Comparacion de ortega y gasset con nietzsche

Share Button

El s.XIX está repleto de movimientos políticos y sociales. La sociedad estamental muere, desplazándose el poder a manos de la clase burguesa. La aparición de una nueva clase social será la clave para entender las nuevas formas de conflicto; el proletariado industrial y urbano, con unas pésimas condiciones laborales en las fábricas y suburbios, se enfrentará a la burguesía en demanda de derechos y reconocimiento. Política e ideológicamente vemos el surgimiento de nuevas ideas, enfrentadas al pensamiento tradicional y conservador desde perspectivas muy variadas. El Antiguo Régimen no conseguirá reinstaurarse, las monarquías europeas tendrán todavía que evolucionar hacia formas de gobierno donde se reconozcan ciertos derechos. Aún así,  en algunos países, como España, el Antiguo Régimen tendrá todavía muchas cosas que decir. Los estallidos revolucionarios se gestarán principalmente en Francia, propagándose hacia el resto de Europa. Filosóficamente, los movimientos más significativos son el Romanticismo y el Positivismo. El primero surge como una igualación teórica de la Ilustración; sus características son: a) Consideración de un nuevo concepto de razón, que ideada por Hegel, no tendrá ningún tipo de limitación. b) Valoración de que, junto a la razón, existen otras vías para acceder a lo “real”; los sentimientos y la intuición. c) Recuperación del concepto de organización de la naturaleza. d) Exaltación del pasado, buscando en él las fuentes de inspiración. e) Visión negativa de la vida humana, pesimismo y fuga existencial./En la segunda mitad del s. XIX, las ideas filosóficas se agruparán en torno al positivismo.
Esta filosofía reacciona contra el idealismo de Hegel, considerándolo un pensamiento metafísico y abstracto, alejado de la realidad y de la metodología científica. El positivismo analizará la historia del hombre, para ello se centrará en el progreso científico. Comte, creador del positivismo, piensa que la humanidad ha avanzado por tres periodos diferentes: teológico, metafísico y positivo, o científico. Las ideas de Nietzsche critican las formas de vida del momento. En su obra se reúnen influencias muy variadas; las ideas del Romanticismo, algunos pensamientos del positivismo y la ciencia del momento, su educación cristiana… en fin, un montón de aportaciones que se funden en unas propuestas coherentes, aunque poco comunes, para los métodos filosóficos tradicionales y para la filosofía en general. En la obra de Nietzsche podemos distinguir 4 periodos: 1. Juvenil o romántico: influenciado por Wagner, Schopenhauer y la cultura griega. “El origen de la tragedia griega” y “Verdad y mentira en sentido extramoral”. 2. Positivo o ilustrado. Ahora critica ferozmente a la metafísica, la religión y el arte tradicional. Defiende la ciencia como el mejor modo de acceso a la realidad. “Humano, demasiado humano” y “La gaya ciencia”. 3. El mensaje de Zaratustra: “Así habló Zaratustra”, desarrolla otras muchas ideas que hasta entonces no habían sido maduradas: la muerte de Dios, la voluntad de poder, el eterno retorno, el superhombre. (Cima de su pensamiento). 4. Crítico, Filosofar con el martillo. Atacará duramente a la filosofía, la religión y la moral. “Más allá del bien y del mal”, “El anticristo”, “La voluntad de poder”.


COMP El perspectivismo, filosóficamente hablando, supone que toda representación de la realidad depende del sujeto que la constituye. En la filosofía el iniciado de esta corriente es Ortega, pero también podemos ver ciertas similitudes en la obra de Nietzsche y considerarlo como iniciador, especialmente en la idea de Superhombre y su Voluntad de poder como fuente que da de sentido a la vida en todos los aspectos. Ambos coinciden en dar a la Vida la prioridad y el valor necesario para entender al hombre en su totalidad, aunque lo hacen de manera diferente. Nietzsche trató de desengañar todos los mitos que a lo largo de la historia de la filosofía se fueron construyendo en torno a la razón. Ortega no hizo una crítica tan demoledora como Nietzsche, pero también observó una excesiva valoración de lo racional iniciada en los tiempos de Sócrates, se había negado todo el valor de lo vital, sin embargo Ortega creerá posible unir lo racional con lo vital: su propuesta racio-vitalista, tratando de superar los excesos del racionalismo (cultura) o los de relativismo (vida), manteniendo lo positivo de lo racional y la vida como elemento primario y central de toda reflexión. Según Ortega, la realidad se ofrece en perspectivas individuales. El ser del mundo no está dado de una vez para siempre, siempre es una perspectiva, y esta es la condición epistemológica para captar la realidad. La perspectiva siempre está encarnada a un yo y sus circunstancias. La circunstancia y la perspectiva se unen permitiendo el acceso a la verdad, y el punto de esa articulación lo proporciona la historia. Por ello, el perspectivismo de Ortega conduce, desde una razón vital hasta una razón histórica, puesto que la circunstancia es siempre histórica, y la perspectiva es la de un yo que parte de sus circunstancias. Nietzsche defiende una posición perspectivista, que puede ser concebida como una concepción de la vida entendida como devenir. Para Nietzsche no existen verdades absolutas, pues toda la verdad es interpretación, toda verdad es nuestra verdad, en constante transformación. Hablar hoy de estos autores es tratar de recuperar la historia del hundimiento de Europa y de este país, de la pérdida de una generación de intelectuales. Si nos acercamos a sus obras, seremos testigos de la lucidez, el compromiso, la claridad y calidad expresiva de estos grandes autores.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.