Lacan y Descartes

Share Button

-Primera parte, «No se si debo entreteneros con las primeras meditaciones…..No quedaría algo en mi creencia que fuese enteramente indudable». En este primer párrafo de la cuarte parte Descartes habla de la moral provisional y de cómo esa prudente actitud en el ámbito de la moral no debemos aplicarla a la ciencia. Dado que no puedo vivir sin moral tengo que aceptar acatar la moral que mi sociedad defiende o considera adecuada (hasta que aplicando el método a la moral obtenga una totalmente racional y, por lo tanto, verdadera). Pero como si puedo vivir sin conocimientos científicos voy a dudar de todo lo que he creído verdad hasta ahora para comprobar si estoy absolutamente seguro de su verdad o no. En otras palabras, voy a aplicar la primera regla del método («No admitir nada como verdadero hasta que no esté absolutamente seguro de que lo es») a lo que hasta ahora yo consideraba verdadero.

-Segunda parte,»Así pues, considerando que nuestros sentidos…. Había admitido como demostraciones». El método me dice que intente dudar de algo, si veo que la duda es correcta que no lo acepte como verdadero, no digo que sea falso, solo que por ahora no lo admito como verdadero. Muchas de las cosas que aceptamos como verdaderas tienen su fundamento de verdad en los sentidos. Así, por ejemplo, miro por mi ventana, veo luz abundante y afirmo «es de dia». Puedo estar seguro realmente de que es de dia? En qué fundamento la verdad de mi afirmación? En que lo veo. Me puedo fiar de lo que veo (oigo, toco, etc.)?, me puedo fiar de mis sentidos en general? No por que? Porque sé de muchas veces en las que me han enganado. Si meto un lápiz en un vaso de agua el lápiz parece torcerse y sé que no es verdad. Veo el Sol el moverse en tomo a la Tierra y sé que no es verdad. Por lo tanto, puedo estar seguro de que ahora, cuando mis sentidos me dicen que es de día, es realmente de día? No, no puedo. No puedo estar segura de ninguna verdad que provenga de los sentidos. Tampoco puedo estar segura de las verdades que son el resultado de un largo razonamiento porque muchas veces al razonar, al hacer deducciones me he equivocado y he llegado a conclusiones erróneas (paralogismos). En otra obra, Meditaciones metafísicas, donde vuelve a hablar de la duda, plantea otra posibilidad aún más inquietante. Es impensable pensar que existe un genio maligno (una especie de Dios malo) que haga que me equivoque cada vez que estoy convencido de la verdad de algo? Es raro, pero no tengo razones de peso para descartar esta posibilidad así que tengo que admitirla como posible.

-Tercera parte,»Y, finalmente, considerando que hasta los pensamientos….. Más verdaderas que las ilusiones de mis sueños». Descartes ha dudado de los sentidos y de la capacidad racional, de la deducción. Adnitiendo que es verdad que no me puedo fiar de mis sentidos ni de mi capacidad deductiva al menos podré admitir que el mundo es real, sea o no como yo lo percibo, el mundo existe. Podemos al menos estar seguros de eso? Descartes dice que no, ni de eso podemos estar seguros. Por qué? Porque los sueños parecen reales y luego despierto y resulta que no era de verdad. Podemos estar en una especie de largo sueño del que un dia despertemos? Lo lógico sería que no pero puedo estar absolutamente segura de que no? No, no puedo. Por lo tanto, tengo que pensar que a lo mejor todo esto no es real, el mundo no es real, puesto que no puedo estar segura de su verdad. Resolví fingir con esta expresión que aparece en el texto se pone de manifiesto que la duda cartesiana no es escéptica sino metódica. Es decir que está dudando de todo lo posible e imaginable para poder alcanzar una verdad que sea indubitable, que no se pueda dudar de ella.


-Cuarta parte,”Pero, inmediatamente después, advertí que, mientras…como el primer principio de la filosofía que yo indagaba”. Una vez que ha dudado de todo tiene que admitir que no puede dudar de una cosa: de que si dudo existo y de ahí «pienso, luego existo». Descartes llama a toda actividad mental pensar. Dudar es pensar, estar seguros de algo es pensar, recordar es pensar …Todo lo que tiene lugar en mi mente es un pensamiento, de ahí que pueda pasar de dudar a pensar. Descartes dudaba de todo porque estaba buscando algo de lo que no pudiera dudar, un principio, una intuición absolutamente verdadera que le sirva de punto de partida para llegar a nuevas verdades mediante la deducción. Por eso el «cogito,ergo sum (pienso, luego existo) es el primer principio de la filosofía. Cuando habla de los escépticos lo hace en tercera persona para marcar las diferencias con ellos. El duda porque aplica la primera regla del método para buscar la verdad, no porque sea un escéptico. La duda para él no es el punto de llegada, sino el de partida para alcanzar la verdad.

-Quinta parte,»Posteriormente, examinando con atención….. No dejaría de ser todo lo que es». Una vez que sé que existo debo preguntarme que soy? Una mesa, una silla, una cabra…? Soy una cosa que piensa (algo que piensa). ¿Qué se necesita para pensar? Manos, piernas, brazos? Para pensar no se necesita cuerpo sino espíritu, alma (mente diríamos hoy en día). No sé si tengo cuerpo o no pero sé que soy un espíritu, un alma porque si no, no podría pensar. De ahí que cuerpo y alma sean dos cosas completamente distintas. La última parte de este texto es muy importante porque casi sin que nos demos cuenta está diciendo que el alma es inmortal. Aunque el cuerpo no fuese, no dejaría de ser todo lo que es. Es decir, dado que no necesito el cuerpo para pensar y, por tanto, para existir uno puede ser sin el otro. Cuerpo y alma son dos cosas distintas que pueden existir separadamente la una sin la otra. Nada hay en la noción o idea de cuerpo que me lleve necesariamente a la del alma y nada hay en la noción de alma que me lleve a la idea de cuerpo. De ahí el dualismo antropológico y la inmortalidad del alma. El alma es inmortal puesto que como no es materia no puede ser destruida.

-Sexta partes,»Analizadas estás cuestiones, …. Aquellas que concebimos distintamente». A partir del -pienso, luego existo, primera verdad de la filosolia cartesiana hemos llegado a dos verdades más: que soy un alma y que esta es inmortal. Ahora se pregunta Descartes sobre que propiedades tiene -pienso, luego existo- , que hacen que este enunciado o proposición sea verdadera y cierta. Dichas propiedades son la claridad y la distinción de modo que a partir de alora todo lo que se nos presente a la mente de modo claro y distinto, vamos a considerarlo como verdadero.

Uno de los grandes objetivos de la filosofía de Descartes era encontrar un criterio de verdad, algo que nos permita saber cuando estamos ante un enunciado verdadero, pues bien, ya lo hemos encontrado: la claridad y la distinción. De manera que pienso, luego existo» no solo es el principio de la filosofía cartesiana sino que es además el criterio y modelo de verdad. El criterio de verdad es la evidencia y algo es evidente cuando es claro y distinto


-Séptima parte,»A continuación, reflexionando sobre que yo dudaba y que, …., para explicarlo con una palabra que fuese Dios». Esta es la primera prueba de la existencia de Dios. El argumento es más o menos el siguiente. Se que soy un ser lleno de imperfecciones dudo, por ejemplo. Sin embargo encuentro en mi pensamiento la idea de perfección, de dónde procede cómo ha llegado a ni mente dicha idea? Puedo haberla sacado del mundo idea adventicia), en el caso de que este exista que aun no lo sabemos. Pero realmente puede haber algo perfecto en el mundo? Claranente no. Puede haberla creado mi mente (idea facticia), pero puede un ser imperfecto como claramente yo lo soy generar la idea de un ser perfecto? Puede un ser perfecto provenir de mí que soy imperfecto? Descartes dice que no, por lo que solo nos queda una posibilidad, la idea de un ser perfecto ha sido puesta en mi Gdea innata) por ese ser perfecto, por lo tanto tiene que existir el ser perfecto, es decir, Dios.

-Octava parte,»A esto añadía, …, que podía comprender que se daban en Dios». Esta es la segunda prueba de la existencia de Dios. Dado que soy un ser imperfecto no puedo ser causa de mi misma, debe depender de otro ser y ese ser solo puede ser Dios, el ser perfecto.

-Novena parte,»Pues siguiendo los razonamientos …. Sin él ni un solo momento». Ya hemos dado dos pruebas de la existencia de Dios. En este párrafo Descartes se pregunta si podemos saber cómo es Dios, si podemos conocer su naturaleza. Recuérdese, y esto es muy importante, que para Santo Tomás y toda la escolástica, no podemos conocer a Dios, no podemos saber cómo es Dios, porque no tenemos información sensible acerca de Dios. Descartes, sin nombrar a Santo Tomás (era peligros decir que la Iglesia se equivocaba y cuestionaba el argumento de autoridad aún vigente en la época) está criticando su postura y diciendo que podemos conocer a Dios, saber cómo es su naturaleza, su ser de un modo muy simple: en vez de usar los sentidos (la imaginación) lo que tenemos que hacer es usar la razón. Dado que Dios es un ser perfecto todo lo que mi razón considere que es una perfección será una cualidad o atributo de Dios, todo lo que mi razón o pensamiento considere que es una imperfección no será una cualidad divina. Dudará Dios? Claramente no puesto que dudar es una imperfección. Será vago Dios? Claramente no. Y para saber todo eso no necesito ver a Dios, solo necesito usar la razón. Estar formado por dos sustancias distintas que dependen la una de la otra es una perfección? Descartes cree que no puesto que la dependencia no es una perfección por lo que Descartes considera que Dios no es un compuesto de materia y alma o espíritu como nosotros. Y por último dice que todo lo que no es perfecto en el mundo, depende y necesita de lo perfecto para existir, es decir, todo lo que hay debe su existencia a Dios y sin él no podría ni haber empezado a existir ni continuar existiendo.


-Décima parte,»Posteriormente quise indagar….Demostración de la geometría».En este párrafo está la tercera prueba de la existencia de Dios para ello usa el famoso argumento ontológico de San Anselmo que vimos en el tema de la E. Media. Pensando en las verdades de la geometría se da cuenta de que la certeza que la gente le atribuye con razón a dichas verdades se debe a que son evidentes. Es evidente que, por ejemplo un triángulo tiene tres ángulos, pero de ahí no se deduce su existencia. Puedo saber con evidencia que en un cireulo todos los puntos de la circunferencia equidistan del centro, pero esa evidencia no denmestra que existan los cireulos. Sin embargo, si pienso en un ser perfecto tengo que admitir que tiene que existir puesto que si no existiese no seria perfecto. La idea de ser perfecto implica necesariamente su existencia porque si no sería una idea en si misma contradictoria. La idea de ser perfecto que no existiera, a los ojos de Descartes, scria algo así como un circulo cuadrado. Así que Dios existe es tan verdadero como cualquier verdad de la geometría.

-Onceava parte,»Pero lo que motiva que existan…haya impresionado los sentidos».En este párrafo está criticando a toda la escolástica (sin decirlo claramente por razones obvias) y la idea que ya apuntábamos antes que solo se puede conocer aquello de lo que tenemos información sensible. Muchos consideran que no se puede conocer cómo es Dios ni como es el alma porque consideran que no se puede conocer lo que no podemos percibir (ujamás elevan su pensamiento sobre las cosas sensibles…Lo que no es imaginable no es inteligible). Cuando Descartes habla de imaginar no está usando este fémino en el sentido de la capacidad de fantasear sino de la capacidad humana de generar imágenes. Si empiezo a recordar el aula donde dábamos clase, estoy imaginando el aula. Si he visto un cuadro en un museo que me ha gustado mucho y luego recuerdo ese cuadro, escultura o lo que sea estoy imaginando o usando la imaginación, Santo Tomás, siguiendo en esto a Aristóteles decía que todo conocimiento empieza por los sentidos, por crear imágenes de las cosas, de modo que lo que no podemos imaginar no lo podemos conocer (inteligir). Y esta que acabo de decir es la máxima que los filósofos defienden como verdadera en las escuelas (todas en manos de la Iglesia, es decir, de la escolástica).

-12 partes,»En efecto, las ideas de Dios y el alma…Entendimiento no interviniese» No se puede usar la imaginación para conocer a Dios como no se puede usar el tacto para reconocer y apreciar la música. Además no me puedo fiar de mis sentidos, solo de mi razón.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *