Nihilismo y transmutacion de valores

Share Button

Eterno retorno


Concepción del tiempo característico de la filosofía de Nietzsche consiste en aceptar todos los acontecimientos del mundo, todas las situaciones pasadas, presentes y futuras se repiten eternamente. Teoría que considera a la realidad, al mundo, como un desarrollo en fase cíclica, cada una de las cuales es la repetición de las demás. El cristianismo introduce una visión lineal de la historia y del tiempo. Según la tesis del eterno retorno, que ya existía en el mundo griego antiguo todo va repetirse un número infinito de veces.

Nietzsche consigue con esta tesis hacer de la vida lo absoluto. Cada momento de la vida es un eterno y como tal debe ser valorado, que a partir de una sucesión finita va a volver a suceder. Lo que yo deseo debe quererse en tal grado que se desee también su eterno retorno. El Eterno Retorno ayuda también a Nietzsche a liberarse de la vida de dios. De ese modo afirma que no hay más mundo que este, negado mundo cristiano. El terno Retorno es una fórmula de fidelidad a la vida de “sí” a la vida y mundo que pronuncia la voluntad de Poder. Y Zaratustra es el profeta del Eterno Retorno. Simboliza en su eterno girar que este mundo es el único mundo: además afirma que todo es bueno y justificable, puesto que todo debe repetirse. Es la imagen de un alegre juego cósmico, de una canción de aceptación de sí mismo, de bendición de juego cósmico, de una canción de aceptación de sí mismo, de bendición de la existencia. De este modo la filosofía de Nietzsche. Se convierte en una filosofía afirmativa.

Nihilismo


De “nihil” nada. Actitud vital filosófica que niega todo valor a la existencia o que hace girar la existencia sobre todo inexistente. Es un término empleado en general para descalificar cualquier doctrina que niega o no reconozca realidades o valores que se consideran importantes.

N. nos dice: “lo que cuenta es la historia de los dos próximos siglos, lo que sucederá no podrá ocurrir de otra manera: la llegada del nihilismo”. Pero N. emplea el término nihilismo al menos en doble sentido:

a)
Nihilismo pasivo: se da cuando la voluntad disminuye o se agota: Cuando los valores creados por la cultura occidental se derrumban (y se derrumban porque son ilusorios). Llegará necesariamente el nihilismo, “los valores supremos pierden validez” y la civilización occidental se quedará sin los valores que ha tenido hasta ahora: se perderá la existencia, toda meta, todo para qué. Tal estado no ha llegado todavía pero se anuncia el pesimismo. Cuando aparezca será el tiempo del último hombre.

b) Nihilismo activo: Es una reacción contra el nihilismo pasivo, es una potencia activa de destrucción, los valores no se derrumban por si solos, sino que son destruidos directamente por “la voluntad de poder”. Además el nihilismo activo es la única posibilidad para que la voluntad de poder cree valores nuevos.

Toda crítica de N. a la cultura occidental se manifiesta en este nihilismo activo, que intenta adelantarse al nihilismo pasivo, y crear una civilización nueva antes que se derrumbe definitivamente la antigua.

Valores


Momento necesario para el final de la moral tradicional y la aparición del súper-hombre.

N. no propone vivir sin valores (llega a considerar incluso que esto es imposible); propone más bien invertir la tabla de volares; superar la moral occidental, moral de renuncia y resentimiento contra la vida mediante una tabla en la que estén situados los valores que supongan un si radical a la vida. Con el cristianismo prospera la moral de los débiles, de los que quieren huir del rigor de la visa inventándose un mundo objetivo de reposo y justifica. Esta huida tiene su razón en el Resentimiento. Vivencia los “esclavos”, de los débiles, consiste en el recelo, el miedo a la corporeidad, la vida y los valores de la tierra. Es el sentimiento que los mueve a inventarse un mundo objetivo y bueno y la tabla de valores tradicionales.

El superhombre


Hombre nuevo que aparece tras la muerte de dios. Nietzsche lo considera como el individuo fiel a los valores de la vida, al “sentido de la tierra”. El superhombre que anuncia Zaratustra no es un nuevo hombre, es fundamentalmente un tipo moral, Nietzsche no es racista ni piensa que el superhombre deba aparecer como fruto de la evolución biológica. Presenta al superhombre como fruto de tres transformaciones: “como el espíritu se convierte en camello, el camello en león, y el león, por fin en niño”. Nietzsche señala como condición de la aparición del súper-hombre la muerte de dios. Para él el superhombre representa antinomia de dios, pues, para él dios representa la antinomia de la vida y la negación de la “inocencia del hombre”. De este modo la muerte de Dios, la destrucción del cristianismo, es la condición negativa de la aparición del superhombre.

Conceptos básicos de la metafísica


La filosofía presenta una idea del mundo totalmente inadecuada: en primer lugar por considerar el mundo como un cosmos y no como un caos, por creer en la racionalidad intrínseca de la realidad. La invención del mundo racional trae consigo la invención de los conceptos básicos de toda la metafísica: entidades racionales como esencia, sustancia, unidad, alma, Dios… estas entidades son pura ficción. Dado que el mundo que se presenta a los sentidos no presenta características estos nos ofrecen la corporeidad, lo cambiante, la multiplicidad, el nacimiento, la muerte, los filósofos acaban postulando la existencia de dos mundos, el mundo de los sentidos, pura apariencia, el mundo verdadero. Una consecuencia de la invención del mundo verdadero es la valoración positiva del mundo del espirito y la valoración negativa de la corporeidad.

Moral contra-natura


Es la moral propia de los débiles y resentidos contra la vida de los que rechazan al cuerpo y sus pasiones, de los que afirman la realidad de un mundo superior cuya consecución debemos sacrificar en esta vida. La moral contra-natura, surge como contraposición a la moral natural que es la de los fuertes, la que se basa en la voluntad de poder y la valoración de esta vida, como lo más importante todo. La moral contra-natura nace del resentimiento que los débiles tienen hacia los fuertes, y pretende hacer de sus defectos (debilidad, cobardía, etc.) virtud. Toda moral que exija sacrificio y mortificación en esta vida para ganarse otra vida en el más allá es una moral contranatural.

Moral sana


Es aquella que está regida por el instituto de la vida y nos aleja de una vida decadente. La moral sana es una moral natural, la que afirma la sola existencia de esta vida y conduce a vivir la de forma plena e intensa, sin trabas que la asfixien o encadenen a un falso mundo celestial por cuya consecución se sacrifique esta vida. La moral sana es la moral del hombre superior, la moral de señores. La moral dogmática tiene varias implicaciones: la idea de pecado y culpa y la idea de libertad. Pues para hacer culpables a las personas es necesario antes hacerlas responsables de sus actos.

Inocencia del devenir


En opinión de Nietzsche la filosofía tradicional ha sentido siempre rechazo al devenir, al carácter cambiante y fluyente de las cosas, persiguiendo ilusoriamente el ideal de una realidad superior que poseyera caracteres contrarios a los de este mundo cambiante en el que habitamos. Para este filósofo el carácter fluyente de la realidad, es incesante cambio de todas las cosas, el devenir, ha sido algo molesto que no coincidía con las características que según ellos deberían tener la verdadera realidad: inmutabilidad, eternidad, universalidad, etc. Frente a esta actitud de rechazo al devenir y minusvaloración del mundo sensible, Nietzsche afirma la sola existencia del mundo del devenir y de las apariencias, considerando que no existe más que ese mundo, perpetuamente móvil y cambiante, sin que exista ninguna realidad superior a esta, ni ninguna meta o estado último que sea la culminación del devenir.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.