La idea del infinito en la mente

Share Button

1.1La metafísica De Descartes: las tres sustancias

Descartes, Primeramente, elabora la primera verdad de la que no es posible dudar y que le Va a permitir desarrollar un sistema de deducciones.

La sustancia pensante: “Pienso, Luego existo”

Es posible que Nos engañemos en todo cuanto pensamos, pero por el hecho mismo de pensar y Dudar, es necesario admitir que yo que Pienso y dudo, existo: “pienso, luego existo” (cogito, ergo sum). No debemos Interpretar el “luego” como una deducción: el cogito cartesiano no es una deducción, sino una intuición, porque La mente intuye de un sola vez la relación entre pensar y existir.

Al afirmar mi Propia existencia, sin embargo, lo único que afirmo es la existencia de una Cosa que piensa: todo aquello que esa mente pensante percibe o piensa es objeto De duda y tendrá que ser probado a partir de esta primera verdad evidente de la Que es imposible dudar. Al analizar esta primera verdad, Descartes encuentra También condiciones necesarias para aceptar algo como verdadero.

Descartes Encuentra en el cogito no solo la primera verdad, sino además un ejemplo de Certeza indudable, un criterio de verdad que aplicar a partir de ahora: en adelante, aceptará como verdadero todo Aquello que se le presente a la mente con la misma claridad y distinción.
A partir de aquí comienza la fase deductiva Del sistema cartesiano. Descartes solo puede partir del pensamiento para Demostrar la realidad. En el pensamiento encuentra las ideas que piensa el yo. Es preciso tener en cuenta que el Concepto de idea cambia a partir de Decir, que yo halle en mi mente la idea de árbol, De hombre o de cuerpo no garantiza que existan el árbol, el hombre o el Cuerpo. El pensamiento piensa ideas, y no cosas, y a partir de ahora habrá que Demostrar que la idea corresponde a una realidad.

Descartes Entiende que todas las ideas son igualmente reales en cuanto que todas son Actos mentales (una realidad subjetiva)
, Pero no todas tienen la misma realidad si se considera que la idea representa a Un objeto (realidad objetiva)
.  El cogito garantiza la realidad subjetiva de Las ideas, puesto que existen en mi mente, pero no dice nada acerca de la Realidad objetiva de esas ideas, de si los objetos que representan existen Fuera de mi pensamiento. Para llegar a saberlo, Descartes investiga el origen De las ideas, y en función de ese origen las divide en tres tipos:

Adventicias

Las que llegan de la experiencia externa (las ideas de las cosas naturales, como la del árbol o caballo).

Facticias

Las que construye la mente a partir de otras ideas (las ideas que crea la fantasía, como la de centauro).

Innatas

Ideas claras y distintas que el entendimiento parece Encontrar en sí mismo, pero no las construye la mente ni proceden de la Experiencia (por ejemplo, la idea de infinito).

Las ideas Adventicias y facticias dependen de la realidad exterior, que Descartes todavía No ha demostrado.

La sustancia infinita: Dios

Entre las ideas Innatas Descartes encuentra la idea de infinito. Según él, el concepto de finito proviene de la idea de infinito, que no es Una idea que tenga origen en mí: ha tenido que ser puesta en mí por una Naturaleza más perfecta que yo, porque la causa de la idea de una sustancia Infinita solo puede ser una sustancia infinita: Dios. A partir de la presencia De la idea de Dios en la mente, Descartes prueba su existencia mediante dos Argumentos fundamentales:

El argumento de la objetividad de las Ideas

La idea como real Objetiva requiere una causa real proporcionada. Así, la idea de un ser infinito Requiere una causa infinita, y la idea de un ser más perfecto que yo solo puede Haber sido puesta en mí por un ser que reúna todas las perfecciones que yo Pueda pensar.

El argumento ontológico

Descartes lo toma de san Anselmo: todos Tenemos la idea de Dios como un ser que reúne todas las perfecciones. Una de Las perfecciones es la existencia, por tanto Dios ha de existir (o no sería un Ser perfecto).

Descartes Realiza aquí la comparación con un triángulo, En dos sentidos:

·La definición Del concepto de triángulo exige que la suma de todos sus ángulos tenga 180 Grados, mientras que la definición del concepto de Dios exige todas las Perfecciones.

·Sin Embargo, no hay nada en la definición de triángulo que implique que este ha de Existir en la realidad. Es decir, es posible pensar en un triángulo perfecto Que no existe en la realidad, pero no en un Dios que no exista en la realidad, Puesto que la existencia forma parte de la esencia de Dios.

Una vez Demostrada la existencia de Dios, queda Garantizado el principio de evidencia, porque Dios no permitiría que me Equivocara al percibir algo con absoluta claridad y distinción. Dios encuentra Así su papel fundamental en la filosofía cartesiana: ser la garantía de toda la Verdad.

La sustancia extensa: el mundo

A partir de la Primera verdad, el cogito, Descartes no ha podido demostrar la existencia de la Realidad. Sin embargo, la veracidad de Dios garantiza que existe el mundo Exterior al pensamiento: la infinita bondad de Dios no permitiría que nos Engañásemos al percibir los cuerpos como dotados de extensión.

Lo que Dios Garantiza del mundo son las cualidades Primarias (extensión, figura y movimiento)
, cualidades objetivas de las que Es posible tener un conocimiento claro y distinto. Todo cuerpo es extenso, y la Extensión es medible y cuantificable. En definitiva, lo que Descartes ha hecho Es geometrizar los cuerpos.
Las cualidades secundarias, como el color, Olor o el sonido, son subjetivas.

En el universo Cartesiano, todo se reduce a materia y movimiento. La materia, sin embargo, no implica por sí misma el movimiento, pero Es un hecho obvio que el movimiento existe.

El movimiento del universo se explica Recurriendo a Dios como causa primera: Dios creó la materia y con ella el Movimiento, y conserva invariable la cantidad de movimiento en el universo, Aunque ese movimiento esté continuamente transfiriéndose de un cuerpo a otro. Descartes deduce esto de la inmutabilidad divina: Dios es inmutable y no puede Estar sometido al cambio.

Las leyes Fundamentales de la física también se deducen de la inmutabilidad divina:

·Primera Ley:

Principio de inercia

Un cuerpo Se conserva en el mismo estado y solo cambia por la acción de una causa Externa.

·Segunda Ley:

Principio de dirección del Movimiento

Todo cuerpo en movimiento tiende a moverse en línea recta.

·Tercera Ley:

Principio de conservación del Movimiento

Si un cuerpo en movimiento se encuentra con otro cuerpo, cambia De dirección o arrastra al otro cuerpo si tiene más fuerza. Pero la cantidad de Movimiento permanece constante en cualquiera de los dos casos.

En el universo De Descartes todo se explica por leyes mecánicas. El mundo una vez creado Marcha solo según estas leyes. Esta concepción del mundo como una máquina se Denomina mecanicismo.
El mecanicismo Cartesiano se extiende incluso a los cuerpos vivos: plantas, animales y Hombres. Los animales no son otra cosa que materia en movimiento. Sus Movimientos son mecánicos, aunque perfectos porque han sido creados por Dios. En consecuencia, cuerpo y alma son radicalmente diferentes: el alma es Pensamiento y el cuerpo, materia extensa.

La comunicación de las sustancias

Diferenciamos Tres sustancias:

·
Sustancia pensante (res cogitans), a la que corresponde el atributo del Pensamiento (el yo o el alma).

·
Sustancia infinita (res infinita), a la que corresponde la perfección (Dios).

·
Sustancia extensa (res extensa), a la que corresponde la extensión (los Cuerpos, la materia).

Descartes define El concepto de sustancia como Aquello que existe de tal modo que no necesita de ninguna otra cosa para Existir. Esta definición corresponde a la sustancia finita (Dios), aunque También puede atribuirse a las otras dos sustancias ya que son independientes Una de la otra. Ambas dependen de Dios.

La conclusión es Que en el ser humanos hay dos sustancias:

Cuerpo Y

Alma


Existe una comunicación entre ambas sustancias a través de la glándula pineal, situada en el cerebro.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.