Arje de Zenón

Share Button

LOS PRESOCRÁTICOS

Los presocráticos parten de que el arjé es lo permanente o la esencia, mientras que lo cambiante será lo múltiple De los sentidos asociado con el mito que representa la apariencia.

Las primeras respuestas buscarán un Elemento material, como es el caso de Tales de Mileto, Anaximandro y AnaxíMenes. Para Tales será lo acuoso y usará el neutro como una muestra más de la Evolución especulativa en la cultura griega, Anaximandro propone que el arjé, Aunque material, tiene que ser algo indeterminado que llama ápeiron (que no Tiene límite) introduciendo la hipótesis de una evolución de todos los seres vivos Que acabaría en el hombre y AnaxíMenes considera que el arjé es el aire.

Pitágoras, maestro de Parménides y De Platón, introducirá a los números como arjé de todo lo real al tiempo que Nos legan el sistema decimal a partir del cual intentaron interpretar todas las Cosas, desde los planetas hasta la música. Considerados en sentido metafísico, Los números vienen a ser los rasgos que permite individualizar cada cosa de la Naturaleza partiendo de las dimensiones necesarias para representar un cuerpo: Desde el punto sin dimensiones hasta el volumen con tres dimensiones, pasando Por la línea y el plano. Tenemos así los números del 1 al 4 que, en conjunto, representan La verdadera esencia del universo, y cuya reuníón Pitágoras llamo tetraktys. Pensaban que las proporciones matemáticas expresaban la naturaleza de todas las Cosas, introduciendo la idea de una armónía como resultado de una tensión entre Contrarios, como ocurre con el arco y la lira. Introdujeron en Europa la idea De la transmigración de las almas manteniendo una forma de vida orientada a la Purificación de las pasiones y al control de la razón, que preludia lo que Pensará Platón, al igua que la radical separación entre cuerpo y alma con la Imagen de la cárcel que es el cuerpo ylas ventanas que son los sentidos. Por último, tenemos que el concepto De número como esencia de lo real y en Su aspecto formal representa el modelo directo para el concepto de idea en Platón.

HERÁCLITO Y PARMÉNIDES

Heráclito relaciona el fuego cómo Elemento último de todo lo real. Esto va unido a una concepción de la realidad Basada en el cambio continuo de todas las cosas de donde deduce que «no Podemos bañarnos dos veces en el mismo río». La razón del cambio sería la Lucha de contrarios de dónde sale una armónía progresiva cuyo origen es la Guerra, y en lo cual al fuego hay que interpretarlo como energía. Por eso, para Heráclito la realidad no puede entenderse de manera estática, aunque al final Sí exista un lógos que solo es accesible a unos pocos ya que la mayoría está Dormida, se encuentra en un estado de ensoñación.

Parménides elabora una concepción Opuesta al considerar que lo real tiene que ser algo permanente, siendo el Cambio un mero engaño de los sentidos. Se le considera el creador tanto de la Metafísica como de la lógica al adoptar presupuestos gnoseológicos de origen Pitagórico que le llevará a distinguir radicalmente entre opinión (doxa) y Conocimiento (episteme), conectando esa distinción con la realidad a la que Llama «ser». Su punto de partida es que el ser es y puede ser Conocido, mientras que el no ser no es y en absoluto es pensado. De hecho, si de La suposición de que algo no exista se sigue que existe, podemos concluir que Existe necesariamente (“consequentia mirabilis”). La conclusión giraría en Torno a una concepción de lo real radicalmente inmovilista donde además el ser Sería eterno y, por lo tanto, increado, además de homogéneo, compacto y Finalmente esférico. Precisamente para confirmar la tesis de que el cambio es Imposible, su discípulo Zenón introducirá las famosas paradojas matemáticas que Preludian el concepto de límite sin llegar a descubrirlo. En cierto modo Podemos considerar a Parménides el iniciador del modelo racionalista.

Resolvíó el problema del cambio y La multiplicidad disolviendo y absolutizando lo uno. Seriá por esta conclusión inesperada Y poco intuitiva que los presocráticos intentaron recuperar la realidad del Cambio partiendo de la idea de que si Parménides lo considera contradictorio es Por algún supuesto de partida que debe cambiarse. Los llamados pluralistas Partirán de la idea de que no podemos presuponer solamente un elemento arjé, Sino varios.

Empédocles partida de los cuatro Elementos (tierra,agua, aire y fuego) que se darían unidos en una esfera Inicial y compacta que, a modo de Big Bang, iniciaría un proceso de expansión Generando todo el universo conocido donde todas las cosas son el resultado de La mezcla de esos cuatro elementos. De hecho, habla de fuerzas de atracción y Repulsión que, poéticamente llama de amor y odio.

Anaxágoras introducirá el concepto De «semilla» o «esperma» como arjé en número infinito y Además infinitamente divisible, de manera que todas las cosas serían una mezcla De todas las semillas aunque con predominancia de algunas en particular. De Esta manera, cualquier cosa podría transmutarse en cualquier otra, idea que es La base de la alquimia. También será Anaxágoras quien presuponga en cierta Manera la intervención de un agente inteligente al que llama “inteligencia” (nous), añadiendo la idea de una finalidad donde se asocian lo inteligente, lo Ordenado y lo bello.

DEMÓCRITO Y LEUCIPO

Introducirán la idea de un Universo mecanicista recuperando el espíritu original de no recurrir nada Externo a la propia physis y de preservar la realidad del movimiento. Si la Realidad fuera compacta no sería posible el cambio por lo que hay que Presuponer el vacío, cuya dificultad conceptual radica en que representa el no Ser y, algo que ofrecía bastantes resistencias en relación al arjé o lo que es. Además, puesto que no hay que introducir ninguna fuerza extraña a la materia Debemos presuponer que el movimiento es eterno. Hablaríamos de unas partículas últimas de la materia, a las que llegaríamos por paulatina división, llamadas átomos (de diversas formas, eternos y se moverían al azar conformando la multiplicidad Que conocemos).

La radicalidad de sus ideas, donde No había lugar ni para la libertad ni para causas finales, hará que los Pensadores postriores las negaran triunfando finalmente con Platón, Aristóteles Y Anaxágoras.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.