Cuerpo y alma cerebro y mente teorías sobre el cerebro y la mente

Share Button

5.3. La relación entre la mente y el cerebro.
El debate sobre la relación entre cuerpo y alma, ahora se plantea en términos de la relación entre la mente y el cerebro.El cerebro es el órgano central de nuestro sistema nervioso y la mente es una entidad abstracta donde residen el pensamiento y la conciencia. La conciencia se concibe como la idea que la propia mente posee de sí misma.Principales teorías sobre el dualismo mete/cerebro.

Dualismo (Platón, Aristóteles, Descartes, Tomás de Aquino):

El ser humano es un compuesto de dos tipos de realidad: material e inmaterial.Dependiendo de los autores y la época, la parte material es el cuerpo o cerebro y la inmaterial el alma o la mente.Su dificultad es explicar cómo se relaciones las dos partes.-

Monismo (Gilbert Ryle, David Armstrong, Paúl Churchland)

Es materialista.Niega la existencia de un componente inmaterial en el ser humano.La mente no es una realidad distinta del cerebro. Los fenómenos mentales pueden ser explicados en términos físicos o biológicos.-

Funcionalismo (Hilary Putman y Jerry Fodor):

Concibe la mente como el conjunto de los estados mentales de un sujeto. Estos son también concebidos como estados funcionales.Los estados funcionales se caracterizan por tener una cause y generar un efecto. Estados mentales como la alegría o el dolor son producidos por causas determinadas y generan reacciones concretoEl funcionalista no se pronuncia sobre si las causas y las reacciones asociadas a los estados mentales son físicas o no. Pasa por alto el debate sobre si la mente es una realidad inmaterial o no.

-Emergentismo (Karl Popper, Mario Bungue y John Searle):

Los estados mentales están causados por estados cerebrales, pero no puede reducirse a estos.La mente es concebida como un producto evolutivo que emerge a partir de la actividad del cerebro. Sin cerebro no habría mente.Existe una versión de esta teoría que es materialista y otra que afirma que la mente, una vez que emerge, se convierte en  una realidad inmaterial autónoma e independiente del cerebro.5.4. El concepto de persona.
Para afirmar que alguien es una persona podemos señalar los siguientes rasgos:-

Dignidad

La persona posee un valor incalculable y debe ser tratada con máximo respeto. Una persona no debe ser tratada como medio para conseguir un fin que le sea ajeno.

Libertad

Es el valor fundamental de la persona. No se trata solo de la ausencia de ataduras, también de la elección que nos conduce a construir nuestra propia personalidad.-

Historicidad

La persona no es un ente abstracto; es un espíritu encarnado en un cuerpo y situado en un momento histórico concreto.-

Comunidad

El ser humano es persona cuando se proyecta hacia los demás y comparte con ellos una existencia que solo puede ser auténtica si se basa en la coexistencia y se orienta hacia la trascendencia.El personalismo, corriente liberada por Emmanuel Mounier, gira en torno al concepto de persona. Se opone al individualismo subjetivo del existencialismo y a la disolución del individuo que propone el estructuralismo. Para los personalistas, el individualismo es la esencia de la ideología de la sociedad burguesa occidental, responsable de la crisis que vive la humanidad. También acusa al estructuralismo de conducirnos hacia la inoperancia y resignación.Mounier distingue tres dimensiones de la persona y propone tres ejercicios para afrontar su situación histórica de crisis.

Dimensiones

Encarnación


La persona se vincula a un cuerpo.

Vocación


La persona se orienta hacia la trascendencia.

Comunión


La persona se une a otras personas.

Ejercicios

Compromiso


Adhesión a su obra aceptando su propia encarnación.

Meditación:


búsqueda de la propia vocación.

Reunión:
Entrega de sí a la vida y a los demás.

5.5. La consciencia de la muerte.La muerte es la pérdida de las carácterísticas propias de la vida.El ser humano es el único que es consciente de su propia muerte. Esto hace que ella sea un elemento constitutivo de su vida. Esta consciencia nos obliga a dotar de un sentido a nuestra existencia.La reflexión sobre la muerte conduce a dos tipos de planteamientos: concebirla como un final definitivo o como un tránsito hacia otro tipo de existencia. Los defensores del monismo materialista se inclinan por la primera mientras que los dualistas por la segunda.Heidegger afirma que el sentido de la vida humana radica en su temporalidad, es finita en el tiempo. Caben dos actitudes: vivir una existencia falsa olvidándose de su finitud y considerándose una realidad permanente o vivir una existencia auténtica siendo consciente de la limitación temporal y con la urgencia de quien tiene que llevar a cabo su proyecto en un tiempo que se agota.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *