Impresiones

Share Button

Para Hume los contenidos mentales son las percepciones.

Dentro de las mismas encontramos a las impresiones y a su

vez se dividen en simples y complejas y a las ideas que también

admiten esa subdivisión.

Percepciones simples: Son las percepciones (tanto impresiones

como ideas), que no pueden descomponerse en percepciones más

elementales.

La percepción del color negro de mi mesa es una impresión simple,

el recuerdo de dicho color es una idea simple.

La percepción de la mesa misma es una percepción compleja, más

exactamente una impresión compleja; se compone de las impresiones

simples, de su color, su forma, su textura, etc.

Si cierro los ojos y reproduzco con mi imaginación la percepción

anterior, tengo una idea compleja.

Percepciones complejas: Son las percepciones (tanto impresiones

como ideas), que admiten una descomposición en percepciones simples.

A toda idea simple le corresponde siempre una impresión simple,

puesto que es la imagen o copia de esta última. Pero no ocurre

que a toda idea compleja le corresponda una impresión compleja

pues ya que puede mezclar las distintas ideas simples, creando incluso

entidades fantásticas.

“Todas las precepciones de la mente humana se reducen a dos clases

distintas, que denominare impresiones e ideas. La diferencia entre ambas

consiste en los grados de fuerza y vivacidad con que inciden sobre la mente

y se abren camino en nuestro pensamiento o consciencia. A las percepciones

que entran con mayor fuerza y violencia las podemos denominar impresiones e

incluyo bajo este nombre todas nuestras sensaciones, pasiones y emociones

tal como hacen su primera aparición en el alma. Por ideas entiendo las

imágenes débiles de las impresiones, cuando pensamos y razonamos.”

A modo de conclusión las impresiones y las ideas se diferencian por su

intensidad y por su origen. Con respecto a la intensidad, las impresiones

 tienen más fuerza y vivacidad que las ideas. En cuanto a su origen todas

nuestras ideas se derivan de impresiones simples, a las que se

corresponden y representan exactamente, las ideas son copias o imágenes

atenuadas de las impresiones.


El inductivismo  es un método científico que saca conclusiones generales 

a partir de casos particulares. Y es llamado así por que utiliza métodos

de investigación, lógica y medición, los cuales están sujetos a los

principios específicos de las pruebas de razonamiento.

Este método está basado teóricamente en la argumentación lógica, y

nos indica que luego de la  observación de ciertas características de un

fenómeno especifico y de establecer ciertas condiciones comunes entre

ellos, podemos predecir o describir un fenómeno universal a partir de la

generalización de mencionadas características. Así fue como fueron

surgiendo nuevos paradigmas para hacer ciencia.

Resumiendo, el inductivismo es un método científico, el cual es

un procedimiento que consiste en la observación sistemática, medición,

experimentación, la formulación, análisis y modificación de las hipótesis.



Decimos entonces que el método inductivo utiliza como base teórica a un tipo

 de razonamiento, el inductivo, el cual recolecta datos (de una naturaleza en

especial, generalmente), los estudia, reconoce características parecidas entre

ellos y los clasifica, de manera que se llega a una conclusión general (a la

generalización, es decir, empezar desde casos particulares y derivar una

generalización de los mimos se le denomina conjetura). Se dice que estos

razonamientos solo pueden ser considerados probables, debido a que al partir de

casos particulares y al no haber mencionado todos los casos posibles a analizar,

para poder luego llegar a una conclusión derivada de solo esta parte de la población

mencionada, no podremos afirmar que, aunque todos los casos sean verdaderos, al

 no ser mencionados todos esto posibilita que estos casos particulares no tomados

en cuenta para llegar a la conclusión puedan contradecir los casos elegidos para

realizar la misma, de manera que la generalización inicial partida de una determinada

muestra, pueda no ser representante de toda la población a estudiar, ya que siempre

puede haber un contraejemplo que contradiga la generalización llegada a partir de

una cantidad equivalente a una parte de la población, y no a la totalidad de esta.

Aun así, cuanto más sean los premisas tomadas y cuanto mayor sea el número de

características repetidas entre todas estas, más probable será la conclusión

generalizada, debido a que aquellas razones que llevaron a que esto suceda

dentro de la muestra de un lugar a analizar, es más probable que esas mismas

 razones conlleven a  la otra parte de la población no estudiado a repetir dichas

 características, aunque estos no se hayan tomado en cuenta y por lo tanto no se

 sepa si van a seguir con el patrón general. Al grado de probabilidad de un

razonamiento inductivo se le llama fuerza inductiva, a medida que esta aumenta

(aumenta la cantidad de premisas y y las características entre ellos), aumenta la

probabilidad de que no hayan contraejemplos y, por lo tanto, de que la

generalización sea verdadera.

Share Button

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.