Frente a Hobbes,Rousseau considera que el ser humano en estado de naturaleza lleva una vida placida y sencilla.Poseeabundantes bienes y convive conlos demás individuos en armonía

Share Button

Las teorías del contrato son el grupo de corrientes de pensamiento que utilizan un hipotético contrato como modelo explicativo del origen y legitimidad tanto del poder político como del Estado. Este contrato social se establece desde un supuesto estado de naturaleza, previo a todo orden social. De forma libre y autónoma, los individuos llegan a un acuerdo para organizarse en una sociedad. En dicho acuerdo, los miembros de la asamblea deciden cuales deben ser las funciones y atribuciones del gobernante. Así, la legitimidad del poder surge del reconocimiento que los miembros de la comunidad tienen a los estipulado en el contrato. El contrato se presenta como hipotético, ya que no debemos identificar el estado de naturaleza o el establecimiento del contrato con un momento histórico concreto. Por ello, la función de estas teorías no es narrar cuál es el origen del Estado y del poder, sino la de justificar un tipo concreto de organización política.
Estas doctrinas hacen su aparición a partir de los siglos XVII y XVIII con las figuras de Hobbes, Locke y Rousseau. Aunque las teorías de estos autores presentan diferencias apreciables, todos ellos parten del ideal antropocéntrico que inaugura la modernidad y de la crítica a las estructuras de legitimación del poder medievales. Así, encontramos en sus doctrinas políticas los siguientes puntos de partida: Afirmación de la autonomía del individuo.
Crítica a la concepción teocrática del poder que había prevalecido en Europa durante la Edad Media. Establecimiento de una serie de derechos dependientes de la actividad racional del ser humano.
Rousseau (la voluntad general): considera que el ser humano en estado de naturaleza lleva una vida plácida y sencilla.
Posee abundantes bienes y convive con demás individuos en armónía. La uníón en sociedades es lo que promueve la propiedad privada, que es el peor de los enemigos de la bondad humana. Los enfrentamientos entre individuos tienen lugar siempre que estos conviven en agrupaciones. En ellas, la envidia y la codicia por lo bienes determinan las relaciones entre los individuos, ocasionando el enriquecimiento de unos y el empobrecimiento de otros. A partir de estas desigualdades, surgen las relaciones despóticas de dominio. Para acabar con esta situación injusta y defender tanto el bien común como la justicia, Rousseau propone el establecimiento de un acuerdo que denomina contrato social.
El origen de este contrato reside en una voluntad general  que amay defiende el interés de la comunidad por encima de cualquier interés particular. El contrato social de Rousseau no implica ninguna renuncia, ya que el individuo no posee ningún derecho previo a la institución de la sociedad. Así, las leyes, dictadas por la asamblea que encarna la voluntad popular, obtienen rango de leyes naturales, esto es, aparecen como justas, universales y inalienables. Para el pensador francés, la democracia encarna el sistema de gobierno más adecuado para conseguir los objetivos del contrato social.

La isegoría es un concepto griego que expresa el derecho que poseía todo ciudadano a poder ser escuchado en el ágora. Es un principio de la democracia ideal. La isonomía es un concepto griego q expresa la igualdad de todas las personas antes la ley. Como ciudadano y miembro de una comunidad, todo individuo posee una seri de derechos y de obligaciones. Es un principio de la democracia ideal.


Hobbes (Homo homini lupus): el hombrees un lobo para el hombre ya que, en su estado de naturaleza, es egoísta, lleva una vida bastante precaria y posee las mismas posibilidades que cualquier otro individuo para vencer en un enfrentamiento. Es cierto que unos pueden ser más fuertes que otros, pero la inteligencia que posee el ser humano anula estas diferencias. Debido a esta igualdad y continua lucha por los recursos, el ser humano vive en una situación de guerra perpetua de unos contra otros.
La vida humana en estas condiciones se vuelve solitaria, breve y dominada por el miedo y la inseguridad. El ser humano, dotado como está de razón, ve claramente que esta forma de existencia debe ser superada. Surge así como consecuencia natural la necesidad de establecer un contrato  mediante el cual todos los firmantes acuerden someterse a un monarca. De esta uníón entre los individuos y el sometimiento a una fuerza superior, surge la sociedad civil. Dicha sociedad la conforman los miembros e instituciones de un Estado. Hobbes representa dicho Estado como un gran Leviatán (monstruo bíblico que, según Santo Tomás, tiene como función castigar a los pecadores)

Así, gracias a la creación de la sociedad civil y la existencia de un poder supremo (leviatán), los individuos que acuerdan ceder sus derechos reciben protección. Esta protección proviene de las leyes y de la fuerza del soberano para hacerlas cumplir y castigar los delitos. Sin embargo, el monarca no tiene la obligación de cumplir las leyes. Posee un poder absoluto y puede utilizarlo siempre que en su actuación defienda el derecho a una vida tranquila de los ciudadanos. Pero si no cumple su cometido de modo satisfactorio, es decir, si no proporciona una vida tranquila y pacífica a sus súbditos, estos tienen completa libertad para abandonar la sociedad civil y buscar protección y seguridad en otras sociedades.
Locke (el contrato liberal): el ser humano en estado de naturaleza es libre y dueño absoluto de su vida y hacienda. Existe además una ley natural que obliga a todo ser humano a respetar la vida, la salud y las propiedades de los demás. Sin embargo, la existencia de individuos que atentan contra esta ley, y violentan con ello la absoluta libertad del ser humano, obliga a que se establezca un contrato entre individuos diferentes que garantice el respeto de esta legitimidad. En esta decisión se encuentra el origen de la sociedad. En dicho contrato, en un 1º momento, se pactan las condiciones que deben regir la uníón entre individuos:

La sociedad civil

En ella, todas las personas se imponen a la obligación de respetar la libertad y las propiedades de los demás. En 2º lugar, se establecen las carácterísticas y obligaciones del Estado.
Frente a Hobbes, John Locke sostiene que el poder del Estado no es absoluto, los gobernantes también están obligados a respetar las leyes. Para ellos, el filósofo británico defiende una separación de poderes entre el legislativo y el ejecutivo.

El poder legislativo

Tiene por función dictar las leyes. Su fuerza y legitimidad proviene de los individuos que componen la sociedad civil. Estos, libremente, eligen sus legisladores.

El poder ejecutivo

Debe velar por el respeto y la correcta ejecución de las leyes que el poder legislativo ha promulgado.

El poder federativo

Se ocupa de la defensa del Estado, a su protección. Relaciones con el exterior.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.