En que consiste el vitalismo de Nietzsche

Share Button

lock


CONTEXTUALIZACIÓN

Este fragmento pertenece a la obra
Dos tratados sobre el gobierno civil publicada en 1689. Dicha obra, y como su nombre indica, consta de dos partes o tratados. El primero de ellos va dirigido a destruir la tesis de Filmer, es decir, el absolutismo monárquico, el cual supone la negación de la tesis de la libertad y la igualdad; y en el segundo, se describe el origen, la legitimidad, los fines y los límites del poder político, a la vez que se opone a Hobbes mediante la visión del contractualismo. Mientras que Hobbes postula que en el estado de naturaleza, el ser humano se halla en guerra permanente, lo cual genera inseguridad y que recurre a un contrato social para conseguir un pacto de no agresión que hace renunciar a la libertad, Locke describe el estado de naturaleza diciendo que el ser humano posee unos derechos naturales tales como la vida, la libertad y la propiedad, pero que la desobediencia de la ley natural provoca la inseguridad y por tanto, hay que recurrir al estado social-político.El contractualismo de Locke se opone al absolutismo (origen divino del monarca). Mientras que para el absolutismo monárquico, el poder proviene de Dios, para el contractualismo, el poder político es de origen popular.Con respecto a la situación política del momento, hay que destacar: las 3 guerras civiles de Gran Bretaña, el Protectorado de Cromwell, la restauración de la Estuardo y la revolución Gloriosa con El Bill of Rights (declaración de derechos) y la exclusión Bill (declaración de exclusión): Whigs y Tories. Además de su participación en política, Locke fue un reconocido científico (era médico) y el mayor exponente del Empirismo (Ensayo sobre el entendimiento humano) Locke estuvo influenciado por Descartes en la clasificación de las ideas en innatas, adventicias y ficticias, por Hobbes, en el estado de naturaleza y pacto social, por los ingleses revolucionarios exiliados en Holanda en el liberalismo, etc. Pero él también fue inspiración de Voltaire en su Tratado sobre la tolerancia, de Rousseau (respecto a la propiedad privada), de Montesquieu (en cuanto a la división de poderes).Las obras más importantes de John Locke son entre otras: Ensayo sobre la ley de la naturaleza, Ensayo sobre la tolerancia, Pensamiento sobre la educación, Ensayo sobre el entendimiento humano, Dos tratados sobre el gobierno civil.
Sin duda alguna, John Locke ha dejado huella en la historia tal y como se demuestra en la Declaración de Independencia de EEUU, en la Declaración de los Derechos Humanos y en el modelo de las democracias liberales.

Nietzsche

RESÚMenes

1.1. La carácterística principal de los filósofos es la negación del devenir, negación que conlleva un rechazo de los sentidos, un desprecio del pueblo y una negación del cuerpo. También supone la negación de la historia, de la muerte, de la vejez, es decir, del cambio. Por el contrario, afirma la existencia de un ser inmutable.
1.2. Los filósofos creen que la razón por la que no pueden alcanzar el conocimiento del ser es la sensibilidad que nos engaña acerca del mundo verdadero. Para deshacerse de ella, rechazan la historia, el devenir y la mentira y desprecian todo aquello que cree en los sentidos, es decir, el pueblo, e intentan deshacerse de la idea fija de cuerpo. 4.La otra carácterística de los filósofos occidentales es que confunden lo primero con lo último, es decir, que creen que Dios que es causa sui, es el origen del mundo, pero en realidad, los valores supremos no son mas que humo. 6. Un saber tan bueno hay que concentrarlo en cuatro tesis: la primera de ellas es que la afirmación de la existencia de dos mundos es falsa ya que la realidad del otro mundo es indemostrable. La segunda es que ese mundo que tiene su orige aquí, ha sido inventado mediante la negación de este. La tercera es una invención que solo se explica por el resentimiento, el odio; y la última es que el dualismo es un síntoma de decadencia superado por el artista dionisíaco.

ANÁLISIS Y EXPLICACIÓN :En este fragmento Nietzsche hace una destrucción de la cultura occidental criticando la actitud de los filósofos hacia todo aquello que está relacionado con el devenir. Para el autor, la cultura occidental se halla en decadencia debido a la moral cristiana y a la metafísica. La moral cristiana surge del resentimiento hacia esta vida y hacia la moral de los señores. Afirma la existencia de otro mundo perfecto, de una moral de esclavos y valores vitales y de un guía que nos conduce, Dios. Por otro lado, Nietzsche critica la metafísica, y con ella a la filosofía estática de Sócrates, Platón y Kant. Para el autor, estos filósofos cometen un aserie de errores tales como la existencia de dos mundos (uno verdadero y otro aparente), que el ser es inmutable, que este mundo es aparente y que solo la razón alcanza la verdadera realidad, lo que supone un desprecio de los sentidos. Por el contrario, Nietzsche sostiene que este mundo es real y verdadero y que al estar en continuamente cambiando la razón no puede captarlo. También, que el odio hacia este mundo es lo que ha provocado que se invente otro, siendo la mente humana la que ha elaborado esas metáforas de los conceptos metafísicos. Nietzsche también critica a la ciencia, su cuantificación y la idea de que la realidad se reduce a números. Entonces, ¿cuál es la consecuencia de todo esto? Para Nietzsche la respuesta es simple: el Nihilismo.
El Nihilismo es la enfermedad de Occidente, la ausencia de valores morales. Según el autor se distinguen dos tipos: el primer Nihilismo supone la desvalorización de la vida y la creación de valores supremos. Es la tarea que lleva a cabo el Platonismo, la Metafísica y el Cristianismo, lo que conlleva una sustitución de este mundo por otro superior, el rechazo de los sentidos por la razón, la sustitución de la vida por la muerte y la renuncia del placer por la abstinencia. El segundo Nihilismo consiste en la pérdida del valor de los mismos valores supremos para convertirse en nada. Este Nihilismo es consecuencia de la muerte de Dios y da lugar a tres posibles actitudes: una actitud negativa en la que ya nada merece la pena (Schopenhauer), una actitud ignorante y por la tanto donde se mantienen los valores supremos, o una actitud positiva en la que se asume la muerte de Dios y se produce una liberación llevada a cabo por el hombre, denominándose ahora superhombre, y con él, una transvaloración de los valores, es decir, que lo bueno que antes era débil, ahora es fuerte y que lo malo que antes era fuerte, ahora es débil. Nietzsche propone una nueva moral que exige una inversión de los valores morales, donde se defiende la exaltación de esta vida, el orgullo, la fuerza y la autonomía, la muerte de Dios, lo instintivo, el azar y los valores representados por el Dios Dioniso y la tragedia griega. Por el contrario, rechaza el mundo trascendente, la moral de rebaño, la razón, el destino y los valores representados por el Dios Apolo y el pensamiento socrático-platónico. Todo esto se logra mediante la voluntad de poder caracterizada por la no resignación y el querer superarse, y basada en el eterno retorno, es decir en querer volver a vivir lo mismo. La finalidad es convertirse en el superhombre, el hombre dionisíaco que ama la vida y desea el eterno retorno (vitalismo), es creador de valores, niega y supera la moral tradicional y posee libertad de espíritu y voluntad de poder. Nietzsche, tal y como ya se ha visto, es defensor del devenir, del cambio, de los sentidos y se opone totalmente a esa idiosincrasia que caracteriza a los filósofos de Occidente.

CONTEXTUALIZACIÓN

Este fragmento pertenece a la obra El Crepúsculo de los ídolos o Como se filosofa con el martillo, escrita en 1888 por Friedrich Nietzsche. Dicha obra fue escrita en el período más fructífero de la vida del autor, junto con otras obras como El caso Wagner, El Anticristo, Ecce Homo, Ditirambos de Dioniso o Nietzsche contra Wagner. Al final de este período pierde por completo la razón.En un principio, esta obra recibíó el nombre de Ociosidad de un psicólogo, pero gracias a su amigo Peter Gast, cambió el título, llamándose como ahora la conocemos.
El título de la obra esconde una maldad dirigida contra Wagner en el contexto del enfrentamiento desencadenado entre ambos. Wagner escribíó una tetralogía operística que lleva por título El anillo del Nibelungo, compuesta por un prólogo y tres jornadas, de las que la última lleva por título El crepúsculo de los dioses. Nietzsche da respuesta a Wagner bajando la categoría de dioses a la de ídolos (dioses falsos). El símbolo del martillo que aparece en el subtítulo de la obra, se remonta a Así habló Zaratustra, cuyo final lleva por título Habla el martillo. También en Más allá del bien y el mal, Nietzsche se había referido a un martillo divino. En 1888, renuncia a su proyecto de escribir La voluntad de poder, y lo sustituye por cuatro libros separados cuyo título genérico es Transvaloración de todos los valores. En 1889, El Crepúsculo de los ídolos salíó a la venta. La obra está estructurada en varios apartados en cada uno de los cuales se tratan diversos temas. Según el propio Nietzsche, el libro es una completa introducción de conjunto a mi filosofía y es un libro que expresa de forma muy breve mi heterodoxia filosófica esencial. Consta de un prólogo y de varias partes: la primera es un conjunto de 45 aforismos, la segunda está dedicada a Sócrates a quien tilda de plebeyo, feo, criminal y enfermo. El apartado tercero, en el cual se halla este fragmento, lleva por título La razón en la filosofía y consiste en una crítica a la metafísica y a los filósofos típicos, a los que contrapone con los filósofos nuevos, caracterizados por su odio a la vida. El cuarto se centra en el problema del mundo verdadero y el mundo aparente; el quinto consiste en un ataque despiadado a la moral; el sexto pone de manifiesto los héroes de la filosofía y dice que ésta y la religión son defensoras de causas imaginarias. El séptimo y último apartado, va dedicado a los que tiene la visión de mejorar la humanidad y donde los remedios de la moral son inmorales. Lo que sigue después puede entenderse como un segundo libro con un tono más autobiográfico donde se hace una crítica a la decadencia de Alemania y un análisis sobre la educación. También, donde se hace un ajuste de cuentas con distintos personajes y ya al final, un ataque especial a Platón y donde se reivindica como discípulo de Dioniso y como maestro del eterno retorno. Termina la obra con un consejo: ¡Haceos fuertes!.  El contexto socio-cultural en el que vive Nietzsche está caracterizado por la consolidación del Imperio Alemán y la segunda Revolución Industrial, convirtiéndose Alemania en potencia económica. La ciencia y la técnica alcanzan grandes hitos como la teoría de la evolución de Darwin y algunos inventos como el telégrafo y el automóvil. Las principales influencias del autor son Heráclito, con el concepto de devenir, Anoximandro, con la doctrina del eterno retorno, Montaigne o Voltaire en la crítica de la metafísica, la religión y el arte; Wagner, cuya música y personalidad encarnan los valores de Dioniso y la tragedia griega y Kant; Hegel y Schopenhauer en la voluntad de poder.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.