Frases metafísica y filosofía

Share Button

 II.2. Platonismo es toda teoría que escinde la realidad en dos mundos: un mundo verdadero, dado a la razón, inmutable y objetivo, y un mundo aparente, dado a los sentidos, cambiante y subjetivo. La filosofía y la religión son una forma de platonismo y defienden la misma concepción de la realidad, aunque con palabras distintas.
Nietzsche explica la aparición del platonismo mostrando que dicho actitud es interesada y consecuencia de la no aceptación de la realidad en toda su crudeza, la realidad como lugar en el que se da la vida, el orden, pero también la muerte, el caos…; la cultura occidental se inventa un mundo para encontrar consuelo ante lo terrible del único mundo existente, el dionisíaco. La filosofía nietzscheana es el intento más radical de la historia del pensamiento de superar el platonismo y defender la tesis opuesta: la existencia de un mundo irracional y carente de sentido trascendente, la vida.  A. III. Las críticas de Nietzsche a la cultura occidental. III.1. A la idea del conocimiento.
Validez de los conceptos. En general, la filosofía ha creído que los conceptos pueden reflejar correctamente la realidad y que las relaciones entre los conceptos son capaces de representar las relaciones entre las cosas. La filosofía consideraba que entender una realidad es disponer de un concepto para comprenderla. Según la tesis de Nietzsche: en el mundo no existen esencias, no existe un rasgo que se encuentre en todos y cada uno de los individuos. Dada esta creen­Cía, no es extraña su afirmación de que el pensamiento conceptual no es un buen re­curso para expresar la realidad. La misma palabra no puede servir para referirnos adecuadamente a dos cosas distintas. La idea nietzscheana de la realidad induce a pensar que no podemos utilizar las palabras de un modo unívoco; lo más que concede es el uso análogo o metafórico del lenguaje: la metáfora es mejor modo de captar la realidad que el concepto preciso pues la metáfora implica desigualdad entre los objetos, no presenta significados sino que los sugiere y  nos permite la posibilidad de completar el significado a partir de nuestra propia ex­periencia del mundo. En definitiva, para Nietzsche, el arte es un medio más adecuado de expresar el mundo que la filosofía. Objetividad de la lógica: las leyes de la razón son también leyes del mundo. Frente a este punto de vista, Nietzsche afirma el carácter irracional del mundo: la lógica, la razón son invenciones humanas, las cosas no se someten a regularidad alguna.


 Objetividad del conocimiento: La filosofía tradicional creyó posible utilizar la, creyó en el conocimiento objetivo del mundo, válido para todos. Nietzsche considera que esta confianza en las posibilidades de la razón descansa en una creencia más básica, la creencia en algún tipo de realidad absoluta (el Mundo de las Ideas de Platón o el Dios cristiano); sin embargo si esta realidad absoluta es una construcción de la fantasía humana, dicha confianza carece de sentido. Aún podemos hablar de conocimiento, concluye Nietzsche, pero aceptando su carácter relativo, subjetivo; todo el conocimiento humano es mera interpretación del mundo, depende de la perspectiva vital en la que se encuentra el individuo que lo crea.  Frente a Platón, Aristóteles, Santo Tomás, Descartes y gran parte de lo mejor de la tradición filosófica, defiende una tesis radicalmente contraria al objetivismo y conecta con otra línea filosófica históricamente más desacreditada: el relativismo, escepticismo y subjetivismo. Nietzsche defiende el perspectivismo, para el que todo conocimiento se alcanza desde un punto de vista, del que es imposible prescindir: las carácterísticas del sujeto que conoce (psicológicas, sociales, físicas, la peculiaridad personal, la misma biografía) hacen imposible superar la propia perspectiva; no podemos desprendernos de nuestra subjetividad cuando intentamos conocer la realidad. Junto con ello, Nietzsche critica las siguientes creencias básicas relacionadas con la práctica científica: La existencia de leyes naturales, La validez del ejercicio de la razón, y Legitimidad de las matemáticas. III.2. A la filosofía: La invención del Mundo Racional trae consigo la invención de los conceptos básico (esencia, substancia, unidad, alma, Dios, permanencia…); Dado que el mundo que percibimos presenta carácterísticas contrarias, los filósofos acaban postulando el “platonismo”, la existencia de dos mundos, el mundo de los sentidos, y el Mundo Verdadero. Una consecuencia de la invención del Mundo Verdadero es la valoración positiva del mundo del espíritu y negativa de la corporeidad. La filosofía tradicional comienza con Platón, quien se inventa un mundo perfecto, ideal, absoluto, al que contrapone el desvalorizado mundo que se ofrece a los sentidos.La filosofía posterior lo acepta aunque lo exprese con distintas palabras. Para Nietzsche,los griegos no descubrieron sino que inventaron la racionalidad. Las cate­gorías metafísicas como substancia, ser, esencia, unidad son puras invenciones para en ellas encontrar la calma ausente del único mundo existente, el que se ofrece a los sentidos. Pero Nietzsche encuentra también en la influencia de la gramática otro origen de la metafísica;
El lenguaje da lugar a una visión errónea de la realidad. Por último, Nietzsche rechaza las creencias de que el mundo es un cosmos y de que la razón puede captar lo real.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.