Aristóteles la felicidad como actividad racional

Share Button

5.1 El bien supremo

Para Aristóteles, llevar a cabo lo que le es propio a cada ser es denominado virtud (areté). Así, el bien supremo del ser humano está en el desarrollo de lo que al hombre le es propio y le distingue del resto de seres:

La actividad y cultivo de la razón

En este cuidado del alma humana como motor de nuestra capacidad intelectual y racional podremos encontrar la felicidad.

Sin embargo, para alcanzar este cultivo de la razón la polis debe otorgar al individuo los bienes materiales y la tranquilidad suficientes, por lo que la ética se supedita a la política, ya que la finalidad última de la sociedad es el desarrollo de nuestra virtud.

5.2.- Las virtudes éticas

Las virtudes éticas tienen como función principal orientar nuestra conducta hacia el bien, denominando para ello los instintos irracionales. De este modo, son catalogadas como virtudes éticas:

  • El valor à justo medio entre la temeridad y la cobardía.

  • La templanza à situada entre el libertinaje y la insensibilidad.

  • La generosidad à entre la prodigalidad y la avaricia.

  • La justicia à respeto a las leyes del Estado y reparto equitativo de las ventajas, bienes, cargas y obligaciones. Es la virtud ética más importante de todas.

5.3.- Las virtudes dianoéticas

Las virtudes dianoéticas están relacionadas con la actividad racional del hombre.
Entre ellas se encuentran:

  • La sabiduría à es el aprendizaje de los principios y los efectos que se derivan de ellos.

  • La prudencia à consiste en la habilidad intelectual para distinguir las cosas necesarias de las innecesarias, así como saber elegir lo bueno y rechazar lo malo.

6.- Cinismo, estoicismo y hedonismo

Tras la muerte de Alejandro Magno (323 a.C.), la reflexión ética se centra en el concepto de naturaleza, entendida como un todo armonioso del que forma parte el hombre. Las tres  principales corrientes de este Naturalismo ético fueron: el cinismo, el estoicismo y el hedonismo.

6.1.- Cinismo

Los cínicos eran un grupo de pensadores que integraban la escuela filosófica fundada por Antístenes hacia el 450 a.C. Otros miembros destacados à Diógenes y Cate de Tebas.

El cínico busca una vida virtuosa y completamente libre como fuente absoluta de felicidad.
Para ello, desprecia las normas sociales y busca la virtud viviendo conforme a la naturaleza. Se apoya en el desprecio de todo bien material y en el ideal de la autosuficiencia individual (autarquía).

Esta corriente surge como contrapunto a la compleja vida social cargada de normas, leyes y tradiciones que ocultan la bondad natural de todo ser humano.

6.2.- Estoicismo

Zenón de Citio abríó hacia el año 306 a.C. Una escuela de filósofos conocidos como estoicos. Todo el sistema filosófico estoico gira en torno a la ética. Para esta corriente existen unas leyes naturales que actúan de forma inexorable en todos los seres y sólo la ética nos puede enseñar a vivir de acuerdo con dichas leyes.

La ética estoica puede resumirse en la siguiente sentencia: “vive de acuerdo con la naturaleza”. Por ello, sólo podemos alcanzar la felicidad si conocemos en profundidad las leyes naturales que rigen nuestro destino y las aceptamos de forma serena. Esta serenidad surge cuando ejercemos un control absoluto sobre nuestras pasiones (apatía).

Es decir, el estoicismo defiende la huida de las felicidades y tristezas, alcanzando un estado de serenidad mediante el cual se alcanza la ataraxia, es decir, la imperturbabilidad del espíritulo.

6.3.- Epicureísmo

El epicureísmo es la doctrina filosófica inspirada en los escritos de Epicuro de Samos.
Fue sistematizada y ampliada con posterioridad por el pensador romano Lucrecio.

Conocida también como hedonismo, defiende que la felicidad reside en el goce y en placer, tanto del alma como del cuerpo. Por tanto, esta filosofía tiene en cuenta lo físico y lo corpóreo como medio para acceder a la felicidad y a la vida en sintonía con las necesidades connaturales del hombre.

7.- La legitimidad del poder según los fines

Desde esta perspectiva, la legitimidad del poder político descansa en la identificación de la comunidad con el fin de perseguirlo por los individuos que ostentan el poder. Cuando el poder promueve el bien común, el sentimiento de aceptación, participación y reconocimiento crece. Los principales defensores de esta teoría son Platón y Aristóteles.

7.1.- Platón

Para Platón, el objetivo primordial del poder político es la felicidad de todos los miembros de la polis.
Esta felicidad descansa en la existencia de un poder justo.
Sin embargo, sólo aquellos que posean mayor grado de sabiduría (los filósofos) podrán ser los gobernantes.

Por otro lado, Platón realiza una crítica a las formas de gobierno más usuales en su época de este modo:

FORMA DE GOBIERNO

COMPOSICIÓN

CAUSAS DE ILEGITIMIDAD

DESARROLLO

TIMOCRACIA

Gobierno de castas guerreras.

Utilizan el poder para enriquecerse.

Dan lugar a la oligarquía.

OLIGARQUÍA

Gobierno de pequeños grupos de alto rango social.

No distribuyen bien los recursos.

La protesta social da lugar a la democracia.

DEMOCRACIA

Gobierno de muchos (en la antigua Grecia de los ciudadanos).

No todos los ciudadanos están preparados.

Alguien audaz podría tiranizar la asamblea.

TIRANÍA

Un individuo con apoyo de la fuerza.

Sólo busca el interés personal.

Acaba por convertirse en una timocracia.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.