Teoría del conocimiento según Aristóteles

Share Button

ANTROPOGIA Aristotélica:
Aristóteles trata de profundizar en la essencia del ser humano e intenta responder a 3 preguntas fundamentales: ¿ cual es el ser constitutivi del hombre?
, ¿ cuál es su conocimiento?
Y ¿ en qué consiste su felicidad?

Aristóteles afirma que el alma y el cuerpo son 2 elementos inseparables de una única sustancia. El cuerpo y el alma se fusionan de tal manera que su uníón no es la suma de dos entidades, sino de una nueva entidad, una nueva sustancia que se llama hombre.

El cuerpo es el elemento material del individuo.
El alma es la forma del ser humano o la actualización de la potencia de vida que tiene el cuerpo. El alma no es preexistente, sino que existe juntamente con el cuerpo, y el conocimiento es producto del cuerpo y del alma. Aristóteles prioriza la forma sobre la materia: el alma sobre el cuerpo. El cuerpo existe por el alma, el cuerpo y el alma constituyen una única sustancia. Aristóteles entiende el ser humano como un compuesto hylemórfico. Para Aristóteles el alma tiene distintas funciones: F. Nutritiva: es la función inferior del alma y es común a todos los esser vivos, motiva la búsqueda de alimento, procesos de asimilación y de procreación. F. Sensitiva: Se encarga de la percepción sensible, representaría nuestra parte más animal. F. Intelectual: específica del hombre, es la facultad por la cual pensamos y tenemos un conocimiento intelectual

TEORÍA DEL CONOCIMIENTO.- Al igual que Platón, para Aristóteles el objeto de conocimiento y de la ciencia es lo universal, pero con la diferencia de Aristóteles ve en el conocimiento sensible el origen de todo conocimiento.Mediante el proceso de abstracción se produce el conocimiento de cosas universales a través de hechos particulares: El conocimiento se inicia en los sentidos, que captan la forma sensible de los objetos concretos. La imaginación almacena en la memoria imágenes individuales y concretas, que el entendimiento agente pasa al paciente (que es quien realmente conoce) después de haber extraído de ellas lo universal y esencial formando ideas abstractas de carácter general (conceptos). A diferencia de PLATÓN, para Aristóteles las ideas universales son conceptos elaborados por la mente a partir de la experiencia, y no seres en un mundo a parte.


ÉTICA : La ética, dice Aristóteles, tiene como objetivo alcanzar el fin propio del hombre al que se dirigen todas las actividades humanas, es decir, la felicidad. Mientras que la ética se encarga de la felicidad de un individuo la política trata de buscar la felicidad de un conjunto social; a su vez, al ser el hombre un ser sociable por naturaleza la felicidad del individuo está indisolublemente unida a la felicidad del cuerpo social al que pertenece por lo que Aristóteles concluye que la ética es, en realidad, una parte de la política y que debe estar supeditada a ella: la felicidad del conjunto social es más importante que la del individuo. El hombre debe tener una finalidad propia y exclusiva; para descubrir cuál es debemos investigar qué es el hombre y, según el discípulo de Platón, el hombre es precisamente un ser racional; la racionalidad es el ser específico del hombre por lo que la felicidad queda definida como “actividad racional” cuando esta actividad racional esta reglada por la virtud. La actividad racional es una actividad medida y armónica ya que toda actividad desmedida y sin armónía carece de razón por esto Aristóteles define que el camino para alcanzar la felicidad, es, de hecho, la búsqueda de un justo medio entre los extremos.

Política:

Aristóteles propone una metodología muy diferente sobre el análisis del orden social. Sugiere que como todo, la sociedad esta compuesta de elementos mas pequeños que a su vez puede que se dividan como puede que no. Analizándolo desde el más pequeño se encuentra en primer lugar el individuo. Los individuos se unen a su vez en familias, que son constituidas por la naturaleza para satisfacer las necesidades de lo cotidiano. La ciudad representa entonces el conjunto de las familias y comunidades, que se forma con el propósito de satisfacer necesidades de suficiencia y mejoramiento. Es por esta razón que Aristóteles defiende que el orden correcto para el gobierno de la ciudad debe comenzar por el individuo, luego las familias y luego la ciudad. De manera que si cada uno de los individuos que componen la familia no es útil y suficiente tampoco lo podrá ser la familia en conjunto. Así de esta manera sucederá también con la ciudad, que no siendo útiles y suficientes los individuos, y a su vez las familias, no lo podrá ser tampoco la ciudad. En este modelo de propuesta desarrollado por Aristóteles se nota, a diferencia de Platón, un sentido de la igualdad. Donde todos los ciudadanos, por representar de manera directa el futuro de la ciudad, son responsables de actuar correctamente y tomar las decisiones correctas. Las virtudes representan en el modelo aristotélicos aparatos útiles para asegurar el porvenir y la

felicidad común partiendo de la individual. Son importantes para prevenir que el hombre vuelva a sus instintos animales y se mantenga superior.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.