Amor virtud y belleza en platon

Share Button

Platón y la Teoría de las Ideas

Es complejo interpretar el sentido exacto de esta teoría y aquel no aparece expuesta sistemáticamente en ningún diálogo platónico. Por otra parte, la doctrina aparece revisada en una visible evolución a lo largo de s u obra.
Aristóteles que debió conocer bastante bien la doctrina de su maestro destaca:
«Platón, en general, está de acuerdo con las teorías de los pitagóricos, aunque también tiene cosas propias. En efecto, desde su juventud se había familiarizado con Cratilo y con la opinión de Heráclito de que todas las cosas sensibles están en flujo permanente, por lo que no hay ciencia (episteme) posible de éstos objetos y el mismo sostuvo esta doctrina más tarde. Por otra parte, fue discípulo de Sócrates  quien desentendiéndose de la Naturaleza en su conjunto- se consagró exclusivamente a los problemas morales, proponiéndose lo universal como objeto de sus indagaciones y siendo el primero que aplicó el pensamiento a dar definiciones. Por ello, Platón, heredero de esta doctrina y habituado a la indagación de lo universal, pensó que las definiciones no podían referirse a los seres sensibles ?ya que no es posible dar una definición común de objetos que cambian continuamente-, sino a otro tipo de seres. A estos seres los llamó «ideas» Y añadió que las cosas sensibles existen separadas de las Ideas, pero que de ellas reciben su nombre ya que todas las cosas en virtud de su participación en las Ideas, reciben el mismo nombre que las Ideas. En cuanto a la participación. Platón no hizo sino cambiar el nombre, ya que los pitagóricos afirmaban que los entes son por imitación de los números y Platón por participación, pero ni aquellos ni éste se preocuparon por indagar qué era la participación o la imitación de las ideas.» Aristóteles, Metafísica.
1º-Platón se mantiene fiel a la orientación fundamental de la investigación socrática: buscar la definición de las virtudes. Así, ante la pregunta «¿Qué es un valor?» mientras que un sofista afirmaría que no puede definirse de manera universal, Platón y Sócrates estimarían que por el contrarío, sí debería haber algo en común a todos los actos valientes que pudiese ser definido como «el valor» Ese «algo común» es lo que Platón denomina «idea«.
En esta primera etapa entonces, la Teoría de las Ideas tiene una intencionalidad ética de inspiración claramente socrática porque para ser virtuoso es necesario saber qué es cada virtud. Una vez que hayamos descubierto qué es la virtud, podremos utilizarla de vara para juzgar el valor moral de las acciones. La virtud ya no será algo relativo o subjetivo sino algo definitivamente objetivo e independiente de toda opinión.

2º-Las ideas son esencias


Es decir «aquello por lo que una cosa particular es lo que es».

Las ideas existen separadas de las cosas particulares


Éstas dejan de ser un «carácter común», tampoco son conceptos ni representaciones mentales. Las ideas son concebidas como entidades que poseen existencia real e independiente: cada idea es una sustancia que «existe en sí» como una realidad trascendente y no inmanente a las cosas.

Duplicación del mundo


Existen pues, dos mundos, por un lado el mundo visible, el de las cosas particulares; y por el otro el mundo inteligible, que no es un lugar o espacio físico sino un «ámbito» de esencias inteligibles. Al denominar «substancias» a las ideas, Platón  pretende subrayar su objetividad o validez universal. El mito de la caverna es la famosa alegoría que pretende explicar esta concepción del mundo contraponiendo el mundo irreal de sombras con el de la luz solar. Mientras que el mundo visible es un mundo fugaz y en cambio continuó a la imagen del descrito por Heráclito, las cosas particulares carecen prácticamente de realidad por que no contienen en sí mismas su propia esencia. En cambio, el mundo inteligible es el mundo verdaderamente real, porque cada idea (en tanto que existe en sí) es una sustancia.

Ideas únicas, eternas e inmutables


La ideas poseen los atributos del Ser según Parménides.
En contraste, las cosas son múltiples, temporales y mutables. En efecto, solo existiría La
Belleza eterna y siempre igual a sí misma. Pero las ideas no son realidades corpórea (inmaterialismo platónico) ni tampoco realidades sensibles sino solamente inteligibles esto es solo accesibles a través de la inteligencia.

La participación


La relación entre ideas y cosas es denominada con expresiones diversas. Desde el punto de vista de las cosas se dice que es una relación de participación o imitación.
También puede decirse que las Ideas son causa de las cosas (no en cuanto a que las produzcan sino en tanto que son sus esencias), lo que luego {Aristóteles llamaría «causa formal») o, modelo de ellas.

Cosmología

Platón siempre pensó que la ciencia verdadera sólo puede tener por objeto el mundo de las ideas. En la cosmogonía desarrollada en el Timeo, aparecen numerosos elementos tomados de los pitagóricos, Empédocles y otros autores de la época, por lo que la obra constituye un notable compendio del saber de su época.

Principales características de la cosmología

1. Concepción teleológica: Por primera vez en la historia de la filosofía, el fin en el sentido de finalidad aparece como causa para explicarlo todo. Los presocráticos habían utilizado causas materiales y el movimiento como principio.

2. Optimismo:


De acuerdo a la cosmogonía platónica éste es el mundo más bello entre todos los posibles.

3. Matematización:


Según algunos interpretes, la masa material pre-existente con la que Demiurgo formó el mundo, coincidiría con el espacio. Siguiendo esta línea, las cosas se compondrían tan solo de estructuras matemáticas equiparando el cuerpo físico al cuerpo geométrico. Hay quienes interpretan que los poliedros no corresponden a cuerpos sino a estados de la materia (ígneo, gaseoso, sólido y líquido) y es la estructura matemática la que explica las cualidades y posibles transformaciones de la materia.

4.Divinización del Cosmos:


Los dioses olímpicos son substituidos por astros-dioses. Tanto en Platón como en los presocráticos los términos «teso» y «theios» (dios y divino) designan únicamente realidades de orden superior y/o dotadas de vida y no tienen el sentido que adquieren más tarde en la filosofía cristiana. En este sentido carece de fundamento sostener que Platón defendió el monoteísmo por asociar a Dios la idea de Bien.

El alma


Pese a que se inspira en las doctrinas de los pitagóricos y en el orfismo, Platón podría ser tenido por el fundador de la psicología racional. Cabe destacarse, no obstante, que su pensamiento se modifica considerablemente al respecto a través del tiempo y recurre con frecuencia a mitos y explicaciones simplemente probables.
Platón pensaba que descubrir cómo es el alma era una tarea divina y demasiado extensa. El hombre, lo único que podía aspirar es a hablar de semejanzas.
La psicología desarrollada por Platón  tiene una intencionalidad:

Ética:


Probar la necesidad de controlar las necesidades instintivas del cuerpo y asegurar una retribución futura al que practica la justicia, contra el inmoralismo de algunos sofistas. Gnoseológicas: Establecer la posibilidad de conocer las Ideas.

Platón establece una división tripartita del alma:


El alma racional

Inmortal, inteligente, de naturaleza «divina» y físicamente ubicada en el cerebro.

El alma irascible

Mortal, fuente de pasiones nobles y situada físicamente en el tórax.

El alma apetitiva

Mortal, fuente de pasiones innobles ubicada en el abdomen. La teoría del alma también podría ser interpretada como dualista en el sentido que una parte de ella es inmortal y otra, ligada al cuerpo, es mortal. – la inmortalidad del alma es una de las doctrinas fundamentales d platón, y constituyó una novedad filosófica. – en cuanto al cuerpo humano platón mantiene una concepción bastante peyorativa: el cuerpo es un estorbo para el alma, la arrastra con sus pasiones y le impide la contemplación d las ideas. X eso, lo mejor k le puede pasar al filósofo es morir, y la filosofía no es sino una preparación xra la muerte. – x último platón se ocupó del problema del destino del alma. Platón acepta aki la doctrina pitagórica d las sucesivas reencarnaciones del alma.

El amor y el conocimiento

La teoría de las ideas presenta un grave problema gnoseológico: si las ideas pertenecen a otro mundo diferente al mundo en el que vivimos, cómo es posible acceder a ellas. Ante ese interrogante, existen tres respuestas posibles: 1. Las cosas imitan a las ideas 2. Las ideas están en comunicación entre sí. 3. El alma es una realidad intermedia entre las cosas y las ideas. 1ºreminiscencia: Como sería inútil buscar lo que ya se conocen, ni lo que no se conoce (no sabríamos qué estamos buscando ni reconocerlo cuando lo encontramos), en realidad, recordar es hallar aquello que ya conocemos: conocer es recordar. De acuerdo al Fedón y a Fedro: El alma tuvo que conocer las Ideas en una existencia anterior (separada del cuerpo) y ese conocimiento fue posible gracias a la afinidad (semejante conoce lo semejante) con las Ideas. Dado que la cosas imitan a las Ideas, el conocimiento sensible sirve como ocasión para el recuerdo, el cual sirve a su vez para reducir a la unidad la idea de la multiplicidad de las sensaciones. 2ºLa dialéctica: En los diálogos posteriores, Platón parece dejar de lado la teoría de la reminiscencia y se concentra en la dialéctica.
Grados del Conocimiento Al igual que en Parménides, se distinguen dos formas generales de conocimiento: 1. La opinión (doxa) 2. La ciencia(episteme). La opinión es el conocimiento sensible de las cosas o el mundo de lo que se engendra (génesis) y pertenece al «Mundo visible». La ciencia, sólo puede versar acerca del «Mundo inteligible» de las ideas, esto es, acerca del Ser (ousía), eterno e inmutable. La imaginación (eikasía) es el grado inferior del conocimiento y se alimenta de objetos sensibles recibidos por la creencia (pístis), campo estudiado por la física. Platón no consideró a la física una ciencia verdadera puesto que se ocupa de objetos móviles. Los dos últimos grados del conocimiento son la razón discursiva del matemático (diánoia) y la inteligencia propia del dialéctico (noésis), que se supone que es el verdadero conocimiento de las ideas. Las matemáticas emplean un método discursivo descendente que va de lo hipotético a las conclusiones ayudándose de figuras visibles (figuras geométricas) mientras que la dialéctica utiliza un método ascendente donde las hipótesis son peldaños hasta llegar a un principio hipotético sin utilizar imágenes. En realidad, Platón no nos dice cómo se llega a conocer las ideas. Únicamente dice que el alma tiene capacidad para ello y que se trata de aprender a mirar en la buena dirección. Y si hay que prepararse para ascender, las matemáticas son el primer paso. Pero el matemático, aún está atado al mundo sensible, puesto que requiere representaciones visuales.

Abandonar las imágenes sensibles es la tarea del dialéctico, esto es, del filósofo

El amor (éros) platónico es también un proceso de tipo ascendente. Podría definirse como una dialéctica emocional.
En el Fedro puede leerse en un fragmento que si en la dialéctica la ascensión parece realizarse sólo de las ideas inferiores hasta la Idea suprema, en el amor se trata de una ascensión desde las cosas hasta la Idea suprema (Belleza o Bien) sin que se hable de un tránsito a través de las Ideas intermedias. En el amor, son las cosas las que sirven de escalones (hypothésis) hasta la idea, por el hecho de que éstas participan de acuerdo a su grado, de la Idea. El amor platónico no es otra cosa que una ascensión hacia la Belleza.

La Virtud y el Estado


Para Platón, la dialéctica y el amor son los caminos hacia las ideas. Pero por sí mismos no bastan: es necesaria la virtud, que también es el camino hacia el Bien y la Justicia. Además, el hombre aislado no puede ser bueno ni sabio: necesita de la comunidad política (el Estado). Así, la virtud y el Estado permiten el acceso a las Idas. Pero éstas, a su vez, son su fundamento último.

La Virtud (areté)

No puede decirse que existe un concepto estable de virtud para la filosofía platónica sino conceptos que se complementan entre sí:

Virtud como sabiduría


Es el concepto socrático, sólo que ahora es de orden superior: refiere al conocimiento de las Ideas de Bien, Justicia, Valor, Piedad… de este modo, Platón intenta superar el relativismo de la virtud tal como lo entendían los sofistas y realizar una unificación de todas las virtudes en la idea de Bien.

Virtud como purificación

El hombre virtuoso es el que purifica su alma y la desprende del cuerpo para poder acceder a las Ideas. Se observa en este concepto la influencia pitagórica. En el Filebo, Platón admitirá sin embargo que una vida «buena» y virtuosa es una vida «mixta» en la que hay que saber aceptar también el placer con cierta moderación.

Virtud como armonía

La Justicia es considerada como la virtud fundamental y consiste en «el acuerdo de las tres partes del alma, exactamente como los tre términos de un armonía, el de la cuerda grave, el de la alta y el de la media». La armonía surge cuando «cada parte hace lo propio» de tal manera que «dominen o sean dominadas entre sí conforme a la naturaleza».

El Estado (Pólis, politeía)

La ciudad platónica se compone de tres clases sociales que se corresponden con las tres partes del alma, a cada clase, se le asigna una tarea y una virtud. La organización social se encuentra estrictamente jerarquizada ya que no todos los hombres se encuentran dotados por la naturaleza ni deben ocuparse de las mismas tareas. Cada clase social manifiesta el predomino de una parte del alma y por lo tanto debe ser educado de acuerdo con las funciones que deba desempeñar. El estado platónico es pues, una institución educativa. La existencia de los ciudadanos, se entiende en función del bien de la comunidad. Platón prevé un «comunismo» total par ala clases sociales superiores: abolición de la propiedad privada y de la familia, de este modo, gobernantes y guerreros estarían a salvo de los peligros de su ambición personal o las de su casta.


Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.