Concepto aristotelico de polis

Share Button

6.

SER SOCIAL


Los seres humanos por su propia naturaleza tienden necesariamente a vivir en una sociedad políticamente organizada



Sólo los animales y los dioses pueden vivir aislados. El hombre es por naturaleza un ser social como lo prueba su lenguaje, muy superior a la voz de los animales, que sólo expresa dolor o placer; y un animal político, que vive en la polis (ciudad). Ese mismo impulso natural del hombre hacia su conservación y reproducción le lleva a unirse a otros, primero a la familia, luego en la reunión de varias familias formando una aldea o pueblo y posteriormente en la ciudad que es al mismo tiempo el Estado (la polis griega).
El ser humano necesita de lo social para satisfacer sus necesidades y para realizar sus funciones propias: las racionales. Por ello la vida preferible es en la comunidad (de intereses), el Estado (que es autosuficiente).
Ese Estado es una comunidad de ciudadanos, es decir, un conjunto de hombres libres que participan en la administración de la justicia y en el gobierno; y su fin es la felicidad de los mismos.
(Pero el concepto de hombres libres en Aristóteles es restringido a las clases superiores, dejando explícitamente fuera las mujeres, los esclavos, los artesanos, los campesinos y los mercaderes).
El tema del movimiento natural es también importante en la ética aristotélica puesto que para este filósofo la conducta buena y la virtud no es otra cosa que aquella conducta y disposición del alma gracias a las que el sujeto realiza bien su función o finalidad propia y la conducta y disposición del alma malas aparecen en el hombre cuando éste intenta violentar su naturaleza: la conducta buena es la conducta natural y la mala la antinatural

La Sociedad


Reacciona frente a los sofistas, que por razones diferentes, interpretan la ciudad o la polis como la ley o convención, pensaban que el hombre no era social por naturaleza, sino que llegaban a acuerdos para vivir. Aristóteles incluye la sociedad en la naturaleza.
De acuerdo con la ética aristotélica, toda actividad se hace en vistas de un bien que es el fin. Aristóteles parte de este supuesto y de que toda la comunidad y toda la sociedad tiende hacia un bien. A esto se le llama visión teleológica.

Estudia el origen de la sociedad, y dice que su forma primaria es la casa o la familia, que está formada por la unión del varón y de la hembra para perpetuar la especie. A esta primera función sexual, se une la de mando, representada por la relación amo – esclavo.
Esta segunda relación tiene como fin la estabilidad económica de la familia.
La agrupación de varias familias en una unidad social superior, produce la aldea, que es un conjunto de familias que surgen de las ventajas que el número lleva consigo respecto de la seguridad personal y de la división del trabajo.
La unión de varias aldeas forma la ciudad o polis, que es la forma superior de comunidad. Para él, la polis es AUTÁRQUICA, es una sociedad perfecta que se basta por sí misma.
El vínculo unitario de la aldea, es la genealogía, la comunidad de sangre: los hijos y los hijos de éstos.
El fin de la familia es vivir, el de la aldea, es más complejo: vivir bien o bienestar.
Como la perfección de cada cosa es su naturaleza y la polis es la perfección de la comunidad, la polis es naturaleza.
Conclusión: El hombre es por naturaleza un animal político, un viviente social. El que vive sin ciudad es inferior o superior al hombre, o bien es una bestia, o bien es un dios.

El lenguaje:


La naturaleza social del hombre se manifiesta en el lenguaje (logos). Los animales tienen también voz, que expresa el placer y el dolor, pero en cambio, la palabra, está destinada a manifestar lo útil o lo inútil, lo justo o lo injusto. El hombre puede funcionar como cosa o como hombre: como cosa pueden funcionar la mujer y el animal. Como hombre sólo puede hacerlo en comunidad. El hombre es un animal que habla, hablar es una función social, es decir a alguien lo que las cosas son, por ejemplo: justas o injustas.

La organización del Estado:


La jerarquía de las ciudades está de acuerdo con los posibles tipos de vida, los trabajos inferiores que son los de finalidad económica, está a cargo esclavos, al menos en parte.
Respecto a la forma de gobierno, él no cree que deba ser forzosamente una, sino que considera que hay tres formas puras (que tienden al bien común).
Estas tres formas degeneran en otras tres, si los gobernantes se dejan guiar por sus intereses personales.
– Monarquía. Tiranía.
– Aristocracia. Oligarquía.
– Democracia. Demagogia.
Insiste en las ventajas del régimen mixto o República, que sería como una mezcla de las tres formas puras

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.