Transmigración del alma Platón

Share Button

Platón dice expresamente que el mito de la cavernasirve para ilustrar cuestiones relativas a la teoría del conocimiento.
Pero tiene también claras implicaciones en ontología, antropología e incluso política y ética. Nos pide Platón imaginar que somos como unos prisioneros que habitan una caverna. Estos prisioneros desde niños están encadenados e inmóviles de tal modo que sólo pueden ver el fondo de la estancia. Detrás de ellos y en un plano más elevado hay un fuego que la ilumina; entre el fuego y los prisioneros hay un camino más alto al borde del cual se encuentra un tabique. Por el camino desfilan unos individuos portando unas esculturas que representan los más variados objetos. Dado que entre los individuos que pasean por el camino y los prisioneros se encuentra la pared, sobre el fondo sólo se proyectan las sombras de los objetos portados por dichos individuos. En esta situación los prisioneros creerían que las sombras que ven y el eco de las voces que oyen son la realidad. Señala Platón que el prisionero liberado va poco a poco descubriendo niveles de realidad cada vez más auténticos: primero miraría los objetos del interior de la caverna y la luz del fuego presente en ella, después saldría al exterior de la caverna y vería primero las sombras de los objetos, después los reflejos de los objetos en el agua y luego los objetos mismos. 
Finalmente percibiría el Sol, concluyendo que es lo que produce las estaciones y los años, gobierna todo el ámbito visible y que es la causa de las cosas que ellos habían visto. Al recordar su antigua morada, la sabiduría allí existente y a sus compañeros de cautiverio, se sentiría feliz y los compadecería; esa vida le parecería insoportable. Pero a pesar de todo, regresaría al mundo subterráneo y aunque pudiera perder la vida en el intento bajaría para ayudarles en su liberación.

Platón nos da las principales claves para la interpretación del mito: la región visible es una metáfora de la morada-prisión y la luz del fuego que hay en ella del poder del Sol. El ascenso y contemplación de las cosas exteriores (metáfora del Mundo de las Ideas
) es semejante al camino del alma hacia el ámbito inteligible. El objeto último y más difícil de alcanzar del mundo cognoscible es la Idea del Bien(simbolizado en el mito con el Sol, último objeto percibido por el prisionero), causa de todas las cosas rectas y bellas; en el mundo visible ha engendrado la luz y al Sol, y en el ámbito inteligible es la productora de la verdad y de la inteligencia; es la realidad que es necesario ver para poder obrar con sabiduría tanto en lo privado como en lo público.

ANTROPOLOGIA

               

Mito del Carro Alado


Platón concibe al hombre como un compuesto de dos sustancias distintas: el cuerpo, que nos vincula al mundo sensible, y el alma con el mundo inteligible. Para Platón el alma es un principio que se mueve a sí mismo y es fuente de movimiento. Platón encuentra tres partes en el alma humana: la parte racional, representada en el mito del carro aladopor el auriga (EN EL CEREBRO); es inmortal y la más noble y elevada, y su función es alcanzar la contemplación de las IDEAS y guiar a las otras dos; la parte irascible (EN EL PECHO), representada por el caballo blanco, bueno y hermoso, símbolo del valor y la voluntad, se deja conducir fácilmente; y la parte concupiscible (EN EL VIENTRE), representada por el caballo negro,  malo, difícil de guiar, símbolo del deseo y la pasión innoble.  La irascible y la concupiscible están unidas al cuerpo y como ellas, este también es mortal. Platón se centra en el alma racional que debe controlar las demás, es inmortal y está unida al cuerpo de forma accidental y antinatural, porque su lugar es el MUNDO DE LAS IDEAS. El cuerpo es la cárcel del alma, que la encadena en multitud de deseos y necesidades oscureciendo el recuerdo de las Ideas contempladas.

               

Transmigración de las almas (MITO DE ER)


Lo que le sucede al alma al morir está escrito especialmente en el MITO DE ER, que al morir las almas son juzgadas por el Tribunal de Minos, rey de Creta. Su sentencia depende del grado de purificación del alma alcanzado:

  1. Purificación total, las almas irán a la región de las Ideas eternas, siendo siempre felices.
  2. Las almas que inicien pero no acaben su purificación irán temporalmente a los Campos Elíseos, pero no serán felices del todo.
  3. Las almas que no hayan iniciado la purificación irán al Hades, región infernal donde serán castigadas con atroces sufrimientos.

Cuando pasan 1.000 años las almas presentes en el Hades, y Campos Elíseos, serán nuevamente juzgados por las Tres Parcas, allí cada alma elige su destino dependiendo del grado de virtud que quieran conseguir. Platón establece así una jerarquía en las sucesivas encarnaciones. 1) Filósofos; 2) Rey y guerrero, 3) hombre de estado, 4) gimnasta y médicos, 5) sacerdotes….8) sofistas, 9) tirano.

Lo importante es que la razón domine lo irracional, para purificarse y llegar a la pura y plena contemplación de las Ideas, para Platón todas tarde o temprano se purificaran y volverán a la región celeste del Mundo Inteligible, siendo su interés principal la psicología, inseparable de la Ética y la Política.

LA ETICA

La teoría de las Ideas de Platón implica la superación del relativismo moral de los sofistas
: las Ideas de Justicia, Bondad, serán criterios para discernir lo bueno y lo justo, pues son ellas mismas valores. La ética de Platón tiende a averiguar lo que sea el Sumo Bien para el hombre, Bien en cuya consecución consiste la felicidad y al que se llega mediante la práctica de la virtud. Caben dos interpretaciones del Sumo Bien
: la vida buena no puede ser ni el placer sólo ni la sabiduría sólo, sino una mezcla de ambos, pues el hombre no es ni pura animalidad ni pura inteligencia. Sin embargo, según otros intérpretes, Platón mantiene que el Bien absoluto para el hombre son las Ideas, cuya contemplación es la felicidad suprema. En este sentido, la virtud, como medio para acceder al Sumo Bien, desempeña una función análoga a la dialéctica como método para llegar al Mundo Inteligible. Mediante la práctica de la virtud se accede al Sumo Bien y, por tanto, a la suprema felicidad; la virtudes el estado del alma que le corresponde por naturaleza, y como el alma tiene tres partes habrá una virtud peculiar para cada una de ellas: a la parte concupiscible le corresponde la templanza, o continencia de los placeres; a la parte irascible, la fortaleza o valor, y a la parte racional la virtud de la sabiduría o prudenciaque se encarga de regular la totalidad de las acciones humanas. La virtud del alma en su conjunto, es la justicia, entendida como armonía u orden entre esas tres partes. La justicia como virtud personal, garantiza la unidad y eficacia del individuo, sin embargo la justicia personal solo se consigue si hay justicia social, lo cual la ética platónica es inseparable de la política.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.