Descartes apuntes contexto histórico y filosófico

Share Button

Contexto histórico cultural y filosófico de Descartes


Descartes nace el 31 de Marzo de 1596 en la ciudad de La Haya en la Turena en la Francia. Su madre muere un año después. Su padre, consejero del  Rey en el Parlamento de la Bretaña, le envía en 1604 al colegio de La Flèche, dirigido por los jesuitas. Era una institución para la formación de una nobleza como arma en la lucha contra el protestantismo hugonote. Allí permanece 8 o 9 años, destacándose del resto en matemáticas y latín. Durante sus años en este colegio, lee a autores clásicos como Cicerón, Horacio y Virgilio y también a Homero, Píndaro y Platón. La enseñanza estaba basada fundamentalmente en textos filosóficos de Aristóteles acompañados por comentarios de jesuitas. Una vez abandonado el colegio, decide alistarse en las tropas de Mauricio de Nassau en la guerra de los Treinta Años con el fin de conocer mundo y fortalecer su carácter. En 1621 abandona el ejército y durante unos cuatro años se dedica a viajar por Polonia, Holanda, Italia y Francia. El contexto histórico en el que se enmarca la filosofía es el Siglo de Oro francés. Desde un punto de vista político, Francia, y como ella todas las grandes potencias europeas de la época, se organiza como una Monarquía Absoluta que llaga a su apogeo con el monarca Luis XIV mediante la identificación entre el rey y el Estado. Durante el Siglo XVII se produce en Europa un periodo de crisis que se produce a raíz de la consolidación de los estados modernos, sus afanes imperialistas y la lucha por la hegemonía entre Francia, España, Holanda e Inglaterra. Respecto a la vida de Descartes, una buena parte de esta se coincida con la Guerra de los 30 años entre los estados católicos y protestantes del Imperio alemán. En el campo socioeconómico, se produjo un fuerte desarrollo de la burguésía relacionada con el capitalismo mercantilista que se vio favorecido por la expansión del comercio marítimo y colonial. Desde un punto de vista cultural, el tiempo de Descartes es el Barroco: una época cuyo tono general es pesimista a lo que contribuye la confrontación teológica entre católicos y protestantes. Esto dio lugar al desvío de la atención de los filósofos a temas no religiosos como la ciencia y las matemáticas. Destaca en ésta época, la invención de la imprenta que permitíó que el ámbito de la cultura saliese fuera de de los círculos eclesiásticos haciéndose accesible a personas ajenas a la religión. Como consecuencia, se publicaron multitud de libros en las lenguas nacionales dejando del lado el latín. El hecho que tuvo una gran repercusión en la vida intelectual de Descartes fue la condena de Galileo por el tribunal de la inquisición en Roma: lo llevó a un miedo por la recepción de sus ideas y por ello no publicó Tratado del mundo. Fue posteriormente que publicó una parte de su obra científicas anteriores a Discurso del Método, el cuál publicó de forma anónima. Pese a todo ello, en 1643, el Consejo de la Universidad de Utrecht condena a Descartes por ateísmo y luego lo acusa de pelagianismo. De modo que tras su muerte se condenaron algunas de sus obras principales. La filosofía de Descartes coincide con el final del Renacimiento y se puede decir que ya hacía algún tiempo que Dios había dejado de ser el centro de la preocupación filosófica sustituido por el hombre sobre todo en lo que respecta a temas del conocimiento.
Se considera a Descartes el fundador y principal representante de la corriente racionalista, la cuál toma como referencia la ciencia moderna y como modelo el método matemático. Esta corriente concede a la razón, al conocimiento teórico, una importancia radical, aceptando el innatismo de los principios esenciales y despreciando el conocimiento sensorial como guía de la verdad. Descartes formuló una teoría sobre el mundo físico denominada mecanicismo que intentaba explicar el mundo físico como una gran máquina y que será precursora de las concepciones materialistas posteriores.


SUSTANCIA: Descartes define sustancia como aquello que no necesita de ninguna otra cosa para existir. Ahora bien, de las tres clases de sustancias que distingue (pensante, extensa y divina), únicamente esta última cumple las condiciones necesarias para ser considerada como tal. No obstante, Descartes mantienen el concepto para referirse, en este caso, a la res cogitans, como recurso para evidenciar su independencia con respecto a la realidad material o res extensa. CUERPO: Con este término Descartes se refiere a la sustancia extensa, aquello material que percibimos a través de los sentidos y cuya existencia tratará de demostrar racionalmente por medio de las ideas que corresponden a la sustancia pensante. Descartes establece así un dualismo antropológico, en el que lo material (cuerpo) y lo espiritual (alma) son independientes. El término “verdad” se localiza en las líneas 6 y 16 mientras que el de “creencia” únicamente en la 8. Ambos son fundamentales en la filosofía cartesiana y están muy interrelacionados. -“VERDAD”: con este término Descartes hace referencia al objetivo del método y de la filosofía. Al indagar sobre la verdad, busca el conocimiento que se presenta como indudable y de forma evidente, es decir de forma clara y distinta. Este es el criterio de verdad de Descartes a partir del cual evolucionará en el conocimiento hasta la demostración de la realidad extramental. El proceso que seguirá para llegar hasta la verdad primero es el de la duda metódica, por la que rechaza las formas del conocimiento que presenten me presenten dudas, llegando así al “cogito ergo sum”. A partir de la relación entre verdad y realidad podrá demostrar la existencia del mundo. El método podemos decir que es la herramienta indispensable para alcanzar la verdad. – “CREENCIA”: es el tipo de conocimiento en un grado mucho menor que el de la certeza. Las creencias pueden ser verdad o no. Cuando lo sean se trataran de certezas mientras que cuando se presenten como dudas deben ser rechazadas (por la duda metódica) por la posibilidad de falsedad en ellas. Con la duda metódica, Descartes analiza todos los elementos de su creencia que ha adquirido hasta la fecha y descartará todo lo dudoso para quedarse con lo claro y lo distinto, esto es, lo evidente.La interrelación que existe entre los dos términos es clara. La creencia, en un primer estado de plena subjetividad, puede ser verdadera o no. A través del criterio de verdad, presente en el método y aplicado en la duda metódica, sabremos cuales de esas creencias son verdad al ser evidentes y así tomarlas como base del conocimiento.

Relación entre Descartes y Platón

Muchas son las semejanzas filosóficas entre Platón y Descartes. Sobre todo el pensamiento análogo de estos autores se vio reflejado en que ambos podrían ser clasificados como racionalistas e idealistas, pero también estos filósofos discrepan en algunos puntos de la filosofía como veremos a continuación. La mayor paridad entre Descartes y Platón se basa sobre todo en el Racionalismo, los dos ponen la fuente de conocimiento en la razón y desconfían de los sentidos, puesto que nos engañan y no demuestran la realidad de las cosas. Además ambos son dos autores que defendían el dualismo del hombre, constituido de dos principios absolutamente heterogéneos, alma y cuerpo, y para ambos, el alma es el lugar donde reside la verdad y el cuerpo la fuente de nuestros errores.Obviamente estos filósofos, por otra parte, diferían en algunas cosas, por ejemplo, a diferencia de Platón que afirma que el alma es de naturaleza ideal y preexistente al cuerpo, Descartes alega que el alma es el pensamiento. Esta diferencia nos conduce a otra oposición que reside en la concepción de idea, para Platón las ideas tienen una realidad separada, una existencia real fuera de mí, mientras que para Descartes son contenido mental, están en el pensamiento. Asimismo Platón y Descartes, a pesar de sus diferencias y semejanzas, son dos de los pensadores más relevantes de dos etapas vitales de la filosofía; la Antigüedad y la Modernidad respectivamente.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.