombre. De este modo el hombre pasa a ser considerado como un valor absoluto.


En esta contexto se enmarca el Vitalismo o Filosofía de la Vida que está influenciado por la biología y otras corrientes filosóficas. Sus representantes comparten la idea de la vida como esencia de la realidad y rechazan todo sistema filosófico que se oponga  a ella. Entre sus representantes: Dilthey, Kierkegaard, Schopenhauer, Bergson, Ortega y Gasset y Nietzsche.

Todos estos pensadores se sitúan al margen de las corrientes establecidas, sus filosofías son discrepantes  de las filosofías dominantes pues entienden la vida como algo dinámico, contrario a la razón lógica y racional, sus criterios no pueden extraerse de las ciencias particulares. Todos ellos tienen, a su vez, distintas perspectivas de la vida aunque todos conciben al hombre como un individuo inmerso en un mundo hostil.

Resumiendo, sólo a partir de la vida es posible comprender las múltiples manifestaciones de la cultura y el sentido de la historia.

La influencia más directa en la filosofía de Nietzsche es Schopenhauer quien considera el mundo  como una mera representación o apariencia, por tanto el mundo de nuestra representación es apariencia o engaño         (representación al estilo e Kant). El hombre es libre e independiente, perceptible e inespacial y por tanto se aprehende como Voluntad de vivir. Esta voluntad es una fuerza cósmica inagotable e inabarcable por lo que aniquila cualquier tipo de aniquilación, es la impulsora del despliegue de la naturaleza.

  1. BIOGRAFÍA

Nace en 1844 en Alemania, de familia protestante, sus primeros años se caracterizan por la manifestación de un carácter  introvertido  así como una escrupulosa observación de los preceptos religiosos trasmitidos por su familia. Realiza sus estudios secundarios donde entra en contacto con la cultura griega y latina lo que le aporta una sólida formación en las disciplinas humanística ( esto influirá fuertemente en su orientación filosófica y filológica) Realiza estudios superiores de Filología clásica así como de Teología en la universidad de Bonn. Se niega a seguir la tradición familiar en cuanto a su dedicación a la Iglesia protestante.

Conoce la obra de Schopenhauer que sería fundamental para el desarrollo de su pensamiento: la voluntad, los instintos, el arte, la consideración cíclica del devenir, así como el pesimismo frente a la vida. Es admirador de la música de Wagner a quien dedica una de sus obras “El origen de la tragedia en el espíritu de la música”, en él ve reflejado el triunfo de los valores germánicos frente a los cristianos.

La salud de Nietzsche siempre fue bastante precaria lo cual le hace abandonar su profesión (profesor en la Universidad de Basilea) demasiado pronto y a partir de ese momento se dedicará a viajar por Europa buscando un clima benigno. Siempre vivión con poco deshago económico, Estuvo muy enamorado de Lou Salomé, intelectual finlandesa que le rechazó su petición de matrimonio. En 1889 se le diagnostica reblandecimiento cerebral. Los últimos diez alos de su vida estuvo recluido en una clínica en estado vegetativo.

Obras


El nacimiento de la tragedia, Aurora, La gaya ciencia, Así habló Zaratustra, El crepúsculo de los dioses, Ecce homo, La voluntad de poder…

  1. LA FILOSOFÍA DE LA SOSPECHA

La idea fundamental presente en la filosofía de Nietzsche es que la cultura occidental está viciada desde sus orígenes. El error más peligroso que arrastra la cultura occidental es la consideración de la racionalidad como valor fundamental de la filosofía.

Su crítica abarcará, pues, a todos los aspectos de la cultura europea, tanto racional como moral o religioso.

Considera los planteamientos racionales de estar mediatizados por los idealismos, de rechazar los instintos y de fomentar un odio contra la vida.

Critica la moral tradicional, la aceptación de los valores tradicionales, la instauración de una moral de débiles, de esclavos en lugar de hacer una moral para señores, una moral que defienda los instintos, la fidelidad a la tierra.

Por último critica los valores trasmitidos por la religión judeo-cristiana porque es ella la que fomenta la obediencia a Dios y lo sitúa por enciam del propio hombre.

Resumiendo la filosofía de Nietzsche critica:

  • El racionalismo
  • El idealismo
  • La tradición judeo-cristiana

Estos tres mundos inventados por la tradición cultural occidental son la causa más evidente de su decadencia. Arrancan desde la cultura clásica, Sócrates, que inventó un mundo cuyas características eran la racionalidad, la perfección, lo divino. Frente a estos planteamientos Nietzsche inaugura la FILOSOFÍA DE LA SOSPECHA, es decir una filosofía que pondrá en tela de juicio todos los planteamientos anteriores a él: Ya que en ningún momento la filosofía anterior ha ofrecido verdad alguna será que siempre ha estado construyendo teorías que justifiquen sus verdaderos intereses.

El objeto central de su filosofía tratará de descubrir de dónde proceden los grandes errores de la filosofía, una vez descubiertos encontrará que la Filosofía ha sido siempre una “gran mentira” puesto que todas las teorías fueron creadas por hombres y carecen por tanto de un verdadero valor objetivo. Así considera que la verdad no existe, sino que es una gran invención elaborada por la Razón para encubrir y satisfacer las verdaderas necesidades vitales, como el consuelo o la seguridad.
La filosofía de Nietzsche es una negación extrema del pasado, de las tradiciones. Juzga la historia de la metafísica como la historia del “error más prolongado” le niega cualquier asomo de objetividad, puesto que ésta se  encuentra únicamente en el lenguaje:

La costumbre y el uso han creado apariencia de verdad y el hombre ha olvidado que esta es sólo una ilusión

Al considerar que la verdad es sólo ilusión el hombre debe preocuparse por intensificar la vida.

La interpretación de la filosofía de Nietzsche siempre ha resultado problemática por su falta de sistematicidad

  1. FILOSOFÍA NEGATIVA

De lo dicho hasta el momento se puede concluir que la filosofía de Nietzsche es una crítica hacia la filosofía, la religión, la moral y la ciencia tradicionales, y que su objetivo es dar un nuevo enfoque al proyecto creador de la existencia.

La finalidad de su filosofía es hacer aflorar al hombre nuevo, al superhombre, que se esconde en el hombre y el modo de hacerlo salir es a base de martillazos, del mismo modo que el escultor, haciendo uso de su cincel, libera aquello que subyace en la piedra.

Los “martillazos” nietzscheanos consisten en la aniquilación y destrucción completa de la humanidad considerada al modo tradicional e impregnada  y determinada por la cultura, moral,… tradicional occidental, características todas ellas que han llevado a la vida a su degradación rebajando y humillando constantemente los instintos vitales del hombre.

La filosofía negativa o “filosofía del martillo” consiste pues en negar y destruir y adquiere la forma de una trasmutación de valores.
Por eso descarga sus martillazos sobre tres momentos fundamentales de la historia occidental:

Sócrates, la filosofía platónica e idealista y la moral y la religión judeo-cristiana

A)Sócrates

Según Nietzsche la auténtica grandeza griega se da en la tragedia que supone la fusión de dos elementos fundamentales. Por una parte aparece la dimensión individual y de equilibrio que representa la parte serena, la claridad, la medida de los fenómenos. Esta dimensión está representada por el dios Apolo.
De otra parte está la dimensión de embriaguez mística y de la aniquilación de la conciencia personal, lo excesivo, lo desbordante, representada por el dios Dionisio, deidad que representa la oscuridad, la desmesura. Estas dos dimensiones se dan en perfecto equilibrio en el ser humano (lo apolíneo y lo dionisiaco) sin embargo Sócrates lo destruyó dando primacía a la dimensión apolínea e instaurando la racionalidad extrema. Por tanto es el gran corruptor puesto que con su filosofía triunfa el hombre teórico sobre el hombre trágico, imponiéndose lo científico.

B)Filosofía platónica e idealismo alemán

Otro de los pilares de la filosofía occidental el Platón al afirmar la existencia de un mundo perfecto y absoluto. Esta filosofía parte de la consideración de la realidad como algo estático e inmutable, un ser que existe en su propio mundo y que es diferente de los seres del mundo sensible. Por esta razón el ser metafísico debe ser estático y completamente diferente al mundo del devenir y este concepto del ser es para Nietzsche la construcción más abstracta construida por el hombre, es pura nada, lo mimo que el noúmeno kantiano que también es pura abstracción y que en cierta mediad se relaciona con las ideas platónicas.

C)Tradición judeo-cristiana

Nietzsche es ateo, y por este motivo considera la religión no como una experiencia con entidad real sino como una ilusión y le parece absurdo que el hombre haya creid0o durante tanto tiempo en una ilusión.

La religión surge del terror que el hombre tiene ante sí mismo, de la incapacidad del hombre para asumir su propio destino: Cuando se siente invadido por un sentimiento de poder, se siente avasallado por él y en lugar de considerarlo como algo que forma parte de sí mismo se lo atribuye a otro ser más poderoso que él por medio de un mecanismo de defensa patológico:

Dios

De este modo la religión conduce a la alienación del hombre (sentirse fuera de sí, dominado por otro.) ya que esos estados le son tan ajenos que no se siente responsable de ellos.
El cristianismo fomenta únicamente valores mezquinos como la humildad, la obediencia, el sacrificio… que sólo conducen a una moral de rebaño.
Significa la destrucción de la tragedia griega puesto que escinde al hombre y sólo le permite sentirse orgulloso y responsable de aquellos actos que son la consecuencia de esos valores. Es en suma la afirmación de los valores débiles, de los esclavos. La superación de este estadio sólo podrá superarse con el nacimiento del hombre nuevo, el superhombre que será el creador de los nuevos valores.

La filosofía conlleva alienación y por tanto los martillazos de su crítica se dirigen a suprimir la alineación en la que está inmersa la existencia humana, lo cual llevará al conocimiento de que la vida es el fundamento último de los valores porque estos sólo existen en la medida en que la vida los dicta.

  1. FILOSOFÍA POSITIVA

La cultura europea ha llegado por tanto, a su ruina, a su propia decadencia, esto es, al nihilismo, que desemboca en un pesimismo demoledor y absoluto. Contra el nihilismo, Nietzsche propone lo que él denomina “ el gran mediodía” que devuelva el vigor y la creatividad de la tragedia griega. En esto consiste la gran tarea del vitalismo nietzscheano:

desencadenar al hombre de todos los valores ficticios para devolverle el derecho al la vida, es decir, el nihilismo activo

Negar para afirmar, destruir  los valores tradicionales para crear nuevos valores. Así el primer paso consistirá en la transmutación de los valores de la cultura tradicional. Una vez perdida la fe en el verdadero mundo y en su personificación en Dios, la cultura pierde su sentido y por eso se cae en el pesimismo más absoluto. Pero a su vez ese pesimismo, se convierte en la fuerza destructora y desintegradora del fundamento de la cultura occidental de Dios.

El nihilismo es un proceso ambivalente y dialéctico.
Esto se manifiesta en que se desarrolla como una fuerza que discurre de lo negativo a lo positivo, destruir para crear. (en esto consiste la ambivalencia). Este proceso es llevado acabo por el entendimiento (momento negativo) y por el dominio de los instintos (momento positivo)  que conducen a alcanzar el valor supremo: La vida. Este es el momento supremo del nihilismo. (El proceso dialéctico se pone de manifiesto en le paso de uno a otro momento, el discurrir.)

La transmutación de los valores concluye con una nueva tabla de valores que se puede resumir en la confrontación entre la moral de los señores frente a la moral de los esclavos.
La nueva moral consiste en la exaltación de los instintos primarios de la vida. En la nueva moral debe imponerse la voluntad de la vida frente a la voluntad de la nada. La primacía del verdadero mundo frente al mundo estático de la filosofía tradicional y dogmática.

  1. ANTROPOLOGÍA: EL SUPERHOMBRE

El hombre para Nietzsche es un ser miserable que desprecia la tierra porque carece de sentido para el alma. El hombre es un ser a medio hacer, un ser intermedio entre el animal y el superhombre, es un ser indeterminado.


El tema de la muerte de Dios es tratado en la primera parte del libro “Así habló Zaratustra” y lo desarrolla a través de lo que él denomina las tres transformaciones del espíritu:

En primer lugar el Espíritu se convierte en camello que es un animal de carga, del mimo modo que el cristiano carga con los valores superiores de la vida y que se inclina sumiso ante la ley moral y la divinidad.

En segundo lugar el camello huye al desierto y se convierte en león, que simboliza la destrucción de los valores tradicionales y que crea las condiciones necesarias para la aparición del superhombre. En este momento el hombre lucha contra la moral idealista, contra la voluntad divina. Conoce su alienación y crea su libertad al luchar contra los valores establecidos.

Por último, el león se convierte en niño que simboliza el hombre que puede crear y proyectar nuevos valores. Es la esencia de la libertad originaria y auténtica.(El niño simboliza la inocencia el desconocimiento, es el hombre nuevo)

Con el superhombre anunciado por Zaratustra aparece el nuevo hombre. Esto significa que el hombre que conocemos debe desaparecer, superarse para transformarse en el superhombre. El medio para tal transformación es la Voluntad de Poder.
Esta voluntad de poder tiende a la agresión, al sometimiento de todo lo ajeno.

La muerte de Dios conlleva, en un principio, a lo que Nietzsche denomina “el último hombre” que se manifiesta en un empobrecimiento del hombre por medio de un ateísmo superficial y de un desenfreno moral. El hombre, liberado del Dios que le limitaba, se lanza a un mundo sin control moral, pero a  su vez, significa también la proyección consciente de los nuevos ideales creados por el hombre, a saber, el superhombre.

Nietzsche no trata de sustituir a Dios, sino que aprovechará su muerte para consolidar el valor de los instintos, para dotar de sentido y valor a todo lo que surge del individuo siempre que no se transforme en una realidad abstracta que pretenda ser una verdad absoluta.


El superhombre será pues, el que conoce la muerte de Dios y se vuelve hacia la tierra, que se convertirá en el criterio último, mientras que el hombre será ahora el creador. Es la exaltación de la creatividad del hombre en tanto que se afirma la vida terrena. Esta vida se plasma en el eterno retorno:
La vida tiene que ser amada, puesto, que en virtud de su repetición tiene que volver a ser vivida. El hombre es por tanto, un puente hacia el superhombre,  que es la figura del espíritu libre que se caracteriza por el afán de superación, es el que adquiere la posibilidad de proyectar nuevos valores y de invertir los ya existentes, es, en suma, autónomo, superior y legislador, además de voluntad de dominio, voluntad creadora, representa el fin supremo de la humanidad.
Los caminos que conducen hacia esta punto serán ascendentes y naturales y todos los que alejen al hombre de este fin serán caminos antinaturales y decadentes.

La muerte de Dios lleva a la libertad del hombre superior que está más allá del bien y del mal, más allá de las doctrinas absolutas, que se muestra plural y que ve la realidad como algo que hay que superar. El hombre superior afirma la vida sin necesidad de crear otros mundos que salven la angustia producida por aquel otro mundo que él mismo ha creado.

  1. LA VOLUNTAD DE PODER

La voluntad de poder es una interpretación del universo. Toda fuerza activa.  Voluntad de dominio. La voluntad de poder procede de la filosofía de Schopenhauer, pero a diferencia de lo que pensaba este autor no es sólo poder de conservación sino que es voluntad creadora. Para Nietzsche es la esencia de la dimensión dionisíaca de la realidad y posee una doble significación simultánea: cósmica y psicológica.

Es cósmica porque el universo es un conjunto de fuerzas que se desarrollan,  se equilibran y se desequilibran, se yuxtaponen y chocan sin principio ni fin, toda su fuerza se define por la tendencia a dominar y llegar así al límite de su poder.

Es Psicológica porque esta misma fuerza que está presente en el universo, está también presente en cada individuo. Es  un conjunto de fuerzas pasionales (dimensión dionisíaca) que quieren su propio poder y que se manifiesta en forma de voluntades. Por eso la vida es un querer más, es un superarse constantemente.

La voluntad de poder es creadora, creadora de valores morales, por eso es lo que caracteriza al superhombre y se desarrolla al mismo tiempo que las fuerzas vitales que lo constituyen. Brota del hombre mismo y por tanto no puede ser juzgada por ninguna instancia superior: es ella misma la que valora y juzga. El hombre es un ser que debe responder a sus propios comportamientos. En realidad no hay un yo, sino una pluralidad de pulsiones. La libertad de poder es la aceptación de la vida tal y como es.

A)    El eterno retorno

Este tema es central en “Así hablo Zaratustra”. Está tomado de la mitología griega y lo utiliza para refutar la concepción lineal de la historia. Significa que todo se repetirá del mimo modo en sucesivos ciclos cósmicos: Así el único mundo existente es este y toda huida a otro mundo conlleva una pérdida de realidad. Todo es bueno y justificable porque todo debe se repetirse, La vida ha de volver a ser vivid

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.