Ilustracion kant

Share Button

DATOS BIOGRÁFICOS DE IMMANUEL KANT

Nació en 1724 en lo que era la Capital de la antigua Prusia, Konisberg ( hoy Kaliningrado, en Rusia), en una familia modesta y fue educado según un estricto pietismo.
Estudió en un buen colegio y más tarde ingresó en la facultad de Filosofía( 1740) , en donde mostró gran interés por todas lo ámbitos del saber: matemáticas, griego,, filosofía, poesía, historia…Se le consideraría un espíritu enciclopédico propio de la ilustración.


En esta época conoció las obras de racionalistas como Leibniz y Wolff, la filosofía escolástica y la física de Newton.

Así pues, en 1755 adquirió el grado de doctor y comenzó a dar clases en la universidad, y es en esta época cuando leyó a David Hume -con quien “Despertó del sueño del racionalismo”- y a Rousseau (para él, el “Newton “ en el ámbito de la moral).

Trató de responder las preguntas “¿Qué puedo conocer?” ,“¿Qué debo hacer?”, “¿Qué es lo bello?” y “¿Qué puedo esperar?” con sus obras (Crítica de la razón pura, Crítica de la razón práctica, Crítica del juicio y La religión dentro de los límites de la mera razón)

Finalmente, publicó su Antropología, respondiendo a una pregunta que resume las anteriores: ¿Qué es el hombre?
, y en 1804 exhaló su último aliento.

KANT Y LA ILUSTRACIÓN: ”SAPERE AUDE”

Para Kant la ilustración es la salida del ser humano de su “autoculpable minoría de edad”, de ser incapaz de servirse de la propia razón o inteligencia sin la guía de otro. De ahí, el lema de la ilustración:

Sapere aude!

(Atrevete a saber). La mayor aspiración de la ilustración es por tanto la autonomía, la capacidad de pensar por uno mismo.

Sin embargo, para que pueda realizarse, hay que superar una serie de barreras.
Por un lado, barreras internas(la minoría de edad): pereza,cobardía,costumbre… es fácil confiar en las ideas de quien asegura orientarnos correctamente,  y quien al pensar por ti mismo, tratará de disuadirte de tal disparate.

Y por otro, barreras externas, todos aquellos políticos, oficiales del ejército, religiosos… que nos dicen qué leer o cómo obrar y pensar. Pensar por nosotros mismos implicará cometer errores al principio, pero pronto lograremos nuestros propios criterios.

Además, para que la ilustración pueda realizarse, deben cumplirse dos condiciones:
Libertad de hacer uso público de la razón(libertad de opinión y expresión), ya que solo así pueden mejorarse las leyes y creencias, y la valentía y responsabilidad del ser humano para librarse de sus tutores y atreverse a pensar por sí mismo.

KANT Y LA ILUSTRACIÓN: USO PÚBLICO Y USO PRIVADO DE LA RAZÓN

La llamada a pensar por nosotros mismos de Kant choca con que vivimos cada día con llamadas a obedecer leyes, razones económicas, políticas, religiosas…

En respuesta, nos propone dos usos de la razón, el público (aquel que alguien como docto, con formación y conocimientos del tema puede hacer de su propia razón ante el público entero del mundo) y el privado, hecho por cualquier particular desde su razón. Este segundo, sin embargo, tiene limitaciones: un oficial de la armada que debe obedecer a sus superiores, un ciudadano que no puede negarse a cumplir las leyes o pagar los impuestos, un sacerdote que debe cumplir las órdenes de la iglesia…

Es decir, Kant propone la libertad de expresión, de creencia, de hacer uso público de la razón para cuestionar y criticar y tratar de modificar algunas normas que nos vienen impuestas(las leyes por ejemplo); pero mientras tanto, debemos obedecerlas.

Las últimas décadas del siglo XVIII no fueron ilustradas, sino de ilustración, se empezó a tomar conciencia y extender la importancia de la ilustración.

KANT Y LA ILUSTRACIÓN: LA AUTONOMÍA MORAL: CAESAR NON EST SUPRA GRAMATICOS

La moral kantiana supone un giro copernicano, ya que en los sistemas anteriores(cristianismo, hedonismo, budismo…) lo que esta bien o mal era determinado por alguien ajeno( Dios, Epicuro, Siddharta… ) y solo tenía sentido cumplir sus normas si uno quería el fin que cada sistema ofrecía, mientras que en éste se debe ser autónomo, formal y categórico.

Autónomo significa que las decisiones y normas deben venir de cada uno, de la razón, no del exterior.
Formal, que es uno mismo quien sabe cómo obrar, siguiendo una fórmula propia. Y categórico, que no basta con que los actos estén de acuerdo con lo mandado por esa ley moral, sino que deben darse por respeto a ella.

Según Kant, el único imperativo ético es el categórico;
Es decir, que debemos obrar usando la humanidad como un fin, y no como un medio, como queriendo que nuestra obra se torne ley universal.

Sugiere la libertad para que tales obras sean públicas, pues no perjudicará a aquellos que quieran seguir con la religión oficial. Y lo mismo para el Estado: el monarca no puede imponer ninguna ley que el pueblo no se impondría a sí mismo. Debe alentar el uso público de la razón y defender tal libertad con el ejército(así era el régimen de Federico II)

Además, como no todos los virtuosos son felices , y como no todo se puede explicar teóricamente y el hombre ha de ser libre para practicar la moralidad , la razón práctica lleva a Kant a la fe en una vida posterior y un Dios que la garantice.

A entender: giro copernicano: inversión del esquema tradicional 

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.