Relacion de las ideas con el mundo fisico en platon

Share Button

PLATÓN.

Problema del hombre

Platón, en el mito de la caverna, pone a Sócrates como ejemplo del hombre libre, «el hombre es su alma«. Sócrates, que lucha para romper las cadenas de la ignorancia y buscar la versas: sale de la caverna y ve la luz del Bien. La antropología parte de la preexistencia del alma inmortal, de naturaleza homogénea, simple e inmaterial- Pitágoras- que relata en el mito del Carro Alado. Para Platón, en el mundo inteligible, las almas vuelan felices en un carro conducido por un auriga y tirado por dos caballos, uno noble y otro rebelde. Sin saber porque, el auriga pierde el control y cae desde la llanura de la verdad de la tierra. Del golpe de la caída, el alma olvida o que allí ha contemplado-Teoría de la Reminiscencia- y queda prisionera del cuerpo, que es la cárcel del alma. Por eso, la relación entre el cuerpo y el alma es accidental. Tras la muerte del cuerpo, el alma va al tribunal de Hades sin llevar otra cosa que la propia formación moral. Si fue buena y justa gozará en los campos Elíseos; si fue cruel e injusta, sufrirá en el Tártaro. Sócrates creía firmemente en la inmortalidad del alma.

Problema de la Sociedad. El estado ideal


En la República se afirma que la polis ideal debe estar compuesta de tres clases o grupos de ciudadanos, de manera semejante a como el alma está formada por tres partes diferentes.
El alma racional guía al hombre como los gobernantes (filósofos) con la virtud de la prudencia o sabiduría guían a la Polis; el alma irascible controla los sentimientos como los guerreros con la virtud de la fortaleza o valentía defienden a la Polis; y el alma concupiscible modera los instintos, como los artesanos y los campesinos con la virtud de la templanza suministran los bienes a la ciudad. Estas virtudes preferentes de cada estamento se armonizan entre sí para que la Justicia reine en el estado ideal en el que solo el hombre- la Polis – que mire al Bien será feliz.
Platón concluye en Las Leyes: «Dios es la medida de todas las cosas y en el grado máximo, no el hombre como se dice por ahí», crítica evidente al relativismo antropológico de Protágoras.


Problema del conocimiento


Platón describe progresivamente la Teoría de las Ideas-su metafísica- a través de sus diálogos, en el Fedro, donde define el término idea como que «El hombre tiene que comprender según lo que se llama idea, yendo de numerosas sensaciones a una sola cosa, comprendida por el razonamiento. Esto no es sino la reminiscencia de aquello que en otro tiempo vio nuestra alma cuando marchaba en compañía de la divinidad y, mirando desde arriba lo que ahora decimos que es, levantaba su cabeza hacia lo que verdaderamente es». Platón cree en la preexistencia del alma, que ha contemplado antes de nacer el Mundo de la Ideas o formas perfectas que son de la misma naturaleza inteligible que el alma. Ésta tiene la facultad de descubrirlas reflejadas en el mundo sensible de naturaleza corruptible y compuesta. En Platón, el demiurgo es una inteligencia ordenadora del caos del mundo sensible y supremo escultor que le da forma con el modelo eterno de las ideas. El demiurgo no es creador, sino ordenador de las ideas y del cosmos. En el mundo inteligible, moran la ideas, realidades invisibles semejantes al alma, parte invisible del hombre que comprende al razonar con los primeros principios lógicos (principio de no-contradicción), y al aplicar cada idea a las cosas concretas, conoce la esencia de las mismas. El mundo de las ideas está jerarquizado. En lo más alto brilla la idea del Bien, que ilumina el mundo inteligible, como el sol ilumina el mundo sensible. «La idea del bien, una vez percibida, es la causa de todo lo recto y hermoso que hay en todas las cosas y la causa del conocimiento y la verdad». Las ideas que habitan en el mundo inteligible, indivisible, real y auténtico se caracterizan por su simplicidad y unidad. Son eternas, inmutables e incorruptibles. El dualismo ontológico implica interacción entre el mundo sensible y el mundo inteligible mediante la participación y la imitación. Las ideas fundamentan los valores ideales que conforman la educación del alma en Platón, para lo cual crea el mito de la caverna, en el que realiza un paralelismo entre los grados del conocimiento y las etapas de la educación que trazan el camino del alma hacia la sabiduría. La dialéctica es el arte de dialogar; la filosofía, guiada por la razón, busca la verdad absoluta.


El legado del diálogo socrático como método de conocimiento. Platón, en la República, expone su teoría del conocimiento en la Analogía de la Línea y en el mito de las cavernas. Existen dos vías del conocimiento: la de los sentidos, del mundo sensible (doxa-opinión), y la de la razón, del mundo inteligible (episteme-ciencia), que son las sendas del alma hacia la sabiduría mediante el método dialéctico. Es la búsqueda de la definición socrática ¿qué es el bien? Existen cuatro grados del conocimiento con sus respectivos objetos del conocimiento, explicadas mediante la analogía de la línea: D. Inteligencia, conocimiento intuitivo: Ideas del mundo inteligible. C. Pensamiento, conocimiento discursivo: Objetos matemáticos, mundo inteligible. B. Creencia, visión de las cosas sensibles: Objetos sensibles del mundo visible. A. Imaginación, conocimiento imperfecto: Imágenes-sombras. Mundo sensible. //Los cuatro grados del conocimiento son también explicados a través del mito de la caverna:

4º) Episteme (ciencia): Dialéctica. INTELIGENCIA: Contempla la luz del Sol- símil del Bien. Sócrates vuelve a salvar a sus compañeros y le matan por loco.

3º) Epistéme- Ciencia dianoia. PENSAMIENTO: Preso sale al mundo exterior-objetos.

—————– SALIDA DE LA CUEVA ———————-

2º) Doxa-Opinión. Pistis. CREENCIA: Sombra-Objeto proyectado: fuego tras el muro.

1º) Doxa-Opinión. Ekiasía. IMAGINACIÓN: Prisioneros encadenados ven sólo sombras.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.